Dermatitis atópica, tratamiento | 5-20% de la población española la sufre

La dermatitis atópica, también conocida como “eczema atópico” es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel.

Se caracteriza por un intenso prurito y piel seca, que presenta una evolución crónica y cursa en forma de brotes. Estos síntomas hacen necesario conocer el mejor tratamiento de la dermatitis atópica.

Cuál es el mejor tratamiento de la dermatitis atópica: evidencias

¿Quién presenta la dermatitis atópica?

Se puede presentar en sujetos de todas las edades, pero es mucho más frecuente en niños. En los niños, el 50% de los casos se diagnostica durante el primer año de vida.

El 15-20% de la población infantil está afectada por dermatitis atópica.

La incidencia de la dermatitis atópica ha aumentado entre 2 y 3 veces en los países occidentales a lo largo de estas últimas décadas, afectando al 2-3% de la población general.

Causa un gran impacto en la calidad de vida del paciente y de su familia. La incidencia es similar en ambos sexos, pero existen diferencias étnicas y geográficas muy significativas.

Los adultos que sufren dermatitis atópica pueden ser niños que, a lo largo de su desarrollo, la enfermedad no desapareció. O bien, se trata de adultos en los que las lesiones por primera vez.

De hecho, en los casos que se diagnostican anualmente, hasta un tercio corresponde a adultos que no habían tenido hasta el momento manifestaciones de la enfermedad.

Un gran porcentaje de pacientes que sufren dermatitis atópica, al llegar a la edad adulta o en la adolescencia, sus síntomas remiten de forma espontánea.

¿Qué causa la dermatitis atópica?

Las causas que producen esta enfermedad son numerosas, por tanto, se considera una enfermedad multifactorial. Intervienen factores del sistema inmunológico, ambientales y genéticos.

Los pacientes que presentan antecedentes familiares de dermatitis atópica, rinitis alérgica o asma tienen más probabilidades de padecerla.

Los mejores estudios sobre el tratamiento de la dermatitis atópica

Factores genéticos

En la dermatitis atópica existen mutaciones genéticas que alteran la barrera cutánea y producen una inflamación persistente. El factor genético mejor conocido es la mutación del gen de la filagrina (cr1q2) situado en el cromosoma 1.

Se han implicado también otro tipo de alteraciones genéticas en los genes responsables de la regulación de interleucinas de la vía Th2, como son: IL-3, 4, 5 y 13.

Por otro lado, se han asociado alteraciones en forma de polimorfismos en el gen SPINK5.

Todas estas mutaciones dan lugar a alteraciones de la barrera cutánea, pérdida de agua transepidérmica y alteración del pH cutáneo. Todo ello favorece la penetración de irritantes ambientales, alérgenos (ácaros, alimentos, pólenes), y patógenos como el Staphylococcus que sensibilizarán la piel del paciente.

Los cambios en la diversidad de la microbiota cutánea pueden jugar un papel relevante.

El Staphylococcus Aureus es frecuentemente encontrado en la piel de los pacientes con dermatitis atópica. Sin embargo, aún no se conoce exactamente si esta posible disbiosis bacteriana cutánea, forma parte de la etiopatogenia de la dermatitis atópica. Y, además, que sea responsable de la aparición de los brotes de la enfermedad.

Disfunción de la barrera de la piel

La piel especialmente seca y permeable de los atópicos facilita la penetración de múltiples alérgenos, irritantes y patógenos del medio ambiente. La piel de las personas con dermatitis atópica presenta una composición de lípidos de la piel alterada, con un 30% menos de ceramidas y con estructura diferente.

La disfunción de la barrera cutánea juega un papel fundamental para el inicio y la progresión de la dermatitis atópica.

 

Alteraciones inmunológicas

En la dermatitis atópica no solo la epidermis está afectada, sino que la dermis presenta una inflamación persistente. Inicialmente, se sugiere que existe una infiltración y activación de los linfocitos T con predominio TH2 y de forma tardía la presencia de una respuesta TH1 y fenómenos de autoinmunidad.

La microbiota intestinal sana actúa sobre el sistema inmunitario promoviendo mecanismos de equilibrio entre diferentes poblaciones linfocitarias que evitarán la alergia, favoreciendo la inducción de tolerancia oral y la producción de IgA, un elemento esencial del sistema inmunológico en las mucosas.

Hay estudios que demuestran que la microbiota intestinal de estos pacientes es diferente tanto en cantidad como en composición con respecto a una persona sana.

En los pacientes con dermatitis atópica existe una reducción de las especies microbianas productoras de butirato, producto final de la fermentación de hidratos de carbono en el intestino. Este butirato es la fuente de energía principal de la microbiota intestinal, favorece el equilibrio de la misma y tiene un efecto antiinflamatorio.

Cuáles son los tipos de tratamiento de dermatitis atópica

Tipos de dermatitis atópica

La forma de presentación de la dermatitis atópica puede presentar diferentes características en cada paciente. La localización de las lesiones suele cumplir una serie de características diferenciadoras en función de la edad:

  • En menores de 2 años, las lesiones predominan en la cara, sobre todo en las mejillas, cuero cabelludo, respetando las zonas de alrededor de los ojos, nariz y boca. También en zonas de extensión de extremidades.
  • Los mayores de 2 años y hasta la adolescencia, las lesiones tienden a situarse en los pliegues, sobre todo en las flexuras de antebrazos y rodillas, zona periorbitaria y peribucal, dorso de manos.
  • En los adultos, la localización es más variable, aunque es muy característica la afectación de los párpados. Se localizan lesiones en flexuras, cuello, dorso de manos y pies

La dermatitis atópica se caracteriza por la combinación de piel seca (xerosis), lesiones eczematosas (que se manifiestan como lesiones o manchas rojizas con descamación) que producen un intenso picor.

Durante el desarrollo de la evolución de la enfermedad se suelen observar lesiones de tipo agudo (eritema, vesiculación, exudado, excoriación), lesiones subagudas como pápulas eritematosas, descamación, excoriación y lesiones crónicas (liquenificación, engrosamiento de la piel, fibrosis, etc.).

Las mejores cremas de tratamiento de la dermatitis atópica

Cuál es el tratamiento de la dermatitis atópica

Para realizar el tratamiento de la dermatitis atópica correctamente, es importante diferenciar entre la piel sana y la piel con lesiones.

En la piel sana es útil la utilización de hidratantes y emolientes de forma preventiva para evitar la aparición de lesiones, pero este tipo de tratamientos no se emplearán en zonas con dermatitis. La piel con dermatitis suele verse enrojecida y áspera, asociada a intenso picor.

El tratamiento de la dermatitis atópica, en concreto del brote, se realiza bajo supervisión médica, utilizando una serie de medicamentos como: cremas de corticoides tópicos, antibióticos tópicos, corticoides orales, inhibidores de la calcineurina, etc.

En los casos refractarios o en los casos graves puede ser necesario el uso de fototerapia, inmunosupresores sistémicos o incluso terapia biológica con anticuerpos monoclonales como el dupilumab o los inhibidores JAK (janus cinasa).

Como tratamiento natural de mantenimiento son útiles las cremas que contienen ectoína y el uso de probióticos como tratamiento complementario de la terapia con corticoides tópicos, para mejorar la disbiosis intestinal de estos pacientes.

Existen estudios que han demostrado que una mezcla de cepas probióticas (Bifidobacterium lactis CECT 8145, Bifidobacterium longum CECT 7347, Lactobacillus casei CECT 9104) resulta eficaz en la reducción de la intensidad y duración de los brotes en pacientes con dermatitis atópica moderada.

Referencias

1. Escarrer Jaume, M., & Guerra Pérez, M. T. (2019). Dermatitis atópica. Protoc diagn ter pediatr, 2, 161-75.
2. Temporal and long-term gut microbiota variation in allergic disease: A prospective study from infancy to school age. Simonyté Sjödin K, Hammarström ML, Rydén P, Sjödin A, Hernell O, Engstrand L, West CE. Allergy. 2018 May 22. doi: 10.1111/all.13485.
3. Tan‐Lim, C. S. C., Esteban‐Ipac, N. A. R., Mantaring III, J. B. V., Chan Shih Yen, E., Recto, M. S. T., Sison, O. T., & Alejandria, M. M. (2020). Comparative effectiveness of probiotic strains for the treatment of pediatric atopic dermatitis: A systematic review and network meta‐analysis. Pediatric Allergy and Immunology.
4. Navarro-López, V., Ramírez-Boscá, A., Ramón-Vidal, D., Ruzafa-Costas, B., Genovés-Martínez, S., Chenoll-Cuadros, E., … & Codoñer-Cortés, F. M. (2018). Effect of oral administration of a mixture of probiotic strains on SCORAD index and use of topical steroids in young patients with moderate atopic dermatitis: a randomized clinical trial. JAMA dermatology, 154(1), 37-43.
5. Ramón, D., Navarro-López, V., Ramírez-Boscà, A., Pérez-Orquín, J. M., Chenoll, E., Codoñer, F. M., & Genovés, S. The relationship between the gut microbiome and skin disorders: in search of new probiotics for dermatology.

Deja un comentario

Desde Microbiota y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.