Beneficios de los probióticos en el tratamiento de la dermatitis atópica

Actualmente, el interés de los investigadores se está centrando en comprobar si los cambios en la microbiota intestinal se traduce en cambios positivos en los pacientes con dermatitis atópica. De hecho, existen varios estudios intentando dilucidar los beneficios de los probióticos en el tratamiento de la dermatitis atópica.

Conoce todos los beneficios de los probióticos para la dermatitis atópica

Dermatitis atópica

La dermatitis atópica es una patología inflamatoria, crónica y recurrente. Cursa, fundamentalmente, con prurito, sequedad y alteraciones en la barrera de la piel.

Afecta con más frecuencia a los niños (aproximadamente 20%). Lo habitual es que comience en el primer año de vida del niño, que persista durante la infancia y que a partir de la adolescencia comience a mejorar para desaparecer en la edad adulta.

Sin embargo, hay un número de casos que mantienen la sintomatología durante este período de la vida.

La dermatitis atópica forma parte del grupo de enfermedades atópicas. Es por ello que se asocia frecuentemente a asma, rinitis alérgica y sinusitis crónica. En el caso de la dermatitis, el cuadro aparece como consecuencia de una respuesta exagerada de la piel a diferentes estímulos. Pueden ser tanto sustancias en contacto directo con la piel, como partículas ambientales e incluso ciertos alimentos (especialmente los ricos en histamina).

Síntomas comunes

La sintomatología fundamental es el prurito, la xerosis o piel seca. Además, de la aparición de las lesiones eczematosas típicas que se manifiestan como placas rojizas con descamación. Aunque, a la sintomatología puramente cutánea, también hay que añadirle las alteraciones del sueño que se producen por la sensación de picor, que en muchos casos se agrava por las noches. Además, de las consecuencias sociales y psicológicas que presenta la enfermedad.

Esta sintomatología aparece en forma de brotes que pueden venir desencadenados por diferentes agentes externos.

El diagnóstico se hace habitualmente por la clínica del paciente y no suele requerir exploraciones complementarias.

Evidencia de los beneficios de los probióticos en dermatitis atópica

Causas de la dermatitis atópica

Respecto a las causas de la dermatitis atópica, hay que señalar que la aparición y el desarrollo de esta patología. Tiene que ver tanto con factores genéticos como inmunológicos y ambientales.

Los factores genéticos son necesarios para que la enfermedad se produzca. Estos pacientes nacen con la condición atópica que los predispone a padecer la enfermedad. De hecho, son comunes los antecedentes familiares. Además, un porcentaje de pacientes atópicos (casi el 50%), tiene un defecto genético. Esto produce alteraciones estructurales en la filagrina, lo que interfiere con la retención de agua en la piel. La filagrina es una proteína que está presente en los queratinocitos y que actúa agregando los filamentos de queratina. Durante la descamación, su destrucción produce ciertos metabolitos que captan el agua y que intervienen en la hidratación de la piel.

En cuanto a los factores inmunológicos. Hay que señalar que en las lesiones de dermatitis puede encontrarse un número aumentado de células de Langerhans. También, como una predominancia de linfocitos Th2. Los Th2 producen diferentes interleuquinas, especialmente IL4 e IL13, que inducen la producción de IgE por parte de los linfocitos B. A su vez, la IgE activa a los basófilos que producen histamina, lo que justifica en parte, la aparición de prurito en estos pacientes.

Los factores ambientales actúan como desencadenantes para que se manifieste la enfermedad:

  • Alteraciones en la temperatura ambiental
  • Cambios en la humedad
  • Higiene diaria tanto escasa como excesiva
  • Infecciones cutáneas
  • Contacto con ciertas sustancias o determinados tejidos, etc

Todo esto puede actuar como detonante para que aparezcan las lesiones típicas.

¿Y tiene algo que ver la microbiota intestinal?

Además de estos factores bien conocidos, cada vez se está hablando más sobre las implicaciones que las alteraciones de la microbiota intestinal pueden tener en el desarrollo de la dermatitis atópica; cada vez son más numerosas las evidencias que hablan de esta relación.

Se ha podido comprobar cómo los pacientes con dermatitis atópica tienen un cambio en la composición de las especies bacterianas intestinales. Concretamente hay un desequilibrio en la población de Faecalibacterium prausnitzii. Esto conlleva una disminución de las especies bacterianas productoras de butirato y propionato, ácidos grasos de cadena corta con función antiinflamatoria. Esto condiciona un estado proinflamatorio en el intestino y una pérdida de la integridad de la barrera intestinal. Y, todo ello, favorece la penetración de antígenos y la respuesta inmunitaria correspondiente.

Evidencia científica de los beneficios de los probióticos de la dermatitis atópica

Qué evidencia existe al respecto

Partiendo de estos antecedentes, el interés de los investigadores se centró en comprobar si cambios dirigidos hacia el equilibrio de la microbiota intestinal, podían traducirse en cambios positivos sintomáticos en los pacientes con dermatitis atópica. Se han publicado distintos estudios intentando dilucidar cuál puede ser el papel de distintas cepas probióticas en el tratamiento y/o de los beneficios de los probióticos para la prevención de la dermatitis atópica.

De entre los estudios publicados al respecto, cabe destacar el estudio de Navarro, publicado en enero de 2018 en JAMA Dermatology. Se trata de un ensayo clínico aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo, para evaluar la eficacia y seguridad del uso de una mezcla de tres cepas probióticas en la reducción de los síntomas y en el uso de corticoides tópicos en 50 pacientes de 4 a 17 años, con dermatitis atópica moderada. La duración de la intervención fue de 12 semanas.

El grupo activo tomó durante las 12 semanas del estudio la mezcla de cepas probióticas Bifidobacterium lactis CECT 8145, Bifidobacterium longum CECT 7347 y Lactobacillus casei CECT 9104. Tanto el grupo activo como el placebo pudieron utilizar corticoides tópicos a demanda.

La evaluación de los cambios en los síntomas se hizo a través del índice SCORAD. Los resultados indican que los pacientes del grupo control tuvieron una reducción del SCORAD del 83%, frente a la reducción del 24% que ocurrió en los pacientes del grupo placebo.

Se evaluó también la necesidad que tuvieron los pacientes de usar corticoides. Hubo una reducción estadísticamente significativa en el uso de corticoides tópicos en el grupo probiótico respecto al grupo placebo.

Otras investigaciones

Más recientemente, en mayo de 2020, se ha publicado una revisión sistemática y metaanálisis para comparar la efectividad de diferentes cepas probióticas en el tratamiento de la dermatitis atópica pediátrica. Se trata de una revisión de 22 estudios doble ciego, aleatorizados y controlados con placebo. Intervinieron un total de 1.420 pacientes con edades comprendidas entre 1 mes y 18 años.

En los estudios se valoraban un total de 17 cepas probióticas aisladas y 7 mezclas. Entre las mezclas de probióticos cabe destacar la denominada como Mix 1 (Bifidobacterium lactis CECT 8145, Bifidobacterium longum CECT 7347 y Lactobacillus casei CECT 9104). Es la que corresponde al estudio de Navarro que hemos mencionado anteriormente. El objetivo primario de la revisión fue valorar la eficacia y los beneficios de los probióticos para mejorar los síntomas de dermatitis atópica. Para esta evaluación el parámetro utilizado en la mayoría de los estudios fue el índice SCORAD.

Como objetivo secundario, la revisión se planteó valorar la seguridad de los probióticos.

La conclusión final del estudio es que “ciertas preparaciones de probióticos muestran beneficios en la reducción de los síntomas alérgicos en la dermatitis atópica pediátrica”. En concreto, la preparación Mix 1 fue la que tuvo los resultados más favorables. Demostró la mayor reducción de los síntomas comparado con placebo, con una alta evidencia científica.

Por los conocimientos actuales, ya podemos decir que el uso de probióticos puede ser un tratamiento adyuvante muy interesante en pacientes de todas las edades con dermatitis atópica de leve a moderada. Por lo que se empieza a considerar los beneficios de los probióticos para tratar la patología.

Referencias
• Navarro-López, Vicente, et al. “Effect of Oral Administration of a Mixture of Probiotic Strains on SCORAD Index and Use of Topical Steroids in Young Patients With Moderate Atopica Dermatitis: A Randomized Clinical Trial.” JAMA Dermatology (2018).
• Erickson, K. L., & Hubbard, N. E. (2000). Probiotic immunomodulation in health and disease. The Journal of nutrition, 130(2), 403S-409S.
• París, M. B., Simón, C. A. (2007). Dermatitis atópica: nuevas consideraciones. Bol Pediatr, 47, 4-14.
• Tan-Lim CSC, Esteban-Ipac NAR, Mantaring JBV 3rd, et al. Comparative effectiveness of probiotic strains for the treatment of pediatric atopic dermatitis: A systematic review and network meta-analysis. Pediatr Allergy Immunol. 2020

Deja un comentario

Desde Microbiota y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.