Dermatitis Atópica (DA): síntomas y tratamiento

La dermatitis atópica (DA) o eccema atópico, es una enfermedad inflamatoria de la piel, caracterizada principalmente por la existencia de picor intenso, lo que conlleva invariablemente la existencia de lesiones de rascado, que evolucionan a la cronicidad.  Puede aparecer a cualquier edad aunque es mucho más frecuente en los niños.

Se trata de una enfermedad crónica y recurrente que afecta a la epidermis y la dermis.  La incidencia va en aumento, sobre todo en el mundo occidental, donde se ha producido un incremento siendo del doble o triple referente a los casos conocidos con respecto a hace 30 años.

Dermatitis atópica tratamiento - HeelProbiotics - HEEL EspañaLa atopia se caracteriza por la existencia de una triada clásica: asma, rinoconjuntivitis y dermatitis, aunque en realidad sus manifestaciones pueden ser muy variadas.  Los enfermos con DA presentan una hiperreactividad cutánea, frente a diversos factores ambientales que son inocuos para individuos no atópicos.

Existe un vínculo demostrado entre la dermatitis atópica, el asma y la fiebre del heno. Si uno de los padres  o ambos,  padecen una de estas enfermedades, existe la probabilidad de que sus hijos padezcan dermatitis atópica.  El riesgo será proporcionalmente mayor si ambos padres tienen alguna de las tres enfermedades, de manera que la probabilidad de que los hijos hereden las enfermedades aumenta.

Hay que destacar que en la DA hay una predisposición genética que influye sobre la hidratación de la piel y el equilibrio en la capa lipídica, de forma que estos pacientes tienden a experimentar una sequedad excesiva en la piel y una pérdida de las funciones protectoras del manto ácido.

Factores desencadenantes de la Dermatitis Atópica

Factores internos

Se puede decir que es una patología con implicación “interna y externa”.  Las características genéticas (factor interno), disminuyen la función protectora de la piel dejando que penetren factores externos, que a su vez dañan el ADN celular. Este círculo puede romperse “desde el exterior”, mejorando las características de la barrera protectora y conservando la hidratación.

Factores externos

Junto a la predisposición genética, actúan los factores externos agravando aún más los episodios de dermatitis atópica.  Entre ellos encontramos:

  • Infecciones: fundamentalmente debidas al estafilococo Dermatitis Atópica (DA): síntomas y tratamiento: estafilococo dermatitis atopica heelprobiotics heelespana - HeelEspaña
  • Dieta: aunque existe controversia sobre su influencia (sí es conveniente evitar la ingesta de alimentos ricos en histamina)
  • Presencia de alérgenos, etc.

Otros factores a tener en cuenta son:

  • Correcto uso de la higiene diariaDermatitis Atópica (DA): síntomas y tratamiento: higiene personal dermatitis atopica lavanda heelprobiotics heelespana - HeelEspaña
  • Estrés
  • Uso de tejidos irritantes
  • Sudor

Sintomatología Dermatitis Atópica

El síntoma guía es el prurito, un hallazgo universal en todas las formas y a todas las edades.  Puede ser lo suficientemente severo como para impedir el descanso nocturno. La mayoría de las manifestaciones acompañantes son secundarias al rascado (liquenificación, prurigo, descamación, sobreinfección, etc.)

Las lesiones típicas de la dermatitis atópica son: piel seca con descamación, vesículas con eritema (enrojecimiento) y exudación que pueden evolucionar hacia la aparición de lesiones secundarias como fisuras, lesiones de rascado y zonas engrosadas (liquenificación).

Sobre cualquier lesión y en cualquier estadio puede desarrollarse una infección.

Cuando las lesiones se resuelven, es posible la aparición de áreas residuales de hipo/hiperpigmentación que serán duraderas.

¿Cuál es el tratamiento habitual de la Dermatitis Atópica (DA)?

Antes de iniciar el tratamiento es esencial explicar con detalle a la familia del niño qué es la dermatitis atópica y la atopia, así como el pronóstico que tienen y qué puede esperarse del tratamiento.  Es muy importante aclarar que la DA no es una alergia a ninguna sustancia determinada y que de ningún modo va a resolverse por realizar “pruebas alérgicas”, ni por eliminar alimentos.

Corticoides

Los corticoides tópicos (fármacos), son el tratamiento habitual sintomático en los brotes de la DA.  Actúan reduciendo la inflamación de la piel, con lo que disminuye también el prurito, el rascado y la irritación cutánea mecánica.

Existen diversas formulaciones de corticoides tópicos y corticoides con diferente potencia antiinflamatoria, desde  potencia baja hasta muy alta.  Están indicados en la dermatitis atópica leve‐moderada y no se deben aplicar antes de los 2 años de edad.

Inmonumoduladores tópicos:

Corticoides dermatitis atopica

  • Pimecrolimus , el inmunomodulador más empleado.  Se aplicará por un tiempo no superior a las 6 semanas consecutivas.
  • Tacrolimus, inmunomodulador de mayor potencia.  Puede utilizarse en casos de intensidad moderada o grave, rebeldes al tratamiento convencional o en casos donde los que los corticoides tópicos estén contraindicados.

En la mayoría de las ocasiones, no se recomienda su administración de forma prolongada más de 4 ó 6 semanas consecutivas (pudiendo ser menor en zonas más extensas) y no se debe aplicar en determinadas zonas del cuerpo como la cara y/o el cuello, zonas muy comunes de aparición en niños menores de 2 años

Otros fármacos utilizados en el tratamiento de la dermatitis atópica son:

  • Antibióticos y antivirales: Pueden utilizarse antibióticos tópicos cuando hay sospecha clínica de sobreinfección bacteriana.  El antibiótico se administrará en forma de pomada o crema, hasta que se esté seguro de que la infección está controlada.  En general no hay indicación de uso de antivirales tópicos.  La sobreinfección de la dermatitis atópica por herpes virus está descrita.  Cuando ésto ocurre, es grave y esta complicación infecciosa es tratada con Aciclovir por vía endovenosa.
  • Corticoides sistémicos: No tienen indicación habitual en la dermatitis atópica.  Son fármacos para usarlos en casos excepcionales de brotes intensos y agudos que no hayan respondido al tratamiento tópico correctamente administrado.
  • Inmunomoduladores sistémicos: Son fármacos que pretenden modificar la respuesta inmunológica anómala que da lugar a la aparición de la dermatitis atópica.  La utilización de estos fármacos inmunomoduladores por vía sistémica es excepcional.
  • Antihistamínicos: Los antihistamínicos orales, especialmente los de 1ª generación poseen un efecto sedante, son una medida coadyuvante de los corticoides tópicos.  El uso de antihistamínicos tiene como finalidad disminuir y controlar en la medida de lo posible el picor y aprovechar el efecto sedante general.

Emolientes

El uso de cremas emolientes constituye una línea frecuente de actuación en el tratamiento de la DA, pues sirven para restaurar la capa córnea.

Los emolientes, por un lado, forman una capa protectora en la superficie del estrato superficial (córneo) reteniendo agua y por otro, aportan lípidos estructurales que restauran la estructura de la barrera.  La utilización de productos emolientes suavizan la piel y le aportan elasticidad.

Los emolientes son preparados tópicos en forma de emulsión de aceite en agua (O/W) con urea (5‐10%), ácido láctico (3‐5%) o lactato amónico (12%) en forma de aceite, loción, crema, pomada o ungüento.

Consejos

Deben evitarse todas las circunstancias y elementos que provocan prurito como el calor, especialmente el producido por aire caliente, la sequedad ambiental, el contacto con lana, plásticos y en algunos casos otras fibras.

Si bien el exceso de agua y jabón es perjudicial, también lo es la falta de higiene.  Es preferible realizar duchas de duración corta en lugar de baños y utilizar un gel de pH ácido acompañado de agua no excesivamente caliente .

Además de lo ya expuesto, existen otro tipo de tratamientos coadyuvantes para la DA como son los probióticos y cremas con principios activos naturales a base de ectoína.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *