¿Son de utilidad los probióticos para tratar la diarrea?

Probióticos para la diarrea - HeelProbiotics - HeelEspaña

Aunque los probióticos son un tema de actualidad, hace ya más de 2 siglos que los romanos recomendaban el uso de leche fermentada para el tratamiento de la diarrea agua. Pero hoy en día, ¿se utilizan probióticos para la diarrea?

A comienzos del siglo XX se postuló la idea acerca de la influencia de la microbiota intestinal sobre el envejecimiento. Los procesos de putrefacción en el intestino permitían la formación de productos tóxicos que contribuían a la degeneración del cuerpo. Se propuso que el consumo de bacterias ácido lácteas en la leche fermentada podía disminuir los efectos adversos y disminuir los procesos patológicos en el organismo ¹.

Alrededor de 1930 se comenzó a aislar las heces humanas. Cepas de Lactobacilos, en concreto la especie L. Casei que, posteriormente, se cultivó en un medio lácteo para originar una bebida con probióticos.

¿Qué son los probióticos?

Tratamiento con probióticos para la diarrea - HeelProbiotics - HeelEspaña
Utilidad de los probióticos para tratar la diarrea – HeelProbiotics – HeelEspaña

A medidos de los años 60, se utiliza por primera vez el término probiótico para describir aquellas sustancias producidas por un microorganismo que estimulan el crecimiento de otro. Va en contraposición al término antibiótico.

No es hasta los años 70 en que se comienza a emplear el término probiótico tal y como lo conocemos actualmente. Son organismos vivos que, al ser ingeridos en cantidades adecuadas, confieren un beneficio saludable al hospedador ².

Hoy se habla de microorganismos vivos, principalmente bacterias no patógenas. Se utilizan en forma de complemento alimenticio que, tras ser ingeridos en cantidades suficientes, mejoran el equilibrio microbiano intenstinal. Además, provocan efectos beneficiosos en la salud de quienes lo ingieren 3,4.

¿Para qué sirven los probióticos?

En estos últimos 20 años la investigación científica sobre las propiedades saludables de la utilización de probióticos ha crecido de forma considerable, promoviendo su uso. Los probióticos son beneficiosos tanto para el tratamiento como para prevenir la diarrea aguda. Estos efectos cobran cada vez mayor interés debido a la repercusión que pueden tener en la salud de niños y adultos.

La evidencia científica sobre el uso de probióticos para este trastorno intestinal frecuente demuestra que reducen su duración en los pacientes y disminuyen el riesgo de persistencia de la misma.

También hay evidencia en la prevención de la diarrea asociada a antibióticos. Según algunos autores, el uso de probióticos disminuye en un 50% su incidencia. Otros efectos potencialmente beneficiosos son la prevención de la diarrea del viajero, el colon irritable, etc.

No debemos olvidar que el efecto beneficioso de los probióticos es específico para cada especie y cepa. Diferentes lactobacilos y bifidobacterias han demostrado su eficacia en la diarrea aguda. No se han descrito efectos secundarios de importancia en los diferentes ensayos clínicos realizados.

Intentaremos comentar, a continuación, los conocimientos actuales sobre el uso de probióticos para la diarrea aguda adquirida en la comunidad. Además, en la diarrea asociada al uso de antibióticos en la población adulta y pediátrica.

Diarrea aguda

Se define como una disminución en la consistencia de las deposiciones (líquidas o blandas) y/o un aumento del número (frecuencia) de las mismas. Típicamente tres o más en 24 horas. El cambio en la consistencia de las heces, sobre todo en niños, es un indicador más preciso de diarrea. Dura, habitualmente, menos de 1 semana y  siempre menos de 2 semanas ².

La incidencia en niños pequeños oscila entre 0.5 y 2 episodios por niño y año². El agente etiológico más frecuente en la edad pediátrica es el rotavirus.

Mecanismo de acción: tratamiento con probióticos para la diarrea aguda

  1. Disminución del pH (menor de 4) debido a la producción de ácidos grasos de cadena corta (AGCC), como acetatos, butiratos, etc. Éstos impiden el crecimiento de gérmenes. Algunos probióticos, como los lactobacilos, generan peróxido de hidrógeno, que reduce el pH. Otros actúan produciendo gran cantidad de ácido láctico.
  2. Restablecimiento de la microbiota potenciando el efecto barrera inmunológico 5,6 .
  3. Los lactobacilos y las bifidobacterias promueven la maduración del intestino y su integridad. Son antagónicos de patógenos y contribuyen a la modulación de la inmunidad intestinal 7.
  4. Se adhieren a las células del intestino incrementando el efecto barrera. Los probióticos ejercen un efecto competitivo con otras bacterias, ocupando sus lugares de unión e inhibiendo el crecimiento de enteropatógenos.
  5. Los lactobacilos y las bifidobacterias pueden producir antibióticos naturales con amplio espectro de actividad, como las bacteriocinas. De esta forma acortan la duración de la diarrea. Se ha demostrado que para ser realmente efectivos, primero han de haber colonizado el intestino, por lo que sus efectos no se notarán hasta 2-3 días después de su administración.
  6. Acción sobre el sistema inmunitario. Inhibe el desarrollo, el ataque o la invasión de agentes patógenos estimulando el sistema inmunitario8.

Se ha demostrado la eficacia como tratamiento del uso de probióticos para la diarrea aguda, así como en la prevención, adquirida en la comunidad.

Papel de los probióticos para la diarrea aguda

Los probióticos reducen la duración y la gravedad de la diarrea aguda, principalmente en las de origen vírico y preferentemente por rotavirus. Hoy día está ampliamente aceptado su uso en esta enfermedad.

Sus efectos parecen ser más limitados para las de origen bacteriano. Pero también se ha demostrado su efectividad en infecciones por Shigella y otras infecciones bacterianas (Salmonella, E. Coli, etc).

En varios estudios se ha confirmado la utilidad de los probióticos en la diarrea aguda, siendo más efectivos al inicio de la enfermedad.

Diarrea por antibióticos

La diarra asociada a antibióticos (DAA) es secundaria a una alteración de microbiota intestinal y es también aceptado el uso de probióticos para su prevención y tratamiento.

Existen varios posibles mecanismos de acción de los probióticos en este trastorno intestitinal por antibiótico:

  1. Influencia en la microbiota bacteriana intestinal. Se ha propuesto que estos microorganismos pueden producir sustancias antibióticas.
  2. Modulación de la función inmune. Influye en las interacciones con el sistema inmunitario, inhibiendo el desarrollo, el ataque o la invasión de agentes patógenos.
  3. Mejora de la barrera intestinal. Pueden secretar sustancias (citocinas antiinflamatorias) que inhiben la respuesta inflamatoria.

El uso de probióticos asociado a antibióticos orales reduce hasta en un 75% la aparición de diarrea. Se ha demostrado la eficacia de varios probióticos: S. boulardii, L. rhamnosus, E. faecium, L. acidophilus, Bifidobacterium infantis, Bifidobacterium longum y Bifidobacterium bifidum, entre otros.

En niños, se ha usado probióticos con Lactobacilos asociados con la toma de antibióticos. Han demostrado una disminución de la frecuencia de las deposiciones y un aumento de la consistencia de éstas.

Conclusiones

Los probióticos potencian los efectos beneficiosos de la microbiota intestinal y controlan sus posibles efectos perjudiciales para la salud.

El uso de probióticos reduce la duración de la diarrea aguda infecciosa. También existe evidencia que indica su eficacia en la prevención de la diarrea aguda. El uso de estos complementos alimenticios a base de cepas probióticas es útil en el tratamiento y prevención de la diarrea asociada el uso de antibióticos.

Más información en www.heelprobiotics.es

Bibliografía
1.Alvarez-Calatayud G, Pérez-Moreno J, Tolín M, Sánchez C. Aplicaciones clínicas del empleo de probióticos en pediatría. Nutr Hosp 2013; 28: 564-574.
2.Guarino A. Ashkenazi S, Gendrel D, Lo Vecchio A, Shamir R, Szajewska H. European Society for Pediatric Gastroenterology, Hepatology, and Nutrition/European Society for Pediatric Infectious Diseases Evidence-Based Guidelines for the Management of Acute Gastroenteritis in Children in Europe: Update 2014. J Pediatr Gastroenterol Nutr 2014; 59: 132-152.
3.Díez-Domingo J, Oyagüez Martín I, Ballester Sanz A, González López A, Casani Martínez C, Pidró Boronat C et al. Rotavirus gastroenteritis among children under five years of age in Valencia, Spain. Pediatr Infect Dis J 2006; 25: 455-457.
4.Gutiérrez-Gimeno MV, Martin-Moreno JM, Díez-Domingo J, Asensi-Botet F, Hernández-Marco R, Correcher-Medina P, Sánchez-Fauquier A. Nosocomial rotavirus gastroenteritis in Spain: a multicenter prospective study. Pediatr Infect Dis J 2010; 29: 23-27.
5. Aiba Y, Suzuki N, Kabir AM, Takagi A, Koga Y. Lactic acid mediated suprression of Helicobacter pylori by the oral administratios of Lactobacillus salivarius as a probiotic in a gnotobiotic murine model. Am J Gastoenterol 93 (1998), pp. 2097-119.
6. New thrapeutic approach in the management of intestinal disease: probiotics in intestinal disease age. Dig Liver Dis. 2002; 34 Suppl 2:S44-7.
7. Mangell B, Nejdfors P, Wang M, Ahrne S, Westrom B, Thorlacius H, et al. Lactobacillus plantarum 299v inhinitis Escherichia coli-induced intestinal permeability. Dig Dis Sci, 47 (2002), pp. 511-6.
8. Perdigon G, Alvarez S, Rachid M, Aguero G, Gobbato N. Immune system stimulation by probiotics. J Dairy Sci, 78 (1995), pp. 1597-606.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *