Tipos de trastornos del sueño

En general, los trastornos del sueño constituyen una causa muy frecuente de consulta. Se trata de una patología que puede presentarse de manera aislada o asociada a otras patologías orgánicas o psíquicas.

¿Qué son los trastornos del sueño?

Trastornos del sueño. ¿Cuáles son? - HeelEspaña
Tratamiento para los distintos trastornos del sueño – HeelEspaña

Hasta hace no mucho tiempo, los trastornos del sueño no se trataban de manera integral. De hecho, el paciente era atendido por el especialista al que le correspondiera el tratamiento de la patología asociada: neurólogo, respiratorio o atención primaria.

Desde hace unos cuarenta años comenzaron a instaurarse las unidades del sueño. Esto ha permitido hacer un tratamiento más especializado y completo.

Los trastornos del sueño son un grupo muy heterogéneo que comprenden patologías muy diversas e, incluso, situaciones no patológicas como son, simplemente, unos hábitos inadecuados.

Los trastornos del sueño son una patología muy frecuente. Los más conocidos son el insomnio y la apnea del sueño.

Tipos de trastornos del sueño

Se han descrito más de noventa enfermedades del sueño que, en las últimas clasificaciones, se agrupan según el síntoma principal del paciente. La última revisión es de 2014 y enumera los siguientes siete tipos de trastornos del sueño:

  • Insomnios. El insomnio es el tipo más frecuente de trastorno del sueño. Se define como una presencia persistente de dificultad para conciliar o mantener el sueño, despertar precoz o sueño poco reparador a pesar de disponer de las condiciones adecuadas para el sueño. Esto provoca:
  1. Fatiga.
  2. Sensación de malestar general.
  3. Dificultad para la atención, concentración o memoria.
  4. Cambios en el rendimiento socio-laboral o escolar.
  5. Alteraciones del ánimo o del carácter.
  6. Somnolencia.
  7. Disminución de la energía, motivación o iniciativa.
  8. Propensión a cometer errores en el trabajo o en la conducción.
  9. Síntomas somáticos.
  10. Preocupación o miedo relacionados con el sueño.

Existe, a su vez, diferentes tipos de insomnios:

  • Insomnio agudo. El relacionado con un acontecimiento estresante.
  • Insomnio psicofísico. Relacionado con ansiedad, hiperactividad mental o incapacidad para cesar en los pensamientos.
  • Insomnio paradójico. El paciente se queja de insomnio y, sin embargo, este no es objetivo. El paciente tiene la sensación de no haber dormido cuando no es así.
  • Insomnio idiopático. Aparece en la infancia o la juventud, sin ninguna causa, y persiste a lo largo de los años.
  • Insomnio por trastornos mentales. Causado por una enfermedad mental subyacente.
  • Insomnio por hábitos inadecuados. Alimentación inadecuada, toma de sustancias excitantes, malas condiciones de luz o temperatura, uso de dispositivos electrónicos antes de dormir…
  • Insomnio por fármacos. Afecta a más del 3% de los pacientes que sufren trastornos del sueño.
  • Insomnio por enfermedad. Algunas enfermedades orgánicas pueden producir insomnio: metabólicas, respiratorias…

Trastornos como el insomnio no suelen ser graves, pero sí son importantes por sus implicaciones en la vida diaria.

Y los siguientes trastornos de esta clasificación…

Trastornos del sueño. ¿Qué tipos hay? - HeelEspaña
Trastorno del sueño por trastorno respiratorio – HeelEspaña
  • Trastornos del sueño por trastornos respiratorios. Donde se incluye la apnea del sueño. Suele cursar con sueño fragmentado.
  • Hipersomnias. Se define como somnolencia diurna sin que exista insomnio. En este grupo se encuentra la narcolepsia y otras hipersomnias.
  • Alteraciones del ritmo circadiano. Son las alteraciones que se producen en la relación entre la fase de vigilia y la fase del sueño. Pueden estar causadas por factores endógenos o exógenos. Las más importantes son:
    • Síndrome de la fase del sueño retrasada. El paciente tarda mucho en conciliar el sueño y, de la misma forma, también en despertarse. La cantidad de sueño total es normal, pero ocurre 2-3 horas más tarde de lo que sería deseable.
    • Síndrome de la fase de sueño adelantada. Lo contrario de lo anterior. El paciente siente sueño muy pronto y se levanta también muy pronto. Estos dos tipos de alteración pueden no ocasionar ningún problema si no interfieren con las necesidades sociales o laborales del paciente.
    • Jet-lag. Es una alteración del ritmo sueño-vigilia relacionada con los viajes.
    • Alteraciones del ritmo por razones laborales (turnos de trabajo) o por procesos médicos (pacientes hospitalizados, sobre todo por intervenciones quirúrgicas).
  • Parasonmnias. No existe alteración en la cantidad del sueño, sino en su calidad. Aquí se incluye el sonambulismo, el despertar confusional, los terrores nocturnos o las pesadillas.
  • Movimientos anormales relacionados con el sueño. El más frecuente es el síndrome de piernas inquietas. El paciente tiene necesidad de mover las piernas, de manera incontrolable. Aparece, sobre todo, en la fase de transición, cuando el paciente aún está despierto, por lo que dificulta la conciliación del sueño.
  • Otros trastornos del sueño. Aquí se incluyen otras circunstancias o manifestaciones que no tienen cabida en los grupos anteriores.

Importancia de un buen diagnóstico

Esta clasificación tan extensa y pormenorizada da idea de la gran cantidad de circunstancias, patologías y condiciones personales que pueden influir tanto en la cantidad como en la calidad del sueño. Además de la gran variedad de manifestaciones y consecuencias que esto produce.

Es importante hacer un buen diagnóstico y, en la mayoría de los casos, un abordaje integral y multidisciplinar para conseguir un tratamiento eficaz y una buena resolución del problema.

Esto redundará directamente en una mejora de la calidad de vida del paciente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *