Apnea del sueño y el síndrome de Down

Los niños con síndrome de Down, a medida que se desarrollan, presentan un mayor riesgo de sufrir trastornos como  de la visión, de la audición y trastornos del sueño. En concreto, la apnea del sueño y el síndrome de Down están muy relacionados y es una alteración muy frecuente.

Arquitectura del sueño

Durante el tiempo que permanecemos dormidos, hay variaciones en el tipo de sueño que tenemos. Hay dos tipos principales de sueño. El llamado sueño REM y el sueño no REM.

  1. El sueño REM (Rapid Eye Movement) se llama así por el movimiento rápido de los ojos que tiene lugar en esta fase del sueño. Resaltar que durante esta fase del sueño se producen los sueños (ensoñaciones).
  2. Dentro de la fase No REM las dos últimas etapas de esta fase (fases 3 y 4) son donde el sueño se vuelve más profundo y las que mayor recuperación proporciona al organismo.

El sueño profundo es más predominante en la primera parte de la noche y el sueño REM en la segunda parte de la noche. Durante el sueño se pasa por esas fases de forma cíclica, de 4-6 ciclos cada noche.

Al hablar del sueño debemos hablar no sólo de las horas que permanecemos dormidos, es decir de la cantidad del sueño, sino también de la calidad del mismo.

El sueño REM promueve nuestro bienestar cognitivo y emocional, mientras que el sueño No-REM promueve nuestro bienestar físico.

Trastornos del sueño: apnea del sueño y el síndrome de Down

Por qué existe relación entre la apena del sueño y el síndrome de Down - HeelEspaña
Cómo detectar el síndrome de apnea del sueño – HeelEspaña

Los niños con síndrome de Down, a medida que se desarrollan, presentan un mayor riesgo de sufrir trastornos como la demencia, trastornos de la visión, trastornos auditivos, obesidad, alteraciones tiroideas y trastornos del sueño.

Una alteración frecuente en el síndrome de Down es la apnea obstructiva, que consiste en la obstrucción de la vía aérea superior (muy frecuente a cualquier edad) 1.

Existen una serie de características y rasgos físicos de estos pacientes que favorecen la aparición de la apnea del sueño. Destaca la caída de la lengua hacia atrás durante el sueño, falta de crecimiento de la parte media de la cara, desarrollo incompleto mandibular, vías respiratorias superiores de calibre pequeño, aumento de las amígdalas y adenoides, etc.

Otros trastornos del sueño en el síndrome de Down

Además de la apnea del sueño existen otros trastornos del sueño frecuentes en el síndrome de Down, hablamos de los trastornos conductuales. Dificultad para el inicio y mantenimiento del sueño, ansiedad, despertares frecuentes, etc. 2

Muchos de estos trastornos suelen desaparecer en la adolescencia. Debido a la frecuencia de aparición de este tipo alteraciones conductuales del sueño en estos niños, es importante estudiarlos junto con la apnea obstructiva en los adultos, ya que pueden provocar consecuencias negativas a nivel físico y emocional.

Sabemos de la relación entre la apnea del sueño y determinados problemas físicos en la población general. La apnea del sueño se puede asociar a problemas como hipertensión, hipertensión pulmonar, cardiopatías, intolerancia a la glucosa, demencia, ansiedad y depresión.

¿Qué es la apnea obstructiva del sueño (SAOS)?

La apnea del sueño es un trastorno que consiste en la interrupción de la respiración o una respiración muy superficial. Las interrupciones pueden durar desde unos pocos segundos a minutos y pueden ocurrir 20 veces o más por hora.

El tipo más común es la apnea obstructiva del sueño. Esto causa un colapso en las vías respiratorias o una obstrucción de ellas durante el sueño. Luego, la respiración vuelve con un ronquido o resoplido. La gente que padece de apnea suele provocar ronquidos durante el sueño. De todos modos, no todo ronquido implica necesariamente sufrir apnea del sueño.

El síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS) es frecuente en los niños con síndrome de Down. La incidencia de estos trastornos se establece en torno al 50% en niños con síndrome de Down 3.

Como hemos comentado en este artículo, la apnea del sueño y el síndrome de Down, especialmente en niños, están más relacionado porque presentan las amígdalas y adenoides más grandes. La extirpación de las mismas debería ser curativa. Pero esto no sucede en un porcentaje elevado de pacientes, por lo que este tipo de intervenciones no son suficientes para corregir la apnea en muchas ocasiones.

Para evitar intervenciones inadecuadas se debe realizar un diagnóstico correcto y definitivo, utilizando la mejor técnica diagnóstica de este tipo de patologías como es la polisomnografía. Esta técnica proporciona datos objetivos sobre la cualidad del sueño y los trastornos que surgen a lo largo del sueño nocturno.

Tratamiento de SAOS

¿Cuál es la relación entre la apnea del sueño y el síndrome de Down? - HeelEspaña
Trastornos del sueño en síndrome de Down – HeelEspaña

Para muchos individuos con SAOS, el tratamiento puede consistir en medicación, extirpación de amígdalas y/o adenoides como ya se ha explicado. Además, también se utilizan instrumentos que proporcionan presión positiva de aire sobre las vías respiratorias para mantenerlas abiertas.

Se usa habitualmente una máquina de presión continua positiva de aire (CPAS). Lleva una mascarilla que se pone al paciente y que lo conecta a la máquina para respirar.

En estos niños es dificultoso el aprendizaje de manejo. Pero los niños con síndrome de Down son capaces de aprender a usar estos aparatos.

¿Puede ser útil el tratamiento con melatonina?

Por otro lado, para los trastornos de conducta en los pacientes con síndrome de Down, se ha visto que la melatonina puede ser eficaz, en ocasiones, para tratar el insomnio. Es una sustancia segura y eficaz en personas con discapacidad intelectual.

Sin embargo no existen estudios específicos y objetivos sobre la eficacia de la melatonina en niños con síndrome de Down. Su perfil de seguridad es muy bueno, por lo que estaría justificado emplearla además de utilizar métodos conductuales.

Se dispone de melatonina sintética como complemento, y su uso debe ir siempre acompañado de las correctas medidas higiénicas del sueño.

Referencias
1. De Miguel-Díez J, Villa-Asensi JR, Álvarez-Sala J. Prevalence of sleep-disordered breathing in children with Down syndrome: polygraphic findings in 108 children. Sleep 2003; 26: 1006–9
2. Rosen D, Lombardo A, Skotko B, Davidson E. J. Parental perceptions of sleep disturbances and sleep disordered breathing in children with Down syndrome. Clin Pediat 2011; 50: 121–5.
3. Merrell, J. A., & Shott, S. R. (2007). OSAS in Down syndrome: T&A versus T&A plus lateral pharyngoplasty. International journal of pediatric otorhinolaryngology, 71(8), 1197-1203.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *