El papel de los hongos en la salud intestinal

Hasta hace muy pocos años, las bacterias intestinales eran un mundo muy desconocido para nosotros. Ahora sabemos mucho de estos microorganismos y empezamos a comprender gran parte de sus funciones y de su papel en nuestro estado de salud. Y, en concreto, en nuestra salud intestinal.

Papel de los hongos en la salud intestinal

Microbiota intestinal: composición

Estamos ya muy acostumbrados a escuchar el término microbiota. Aunque este término hace referencia al conjunto de microorganismos que viven en un determinado nicho, por ejemplo, en el intestino, casi siempre lo asimilamos con bacterias.

Así, cuando hablamos de microbiota intestinal, pensamos en el conjunto de bacterias que habitan en el intestino del ser humano. Pero es sabido que esas bacterias no son las únicas integrantes de la microbiota. Porque están acompañadas por otros microorganismos como virus, protozoos y hongos.

Micobiota intestinal, ¿qué es?

Efectivamente. Ya nos hemos acostumbrado a manejar el término microbiota. Pero, a partir de ahora, vamos a empezar a escuchar otro término muy similar. Es el de micobiota y que hace referencia al conjunto de microorganismos fúngicos que habitan en un determinado nicho.

La micobiota intestinal no es muy abundante. Constituye aproximadamente un 10% de toda la carga genética de la microbiota.

Aunque en volumen su aportación es mayor, puesto que el tamaño de un hongo puede ser unas 100 veces mayor que el de una bacteria. Sin embargo, su escasez, en comparación con la abundancia de las bacterias, no nos puede hacer pensar que carecen de importancia. Y es que todos los microorganismos intestinales están formando parte de un mismo ecosistema y, por tanto, las interacciones entre todos ellos son múltiples.

Papel de la microbiota en la salud intestinal

Hongos más abundantes

Los géneros fúngicos más abundantes en el intestino humano son Aspergillus, Cryptococcus, Penicillium, Pneumocystis, Candida, Sacharomyces y Kluyveromices.

Los géneros Candida y Sacharomyces están presentes prácticamente en todos los individuos.

La mayor parte de las especies fúngicas que habitan en el intestino no son patógenas. Solamente una pequeña parte de ellas lo son y, casi siempre, en condiciones de oportunismo, pueden causar enfermedad.

Cómo influyen los hongos en la salud intestinal

Se están identificando ya patrones asociados a enfermedades intestinales. Por ejemplo, los pacientes con enfermedad de Chron o con colitis ulcerosa presentan:

  • Una menor diversidad de especies fúngicas
  • Un aumento de la proporción de hongos respecto a bacteriasun
  • Y una mayor presencia de Candida, que se acompaña de una disminución de Sacharomyces y Kluyveromices.

Aún nos falta por saber cuál es la alteración primaria de la microbiota, es decir, si los cambios en las especies fúngicas inducen una disbiosis bacteriana. Y que esto se pueda traducir en inflamación de la mucosa intestinal. O, si por el contrario, las alteraciones en las especies bacterianas conllevan cambios en el hábitat de los hongos que hacen variar la proporción de estos microorganismos.

En cualquier caso, lo que está claro es que todos los microorganismos intestinales conviven interactuando entre sí. Además constituyen un único ecosistema e influyéndose mutuamente.

Cómo conseguir una buena salud intestinal

Enfermedades y mayor cantidad de hongos en el intestino

Aunque no existen todavía muchos estudios al respecto, parece que los estados patológicos se acompañan generalmente de un aumento de la proporción de hongos en el intestino. E incluye una reducción de la diversidad de especies y crecimiento de algunas concretas como la Candida.

Este patrón que ya hemos mencionado en el caso de las enfermedades inflamatorias intestinales, se ha encontrado también en los pacientes con infección por C. Difficile.

Parece que Candida tiene un efecto proinflamatorio a nivel de la mucosa intestinal que podría favorecer la proliferación de algunos microorganismos patógenos. En un estudio realizado en China recientemente, se ha encontrado una vinculación entre la disbiosis intestinal y la infección por SARCoV-2 y por el virus de la gripe H1N1.

La disbiosis de la micobiota en los pacientes afectados no revierte hasta la desaparición de los síntomas. Y, según parece, tiene relación con el pronóstico de la enfermedad.

Últimamente surge otro reto. Es el de conocer cuál es la implicación de los hongos en nuestro ecosistema intestinal y, por tanto, en nuestra salud intestinal.

No podemos ignorarlos ni pensar que están ahí por casualidad. Porque, como componentes de un ecosistema, tiene su sitio y su función. Seguramente en pocos años tendremos muchos más conocimientos al respecto y, entonces surgirá otro reto nuevo.

¿Cuál es el papel de los virus en la microbiota intestinal y en nuestro estado de salud?

Bibliografía
• Mukherjee PK, Sendid B, Hoarau G, Colombel JF, Poulain D, Ghannoum MA. Mycobiota in gastrointestinal diseases. Nat Rev Gastroenterol Hepatol. 2015; 12(2): 77-87.
• Guslandi M, Giollo P, Testoni PA. A pilot trial of Saccharomyces boulardii in ulcerative colitis. Eur J Gastroenterol Hepatol. 2003; 15(6): 697-8.
• Guslandi M, Mezzi G, Sorghi M, Testoni PA. Saccharomyces boulardii in maintenance treatment of Crohn’s disease. Dig Dis Sci. 2000; 45(7): 1462-4.
• Zuo T. Gut fungal dysbiosis correlates with reduced efficacy of fecal microbiota transplantation in Clostridium difficile infection. Nature Communications, volume 9, Article number: 3663 (2018)
https://www.alimente.elconfidencial.com/bienestar/2020-04-21/microbiota-micobiota-hongos-bacterias_1688246/
https://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-hongos-intestinales-tambien-claves-para-nuestra-salud-202107141500_noticia.html

Deja un comentario

Desde Microbiota y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.