Obstrucción intestinal: síntomas, diagnóstico y tratamiento

La obstrucción intestinal u oclusión intestinal puede constituir una urgencia médica. Se produce cuando algún obstáculo impide el paso del contenido intestinal.

¿Por qué se produce la obstrucción intestinal? - HeelProbiotics - HeelEspaña
¿Qué es la obstrucción intestinal? – HeelProbiotics – HeelEspaña

Oclusión intestinal y suboclusión intestinal: diferencias

Dependiendo de si la obstrucción intestinal es completa o incompleta, se habla de oclusión intestinal o de suboclusión intestinal respectivamente. En el primer caso, se trata siempre de una urgencia.

El paciente no expulsa ni heces ni gases y presenta un dolor muy intenso. Se agrava con el movimiento y se acompaña de lo que se denomina “defensa abdominal”, es decir una contractura en bloque de la musculatura de la pared del abdomen.

En el caso de la suboclusión, el paciente expulsa gases, pero tiene dificultad para expulsar las heces. A veces puede confundirse con estreñimiento y acaba diagnosticándose cuando tras un periodo de tiempo, la sintomatología va en aumento.

Causas de la obstrucción intestinal

La obstrucción puede deberse a causas mecánicas. Se produce cuando hay un obstáculo que impide el paso del contenido intestinal. O, también, por dificultad en el movimiento del músculo liso intestinal, lo que se denomina íleo paralítico.

La causa más frecuente de íleo mecánico u obstrucción intestinal mecánica son las hernias, tanto las hernias inguinales como las umbilicales.

En una hernia, un tramo del intestino sale de la cavidad abdominal a través de algún orificio que se ha producido por la separación de los tejidos de la zona. El asa intestinal, que sale a través del agujero, puede quedar aprisionada. Es decir, lo que normalmente se llama hernia estrangulada.

En esa situación, el paso del contenido a través del intestino es imposible y se produce la obstrucción intestinal.

Otras causas

¿Cómo se diagnostica la obstrucción intestinal? - HeelProbiotics - HeelEspaña
Obstrucción intestinal por estreñimiento – HeelProbiotics – HeelEspaña

Otras situaciones que pueden producir una oclusión en el intestino son:

  • Las bridas postquirúrgicas. Zonas de tejido fibroso, cicatricial, que se ha producido tras una intervención quirúrgica y que actúan como “cuerdas” que cierran la luz del tubo intestinal.
  • Tumores intestinales o extraintestinales.
  • Fecalomas. Concreciones de heces que se vuelven duras y que acaban taponando el intestino.
  • Vólvulos o torsiones del tubo intestinal e invaginaciones, es decir, una parte del tubo se dobla hacia atrás, introduciéndose en el tramo anterior y produce la obstrucción. Los vólvulos y las invaginaciones son más frecuentes en bebés, en los que el tubo intestinal es proporcionalmente más largo que en los adultos y más laxo, lo que permite estos movimientos.

En cuanto al íleo paralítico, este puede deberse a lesión medular, peritonitis o como consecuencia de una cirugía en la zona que ha dañado las terminaciones nerviosas. Por cualquiera de estas causas, lo que ocurre es que la musculatura lisa que rodea al tubo digestivo y que es responsable de sus movimientos (peristaltismo), no es capaz de contraerse, por lo que el intestino queda atónico, es decir, sin movimiento.

El contenido intestinal no puede avanzar por sí solo, necesita para hacerlo de los movimientos peristálticos, que al estar ausentes no cumplen su función. De esta manera el contenido intestinal, aunque no tenga ningún obstáculo en su camino, queda parado y por tanto retenido.

Síntomas de la obstrucción abdominal

Riesgos de padecer una obstrucción intestinal - HeelEspaña
Síntomas de la obstrucción intestinal – HeelEspaña

Sea cual sea la causa, el principal síntoma de la obstrucción abdominal es el dolor. El dolor será más o menos intenso según la situación que produce la oclusión y según si la obstrucción es total o parcial. Generalmente es de tipo cólico, es decir, intermitente e intenso. Aunque también puede ser más sordo y mantenido, sobre todo en la suboclusión.

También son frecuentes los vómitos. Estos serán más abundantes cuanto más cerca del recto esté la oclusión, pues mayor será el contenido retenido. Estos vómitos pueden ser incluso fecaloideos.

Cuando la obstrucción se produce en un punto más alto, es decir, más cerca del estómago, los vómitos son de contenido alimenticio y menos abundantes. Es debido a que el contenido que queda por debajo de la obstrucción se puede evacuar por el recto.

Diagnóstico

Las manifestaciones clínicas del paciente hacen sospechar el cuadro. Y, el diagnóstico, se confirma con analítica y con radiografía y/o colonoscopia.

La radiografía se hace con enema opaco. Se introduce un enema que visualmente aparece en la placa. De esta manera, se tiene un dibujo exacto de dónde se encuentra el obstáculo. Esta prueba no se hace si se sospecha, por la historia del paciente, que puede haber una perforación intestinal. De ser así, el enema se escaparía a través de la perforación y produciría irritación y daño en los tejidos circundantes.

Síntomas principales de la obstrucción intestinal - HeelProbiotics - HeelEspaña
Gases: síntoma de obstrucción intestinal – HeelProbiotics – HeelEspaña

La colonoscopia es una técnica visual directa que permite el diagnóstico seguro. Pero, además, a veces sirve para resolver la obstrucción. Si se trata de una cuerpo extraño, por ejemplo, por alguna pieza que se haya podido ingerir, se puede extraer mediante el colonoscopio. En los casos de invaginación, a veces, al insuflar aire a través del colonoscopio, se produce una reubicación de las asas que resuelve el cuadro.

Tratamiento de la obstrucción abdominal

¿Cuál es el mejor tratamietno para la obstrucción intestinal? - HeelProbiotics - HeelEspaña
Obstrucción intestinal: complicaciones – HeelProbiotics – HeelEspaña

En cuanto al tratamiento, por supuesto, depende de la causa y de la situación del paciente. En algunos casos puede hacerse un tratamiento conservador, es decir, sin cirugía. Esto podría ser en el caso de las hernias. A veces pueden “reducirse”, es decir, empujar las asas intestinales que se han salido a través del orificio para devolverlas a su ubicación natural.

En el caso del tratamiento conservador, se suele mantener al paciente un tiempo con dieta absoluta y rehidratación intravenosa hasta conseguir que se haya eliminado todo el contenido retenido y se haya restablecido el movimiento intestinal normal.

En la mayor parte de los casos se requiere la cirugía. Dependiendo de la causa y de la situación exacta de la obstrucción, la técnica utilizada es distinta.

Por lo tanto, el postoperatorio también tiene diferencias en cuanto a duración y a consecuencias para el paciente.

Si la obstrucción intestinal no se resuelve rápidamente, las complicaciones pueden ser serias. Puede darse desde peritonitis a infarto intestinal con necrosis del tejido, lo que obliga a la extirpación del tramo de intestino implicado.

Conclusiones

Solamente decir, para resumir, que la imposibilidad de expulsar heces o heces y gases, que se acompaña de dolor abdominal y de vómitos, es una señal de alarma que siempre debe ser rápidamente diagnosticada y resuelta.

En los bebés no son raras las invaginaciones intestinales. Por este motivo hay que vigilar la expulsión de heces diaria y consultar con el médico ante la sospecha de un problema intestinal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *