Tratamiento para el estreñimiento a través de la dieta

El estreñimiento es un trastorno muy común del aparato digestivo que está muy relacionado con la alimentación. Por tanto, es necesario conocer y tener clara la dieta para el estreñimiento que nos ayude a paliar este trastorno.

Conocer dieta para estreñimiento: evitar - HeelProbiotics - HeelEspaña
Dieta rica en fibra para el estreñimiento – HeelProbiotics – HeelEspaña

¿Qué es el estreñimiento?

El estreñimiento es un trastorno del hábito intestinal caracterizado por una disminución del número de deposiciones (frecuencia) de heces demasiado duras o difíciles de expulsar.

La frecuencia normal varía de una persona a otra. Un promedio normal es de tres veces al día, a tres veces a la semana. Una frecuencia inferior a tres veces por semana se considera estreñimiento. Pero algunos autores consideran estreñimiento a aquellas situaciones en las que presentando una frecuencia mayor se reduce de forma drástica el número de deposiciones.

El estreñimiento puede ser ocasional o crónico. Si es ocasional no debe preocuparnos demasiado. Sin embargo, si se convierte en una condición a largo plazo (crónica), llegará a causar dolor y malestar significativos. Esto ya afecta a la calidad de vida de la persona que lo sufre y puede derivar en graves problemas de salud.

En España, en un estudio realizado, la prevalencia de estreñimiento fue de casi el 30% ¹ , siendo mayor en las mujeres que en hombres. La toma de una mayor cantidad de fibra dietética y la realización de ejercicio físico se asocian a una menor prevalencia.

La prevalencia de estreñimiento en niños se ha estimado en un 12% ².

En ancianos, la prevalencia estimada supera el 30% ³.

¿Qué causas producen estreñimiento?

Según las causas que pueden producir el estreñimiento crónico se dividen en:

  • Estreñimiento crónico funcional o primario (90-95%). Las alteraciones funcionales del colon y ano-recto son de causa desconocida.
  • Estreñimiento crónico orgánico o secundario (5-10%) a otras enfermedades o medicamentos.
    • Enfermedades metabólicas
    • Las enfermedades neurológicas
    • Enfermedades del colon, del recto y ano
    • Uso crónico de medicamentos o fármacos. Compuestos de hierro, alcalinos, algunos antidepresivos o derivados opioides entre otros.

En el estreñimiento funcional pueden influir una serie de factores:

  • Hidratación insuficiente, ya que, no se beben los suficientes líquidos.
  • Falta de ejercicio físico, personas que están encamadas.
  • No comer suficiente fibra. No hay que olvidar que la fibra produce aumento del volumen fecal. Por tanto, tiene acción laxante.
  • Inhibición del reflejo defecatorio. No acudir al baño cuando siente deseos.

El estreñimiento es muy frecuente:

  • Durante el embarazo
  • En personas de edad avanzada
  • Cuando se producen cambios en las costumbres: viajes, alimentos, horarios, etc.
  • En situaciones de cansancio, nerviosismo o poca actividad física.
  • Cuando se trata de niños pequeños, es recomendable la lactancia materna. Ésta ayuda a un hábito intestinal correcto y que las heces sean más blandas. Los masajes abdominales y los baños con agua templada pueden ayudar a la evacuación.

Dieta para estreñimiento funcional

El tratamiento del estreñimiento crónico funcional debe ser siempre individualizado y consiste en:

Medidas higiénico- dietéticas

  • Información y educación de los pacientes sobre la fisiología de la defecación y las posibles causas que ocasionan el estreñimiento. Se debe hacer especial énfasis en la necesidad de alimentos ricos en fibra dietética. Tomar todos los días verduras (preferentemente crudas), fruta con piel (si es posible), hortalizas, legumbres, pan integral y alimentos que provoquen una mayor producción de bilis como la naranja, alcachofa, etc.
    La dieta para estreñimiento está basada en una alimentación rica en fibra y ayuda a retener agua, con lo que las heces son más fluidas.
  • Ingesta adecuada de líquidos sobre todo agua (al menos 2 litros al día). Se considera necesaria si se asocia a tratamiento con fibra. Los líquidos pueden incluir agua, zumos, sopa, té y otras infusiones.
  • Hacer ejercicio físico moderado
  • No inhibición de la defecación, acostumbrar al organismo a ir al baño de forma regular todos los días.
  • Comer despacio y masticar bien los alimentos. Procurar comer a horas regulares.

¿Qué productos podemos utilizar en el tratamiento del estreñimiento funcional?

Podemos considerar de forma general y más utilizada:

  • Complementos de fibra (soluble e insoluble)
  • Mantener el equilibrio de la microbiota (probióticos)
  • Laxantes.

¿Qué es la fibra?

La fibra dietética son sustancias de origen vegetal, hidratos de carbono o derivados de los mismos que resisten la digestión por los enzimas del intestino delgado. Llegan intactos al colon donde algunos pueden ser hidrolizados y fermentados por la microbiota del intestino grueso.

La fibra dietética forma parte de lo que se considera una dieta saludable. Una ingesta rica en fibra es recomendable para prevenir o tratar el estreñimiento ya que:

  • Incrementa el volumen de las heces
  • La frecuencia de defecación
  • Reduce el tiempo de tránsito intestinal.

Y existen dos tipos de fibra: la fibra insoluble y la soluble

Fibra insoluble

Es poco fermentable y es utilizada como laxante ya que aumenta el volumen fecal debido a los restos de fibra no digeridos. Incrementa la frecuencia de las deposiciones y disminuye la dificultad defecatoria. Ejemplos de fibra insoluble con efecto laxante son:

  • Algunas hemicelulosas (tipo B)
  • Lignina
  • Celulosa

Fibra soluble

La fibra soluble y, en general, fermentable, aumenta la masa bacteriana ejerciendo un efecto “prebiótico” y reteniendo agua (laxante). La fermentación da lugar a varios compuestos químicos y ácido grasos de cadena corta que mejoran la barrera intestinal.

Ayuda a incrementar la frecuencia de las deposiciones y disminuir la consistencia de las mismas. Ejemplos de fibra soluble son:

  • Fructooligosacáridos (FOS)
  • Inulina
  • Pectinas
  • Mucílagos
  • Β-galactooligosacáridos (GOS)
  • Dextrinas, maltodextrinas
  • Almidón resistente

Papel de la microbiota en el estreñimiento

Cuando hay estreñimiento suele haber un desequilibrio de la microbiota intestinal. Muchas veces estos desequilibrios son provocados por:

  • Una mala alimentación con falta de fibra (fibra soluble que es el alimento de las bacterias intestinales).
  • Toma de antibióticos (y otros medicamentos).
  • Y tras padecer infecciones intestinales (tras periodos de diarrea).

La solución en estos casos puede conseguirse aportando probióticos en la dieta para estreñimiento.

La administración de probióticos (bifidobacterias y lactobacilos) en personas con estreñimiento funcional (tanto niños como adultos) pueden mejorar el tiempo total de tránsito intestinal, la frecuencia y consistencia de las deposiciones.4,5

Existen complementos alimenticios con una cantidad importante de fibra (3 gramos de fibra soluble) y una mezcla de cepas probióticas que pueden mejorar los síntomas de las personas que padezcan estreñimiento de forma totalmente natural y fisiológica.

Laxantes

Los laxantes suelen ser un recurso habitual para las personas que sufren estreñimiento. Sin embargo, los laxantes se deben evitar, sobre todo los laxantes irritantes. Y es que irritan la pared intestinal, provocando el deterioro de la microbiota intestinal. Además, su uso prolongado provoca dependencia debido a que el intestino se habitúa a su presencia. La utilización repetida de laxantes irritantes puede conducir a alteraciones intestinales y pueden crear hábito. Se considera más útil la fibra que actúa como laxante de volumen. Consiguen añadir volumen y agua a la materia fecal, para que ésta pueda moverse más fácilmente a través del intestino.

Resumen

La acción sinérgica de fibra y probióticos es mejor que la utilización de cada uno por separado.

La fibra soluble aumenta el volumen de las heces y el peristaltismo intestinal. Además presenta un efecto prebiótico, favoreciendo el equilibrio de la microbiota intestinal. Por tanto, incluir fibra en la dieta para estreñimiento va a ser muy útil.

La microbiota intestinal contribuye al buen funcionamiento y a la motilidad intestinal. Y es que diferentes especies de lactobacilos y bifidobacterias han demostrado tener un efecto favorable en la evacuación y la consistencia de las heces.

Finalmente, se puede recomendar fibra y probióticos en:

  • Dietas pobres en fibra que requieran un aporte extra. Por tanto, hay que conseguir que en la dieta para estreñimiento se incluya la fibra.
  • Personas con tendencia al estreñimiento crónico funcional (evitar los laxantes irritantes).
  • Situaciones que precisen una reeducación del intestino, tras períodos con alteraciones del tránsito intestinal (tras infecciones).
  • Necesidad de reequilibrio de la microbiota intestinal. Se puede producir tras situaciones puntuales como la toma de medicamentos o gastroenteritis.
  • Cambio de rutina en el que se prevea que puede haber alteraciones del tránsito intestinal. En este caso se pueden incluir los viajes o la inhibición del reflejo de defecación por conveniencia social.
Bibliografía
1. Garrigues V, Galvez C, Ortiz V, et al. Prevalence of constipation: agreement among several criteria and evaluation of the diagnostic accuracy of qualifying symptoms and self-reported definition in a population-based survey in Spain. Am J Epidemiol 2004; 159: 520-526
2. Rev Pediatr Aten Primaria Supl. 2013;(22):61-70
3. Mugie SM, Benninga MA, Di Lorenzo C. Epidemiology of constipation in children and adults: a systematic review. Best Pract Res Clin Gastroenterol 2011; 25: 3-18
4. Dimidi, E., Christodoulides, S., Fragkos, K. C., Scott, S. M., & Whelan, K. (2014). The effect of probiotics on functional constipation in adults: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials–. The American journal of clinical nutrition, 100(4), 1075-1084.
5. Huang, R., & Hu, J. (2017). Positive effect of probiotics on constipation in children: a systematic review and meta-analysis of six randomized controlled trials. Frontiers in cellular and infection microbiology, 7, 153.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *