Microbiota intestinal, ¿puede influir en la dermatitis atópica?

La microbiota intestinal y el estado de salud

Cada vez aparecen más publicaciones sobre la importancia de la microbiota intestinal y su influencia en el estado de salud general.  A día de hoy, ya nadie duda que mantener una microbiota intestinal en simbiosis es fundamental para un óptimo estado de salud.

Existen numerosas investigaciones científicas que confirman la posibilidad de influir en patologías digestivas a través de la actuación en la microbiota intestinal con la ayuda de probióticos.  También se ha descubierto la influencia de la microbiota sobre patologías:

Cepas probióticas - DermaveelPro - HeelProbiotics - Heel España
– bucales

– de piel

– vaginales

– sobre el comportamiento y algunas funciones cerebrales, etc.

 

Existen cada vez más publicaciones al respecto.  Tanta es la relevancia que está adquiriendo, que algunos autores hablan ya de la microbiota intestinal como “el nuevo órgano”.

¿Puede influir la microbiota intestinal en la dermatitis atópica (DA)?

Publicaciones recientes confirman que existe una relación fundamental entre el funcionamiento de la barrera intestinal y el origen de la dermatitis atópica.

Dermatitis atópica niños - Heel España

Los pacientes con dermatitis atópica tienen una microbiota intestinal distinta a las personas que no presentan  esta patología.  En concreto, hay una alteración en el porcentaje de bacterias productoras de ácidos grasos de cadena corta (butirato y propionato), que provocan una alteración en la función barrera, desencadenando un estado proinflamatorio en el intestino.

Además, se producen alteraciones de la inmunidad con predominio Th2 y una pérdida de la tolerancia inmunológica.

 

¿Existen estudios publicados que avalen la utilidad de los probióticos en el tratamiento de la dermatitis atópica?

Existe mucha evidencia científica publicada al respecto. Podemos encontrar estudios realizados en distintos rangos de edad e incluso estudios realizados en mujeres embarazadas con atopia para evaluar la eficacia del uso de probióticos en la prevención de esta enfermedad en el hijo.

La mayoría de estos estudios obtuvieron resultados positivos en cuanto a la utilidad de los probióticos como coadyuvantes o preventivos de la dermatitis atópica, pero ninguno de ellos había alcanzado resultados tan prometedores como el estudio publicado en enero 2018 en la revista JAMA Dermatology.

Claves del estudio

Se trata de un estudio doble ciego, aleatorizado y controlado con placebo.  En el mismo se incluyeron pacientes de entre 4 y 17 años con dermatitis atópica moderada y una proporción de 1:1 en ambos grupos de estudio.

Los pacientes incluidos en el estudio recibían tratamiento siguiendo el protocolo de las guías clínicas de DA.  En concreto, se utilizó un corticoide tópico, un emoliente todos los días después de la ducha y un antihistamínico oral ajustado según el peso, cuando era necesario.

Estudio - DermaveelPro - Heel EspañaAdemás de este tratamiento estándar para todos los pacientes (n=50), 26 de ellos fueron incluidos en el grupo probiótico. A estos 26 pacientes se les administró una combinación de cepas probióticas y los 24 pacientes restantes formaron parte del grupo que recibió placebo.  Los dos grupos, antes de empezar la intervención, eran grupos homogéneos por la aleatorización estratificada que se había realizado inicialmente.

 

En estudios previos se ha comprobado que la mezcla de bifidobacterias y de lactobacilos suele tener mejores resultados en la DA que cuando se utilizan de forma independiente.

 

Partiendo de esta base, se eligió la siguiente mezcla de cepas probióticas:

  • Bifidobacterium longum CECT 7347 (potencial antiinflamatorio, inmunomodulador y antioxidante)
  • Bifidobacterium lactis CECT 8145 (potencial antiinflamatorio,  inmunomodulador y antioxidante)
  • Lactobacillus casei CECT 9104 (contribuye a equilibrar la microbiota intestinal alterada)

La mezcla probiótica de Bifidobacterium lactis CECT 8145, Bifidobacterium longum CECT 7347 y Lactobacillus casei CECT 9104 utilizada en este estudio, demostró ser eficaz en el tratamiento de la dermatitis atópica moderada reduciendo la intensidad y duración de los brotes, la extensión e intensidad del eccema y el uso de corticoides tópicos. En el 28% de los pacientes tratados con probiótico, el índice SCORAD se redujo a cero.

Tan prometedores han sido los resultados obtenidos en este estudio, que la propia revista JAMA Dermatology comenta en su editorial, que en base a los resultados, este tratamiento con cepas probióticas es seguro y efectivo para niños con dermatitis atópica moderada.

Tags:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *