Vitis vinifera | Alivio para la circulación sanguínea del paciente

La vitis vinifera o vid roja es una planta muy común en toda el área mediterránea. Es originaria del suroeste de Asia. Pero, a lo largo de los siglos, se ha ido introduciendo en Europa, especialmente en las regiones del sur, así como en el resto del mundo.

Actualmente es uno de los cultivos más extendidos por todos los países con climas templados. El cultivo de la vid y su uso para fabricar vino es muy antiguo. De hecho, se han encontrado semillas fósiles de vitis vinifera datadas de unos 3.000 años antes de Cristo.

Beneficios de la vitis vinifera

Beneficios para la salud de la vitis vinifera

Su acción sobre la salud y, en concreto, sobre el sistema cardiovascular, se empezó a sospechar a partir de la llamada “paradoja francesa”. Y es el hecho de que entre la población francesa, a pesar de tener una dieta rica en colesterol, había una menor prevalencia de enfermedades cardiovasculares. Este hecho, en principio, podía atribuirse al consumo moderado de vino.

Por otra parte, era común entre los viticultores franceses utilizar las hojas de la vid tanto en infusiones como en emplastos. Y las utilizaban para aliviar el dolor y la hinchazón en las piernas derivados de estar muchas horas de pie durante la vendimia.

 

Para entender estas propiedades farmacológicas hay que mencionar su riqueza en flavonoides. Estos se encuentran en distintas partes de la planta, con diferencias en cuanto a su concentración y a su composición.

Por qué es bueno la vitis vinifera para la circulación

Qué son los flavonoides

Los flavonoides son compuestos fenólicos que se encuentran de manera natural en muchos vegetales.

Entre estos caben mencionar verduras como el brócoli, las coles de Bruselas o los puerros. En frutas como las manzanas, las naranjas o los arándanos. O en hierbas como el perejil.

También, entre las plantas medicinales, son compuestos muy habituales. Aquí podemos mencionar, entre otras, el ginkgo biloba, la camelia sinensis o el aesculus hippocastanum. Se han descrito hasta 5.000 flavonoides distintos.

En el vino tinto se han descrito hasta 500 flavonoides diferentes provenientes de la uva.

En función de su estructura química, se distinguen cuatro tipos de flavonoides: los flavanos, los flavonoles, las flavonas y las antocianidinas.

Las semillas de uva son ricas en proantocianidinas y tienen una importante acción antioxidante. También cabe mencionar el papel de las proantocianidinas en la prevención y mejora de los síntomas asociados a cistitis. Y es que las proantocianidinas son capaces de unirse a las fimbrias tipo P de la E. Colli, dificultando su adhesión a las paredes de la vejiga.

La hoja de vitis vinifera tiene un alto contenido en flavonoides, concretamente hasta un 4-5%. De entre estos cabe destacar la quercetina-3-glucurónido, que es un glucósido de quercetina y la isoquercitrina. Ambos se utilizan como marcadores para la selección de las hojas y para estandarizar los extractos de hoja de vitis vinifera. Estas dos sustancias pertenecen al grupo de los flavonoles.

En general los flavonoides tienen un efecto antioxidante, más marcado en la quercetina que en el resto. Pero, además, tienen un efecto flebotónico y vasoactivo que se relaciona con el papel de la vitis vinifera en pacientes con insuficiencia venosa.

Beneficios para la circulación de la vitis vinifera

Estudios sobre la vitis vinifera

Estudios realizados en animales han demostrado que el extracto de hoja de vid roja tiene una acción sobre el endotelio capilar. Consigue disminuir su permeabilidad y aumenta la elasticidad de los vasos sanguíneos.

En otros estudios clínicos se ha evidenciado su eficacia para disminuir los síntomas de insuficiencia venosa.

Mencionaremos como ejemplo dos de los artículos publicados al respecto.

Primer estudio

En el estudio de Schaefer sesenta y cinco pacientes masculinos y femeninos de 25 a 82 años con IVC grado I o II recibieron durante 42 días 360 mg/día de extracto de hoja de vid roja. Al final del estudio se comprobó que todos los síntomas subjetivos de la insuficiencia venosa crónica como cansancio, piernas pesadas, sensación de tensión, sensación de hormigueo y dolor en las piernas, mejoraron estadísticamente de forma significativa.

Segundo estudio

El estudio de Kiesewetter es un estudio doble ciego contra placebo. Los pacientes recibieron durante 12 semanas 360 o 720 mg de extracto seco de hoja de vitis vinifera. Eran hombres y mujeres de 25 a 75 años con IVC en estadio I a estadio II.

Al final del estudio hubo diferencias significativas en el volumen medio de la parte inferior de la pierna. Y, también, en el perímetro de la pantorrilla entre el grupo placebo y el grupo activo. Además, hubo una mejora en los síntomas típicos de IVC a partir de las 6 semanas de tratamiento con ambas dosis.

Las conclusiones del estudio confirmaron que “las dosis una vez al día de 360 y 720 mg de extracto de hoja de vitis vinifera son seguras y efectivas en el tratamiento de la IVC leve. Reduce significativamente el edema y la circunferencia de la parte inferior de la pierna.

Además, mejora los síntomas clave relacionados con la IVC en un grado clínicamente relevante. La reducción del edema es al menos equivalente a la notificada para las medias de compresión y/u otros agentes reductores del edema”.

Circulación y vitis vinifera

La vitis vinifera e insuficiencia venosa

Probablemente, estas manifestaciones en la clínica tienen que ver con la acción que el extracto de hoja de vid tiene sobre las paredes de los vasos sanguíneos, disminuyendo su permeabilidad. Esto se produce por varios mecanismos.

Por un lado, gracias a la inhibición de la hialuronidasa que es la enzima responsable de la destrucción de los elementos estructurales que conforman la pared capilar. Y, por otra parte, los flavonoides de la vid consiguen estabilizar el colágeno, aumentando la cohesión de la matriz de la pared del capilar.

La consecuencia de todo esto es que se disminuye la cantidad de líquido extravasada al espacio intersticial. Y, por tanto, el edema.

La traducción clínica es que los pacientes con insuficiencia venosa crónica de leve a moderada a los que se les administra extracto seco de hoja de vid roja en una dosis de 360 mg al día consiguen una reducción de sus síntomas, tanto el edema como la sensación de pesadez en las piernas.

Es también de interés el marcado efecto antioxidante de los flavonoides de la vitis vinifera. Actúan protegiendo a las células del endotelio vascular del efecto de los radicales libres. Por tanto, consiguen mejorar la calidad de la pared vascular.

Referencias

Bases farmacológicas y clínicas del extracto de Vitis vinifera en patologías asociadas al estrés oxidativo. Revista de Fitoterapia 2003; 3 (2): 135-144

Jayaprakasha, G. K., Singh, R. P., & Sakariah, K. K. (2001). Antioxidant activity of grape seed (Vitis vinifera) extracts on peroxidation models in vitro. Food chemistry, 73(3), 285-290.

Schaefer, E., Peil, H., Ambrosetti, L., & Petrini, O. (2003). Oedema protective properties of the red vine leaf extract AS 195 (Folia vitis viniferae) in the treatment of chronic venous insufficiency. Arzneimittelforschung, 53(04), 243-246.

Kiesewetter H, Koscielny J, Kalus U, Vix JM, Peil H, Petrini O, van Toor BS, de Mey C. Efficacy of orally administered extract of red vine leaf AS 195 (folia vitis viniferae) in chronic venous insufficiency (stages I-II). A randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Arzneimittelforschung. 2000 Feb;50(2):109-17.

Deja un comentario

Desde Microbiota y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.