Pies y piernas hinchadas | Causas y recomendaciones

La hinchazón que no produce dolor de los pies y los tobillos es un problema común, sobre todo entre personas mayores. La acumulación anormal de líquidos en tobillos puede provocar tener los pies y piernas hinchados. Esta acumulación de líquidos y la hinchazón se conoce como edema.

¿Por qué tengo los pies y piernas hinchados?

El edema

Puede afectar cualquier parte del cuerpo, aunque normalmente afecte a los miembros inferiores.

El edema puede producirse como consecuencia del uso de medicamentos, debido al embarazo o a una enfermedad preexistente como insuficiencia cardíaca congestiva, una enfermedad renal o cirrosis hepática.

Manifestaciones del edema

Existen una serie de manifestaciones que acompañan al edema:

  • Hinchazón o inflamación del tejido que está directamente debajo de la piel, especialmente, en las piernas
  • Piel estirada o brillante
  • Piel que al presionar durante unos segundos con el dedo deja fóvea
  • Aumento del tamaño abdominal

Causas de edema

Cómo ayuda la vid roja para la circulación
Se produce cuando se extravasa líquido de pequeños vasos sanguíneos del cuerpo (capilares). El líquido se acumula en los tejidos circundantes, lo que produce la hinchazón.

Existen una serie de situaciones de corta duración que producen edema como son:

  • Ingerir mucha sal
  • Estar sentado o permanecer en una posición durante mucho tiempo
  • Como consecuencia de tensión premenstrual
  • Embarazo
  • Toma de algunos medicamentos. Enntre ellos los antinflamatorios o los corticoides.

 

Causas de tener pies y piernas hinchados por enfermedad

En otras ocasiones las causas que producen edema se deben a una enfermedad preexistente:

Insuficiencia venosa crónica

Las paredes de las venas se debilitan y las válvulas unidireccionales de las venas de las piernas se debilitan o se dañan, lo que permite que la sangre se acumule en las venas de las piernas y provoque hinchazón. El comienzo repentino del edema en una pierna acompañado de dolor en los músculos de la pantorrilla puede deberse a un coágulo sanguíneo (trombosis venosa profunda). En este caso se trataría de una insuficiencia venosa secundaria.

Insuficiencia cardíaca congestiva

Las cavidades ventriculares derecha o izquierda o ambas pierden la capacidad de bombear sangre con eficacia. Como consecuencia, la sangre puede retroceder hacia las piernas, los tobillos y los pies, y causar edema. La insuficiencia cardíaca congestiva también puede causar hinchazón abdominal. También, esta afección puede causar acumulación de líquido en los pulmones (edema pulmonar), lo que puede provocar disnea.

Enfermedad hepática

El líquido puede acumularse en la cavidad abdominal (ascitis) y en las piernas debido a daños en el hígado (cirrosis).

Enfermedad renal

Cuando tienes una enfermedad renal, el exceso de líquido y de sodio en la circulación puede causar edema. Este está asociado con la enfermedad renal se produce generalmente en las piernas y alrededor de los ojos.

En el síndrome nefrótico, la disminución de los niveles de proteína (albúmina) en la sangre puede producir acumulación de líquidos y edema.

Enfermedades del sistema linfático o linfedema

El sistema linfático del cuerpo se encarga de eliminar el exceso de líquido de los tejidos. Si falla este sistema el líquido se acumula y no se drena a través de los vasos linfáticos y se produce el edema.

Hipoproteinemia

Una falta extrema (deficiencia) de proteínas en la dieta por un período de tiempo prolongado puede provocar acumulación de líquido y edema. Es una causa de desnutrición.

Sobrepeso o obesidad

Es una causa que puede provocar insuficiencia venosa crónica y favorece la aparición de edema.

Medicamentos

Algunos medicamentos como, por ejemplo, los antihipertensivos, antidepresivos, antagonistas del calcio, anticonceptivos, esteroides, etc. pueden ser causa de edema

Lesiones traumáticas o cirugía

Lesiones o cirugías que involucren la pierna, el tobillo o el pie puede causar edema. Es el caso de golpes o esguince de tobillo.

Tener una fractura: causa de pies y piernas hinchados

Artritis y fracturas

Estas dos situaciones pueden producir inflamación acompañada de edema.

Enfermedades de la piel

Alergias, quemaduras, picaduras de insecto o infecciones bacterianas pueden ocasionar hinchazón. La celulitis es una inflamación de las células de las capas más profundas de la piel y, normalmente, surgen cuando se tiene una herida en la pierna que se infecta.

Cómo mejorar los pies y piernas hinchados

Existen una serie de medidas generales que podemos aconsejar para mejorar el edema y, en consecuencia, aliviar los pies y piernas hinchados. No hay que olvidar que el tratamiento del edema será un tratamiento etiológico, tratando la enfermedad de base. Las medidas generales de tratamiento son:

  • Realizar movimientos con los músculos de las piernas para mejorar el edema a través del retorno venoso. Esta medida es muy eficaz en caso de insuficiencia venosa crónica.
  • Mantener elevadas las piernas varias veces al día. Pero, también, cuando la persona permanezca mucho tiempo sentado en la misma posición.
  • Realización de masajes que mejoran el retorno venoso y hacen desaparecer de forma progresiva el edema.
  • Mantenimiento de una buena higiene e hidratación de la piel de la zona afectada con edema. La piel seca y agrietada es más propensa a raspaduras, cortes e infecciones.
  • Reducción del consumo de sal. Y es que las dietas con sal favorecen la retención hídrica que empeora el edema.

Terapia compresiva

Cuando el edema tenga un origen venoso junto a estas medidas, es muy común añadir la terapia compresiva. Es decir, el uso de medias o pantys que ejerciendo una presión creciente hacia arriba, favorecen el retorno de la sangre. Esta medida es una medida que algunos autores incluyen entre las medidas generales para el edema independientemente del origen del mismo.

Tratamiento quirúrgico

Para la insuficiencia venosa avanzada puede ser necesario el tratamiento quirúrgico, bien mediante safenectomía, láser, o escleroterapia entre otras técnicas.

¿Cómo se trata la insuficiencia venosa crónica?

Tratamiento farmacológico

En cuanto al tratamiento farmacológico de edemas por mal retorno venosos se utilizan los venotónicos de síntesis y los procedentes de plantas con propiedades vaso protectoras. Se trata de flavonoides presentes en plantas como la vid roja, el castaño de indias, el rusco o la centella asiática entre otros.

Estos productos presentan efecto flebotónico, vasoprotector y antioxidante mejorando la fragilidad capilar y mejorando los síntomas asociados a la insuficiencia venosa incluyendo el edema.

Dependiendo del origen del edema, serán necesarios utilizar otros medicamentos. Es el caso de los diuréticos, que eliminan el exceso de líquidos retenidos. Incluso será necesario instaurar tratamiento específico como la extracción de líquido desde la cavidad peritoneal, aportar las proteínas que faltan, etc.

Referencias

1. Sterns R, et al. General principles of the treatment of edema in adults. https://www.uptodate.com/contents/clinical-manifestations-and-evaluation-of-edema-in-adults.
2. Papadakis MA, et al, eds. Common symptoms. In: Current Medical Diagnosis & Treatment 2018. 57th ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2018.
3. Longo DL, et al., eds. Edema. In: Harrison’s Principles of Internal Medicine. 19th ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *