Simbióticos para el tratamiento del estreñimiento

Se calcula que un 15% de la población sufre estreñimiento crónico, siendo más frecuente en mujeres (más durante el embarazo) y en las personas mayores de 65 años.

Cada vez es más estudiado los efectos positivos que sobre el estreñimiento tiene el uso de probióticos y prebióticos.

De hecho, los resultados demuestran que los simbióticos tienen efectos positivos sobre los síntomas del estreñimiento infantil y del adulto sin ningún efecto secundario.

Uso de simbióticos en el tratamiento del estreñimiento

Estreñimiento crónico

El estreñimiento crónico es un trastorno gastrointestinal prevalente y multifactorial, y su etiología y fisiopatología son poco conocidas.

Es un trastorno del hábito intestinal caracterizado por una disminución del número de deposiciones (menos de 3 deposiciones a la semana) con heces demasiado duras o difíciles de expulsar.

La mayoría de los pacientes (90-95%) con estreñimiento sufren estreñimiento funcional, cuya causa habitualmente es desconocida para diferenciarse de los pacientes con otros tipos de estreñimiento.

El estreñimiento es un síntoma y no una enfermedad en sí misma. Como síntoma puede ser la consecuencia de múltiples causas.

Dos formas de estreñimiento

En la práctica, se distinguen dos formas de estreñimiento:

  • El estreñimiento transitorio (agudo) o puntual. Es aquel que se presenta de forma ocasional por diversas causas como modificaciones de la dieta (dietas de adelgazamiento, viajes, etc.), encamamiento, periodos de mayor sedentarismo o debido a algún tratamiento farmacológico puntual.
  • Estreñimiento crónico. Es el que dura más de 3 meses, y puede ser primario (funcional) o secundario
    • Estreñimiento primario o funcional. Representa más del 90% de los casos.
    • Estreñimiento secundario. Es el que se deriva de otras enfermedades o medicamentos que tienen como síntoma secundario el estreñimiento.

Beneficios de los simbióticos en el estreñimiento

Datos sobre el estreñimiento

Se calcula que un 15% de la población sufre estreñimiento crónico, siendo más frecuente en mujeres (más durante el embarazo) y en las personas mayores de 65 años.

El estreñimiento crónico funcional presenta la ausencia en la mayoría de los casos de alteraciones morfológicas, metabólicas o neurológicas que lo expliquen.

El estreñimiento crónico secundario presenta estreñimiento debido a otras enfermedades.

Entre ellas encontramos causas relacionadas con alguna enfermedad del intestino grueso que condiciona un estrechamiento o una dificultad para el paso de las heces (por ejemplo, pólipos grandes, estenosis), enfermedades endocrinas (hipotiroidismo, diabetes) y enfermedades del sistema nervioso (Parkinson, esclerosis múltiple, etc.).

Muchos fármacos de uso habitual pueden también producir estreñimiento crónico.

Sin embargo, la mayoría de los casos de estreñimiento crónico es de tipo funcional y se deben a un mal funcionamiento del intestino grueso, el recto o el ano.

Este mal funcionamiento puede ser de varios tipos:

  • El primero es que el intestino grueso no se contraiga adecuadamente y no genere los movimientos necesarios para hacer avanzar las heces hasta el recto.
  • El segundo problema que puede existir es que el recto no tenga sensibilidad y, por tanto, cuando le llegan las heces no las detecta y no genera la sensación de ganas de evacuar, acumulándose las heces en el recto.
  • Y, el último problema puede consistir en un fallo a la hora de hacer la maniobra para defecar. Esto puede ocurrir bien porque el ano se contraiga en vez de relajarse, con lo que impide el paso de las heces, o bien porque no se ejerza la suficiente contracción de los músculos del abdomen para generar la fuerza necesaria para evacuar las heces.

Microbiota intestinal y estreñimiento: relación

Actualmente, muchos estudios realizados han revelado una disbiosis de la microbiota intestinal en pacientes con estreñimiento en comparación con personas sanas.

Hay que tener en cuenta que los cambios de estilo de vida pueden dar lugar a estreñimiento.

Así, una disminución de la ingesta de líquidos, un cambio en la dieta importante, especialmente que conlleve una disminución de la ingesta de fibra, o una disminución importante del ejercicio físico, pueden dar lugar a estreñimiento o agravar un estreñimiento previo.

Tratamiento del estreñimiento con simbióticos

Complicaciones del estreñimiento

En la mayoría de los casos, el estreñimiento crónico no produce complicaciones graves para la salud. Generalmente, se pueden asociar problemas anales, especialmente hemorroides y fisuras, que, aunque muy molestas, no ponen en riesgo la vida.

También se han relacionado los divertículos con el estreñimiento crónico. Los divertículos que se desarrollan en el intestino grueso pueden en algunos casos complicarse en forma de sangrado, inflamación o perforación.

Otra posible complicación, sobre todo en personas mayores, es la retención fecal, cuando las heces se vuelven demasiado grandes para evacuarlas.

Disbiosis en el estreñimiento

En las personas que padecen estreñimiento se ha observado cambios en la composición y diversidad de las especies bacterianas, en comparación con personas sanas, de tal forma que las personas estreñidas presentan un crecimiento de la especie clostridioides y una disminución de bifidobacterium.

Los pacientes con estreñimiento funcional tienen un porcentaje reducido de Bifidobacterium, Latobacillus y un aumento de bacteroidetes en la mucosa.

 

 

Tratamiento del estreñimiento

De forma general, las personas con estreñimiento presentan un mayor tiempo de tránsito intestinal comparado con los individuos sanos.

Además, los individuos estreñidos presentan una alteración en el ecosistema microbiano, como hemos mencionado, pero también presentan una alteración de la motilidad intestinal, de la función inmunológica y de la función de barrera.

Primera medida: hábitos saludables

La primera medida para tratar el estreñimiento es cambiar los hábitos dietéticos. Una dieta rica en fibra (frutas, verduras, pan integral, etc.) y una abundante ingesta de agua pueden solucionar muchos casos de estreñimiento crónico.

El ejercicio físico regular también ayuda a mejorar el ritmo defecatorio.

También es muy recomendable tratar de adquirir un hábito en la deposición, acudiendo a hacer de vientre a la misma hora. No es aconsejable pasar mucho tiempo sentado en el retrete.

Numerosos estudios indican que la fibra favorece el desarrollo de especies bacterianas beneficiosas para el organismo.

La fibra refuerza los efectos de movilidad del intestino, lo cual ayuda a aumentar el tránsito intestinal y, de esta manera, evita que las heces se vuelvan demasiados, duras y secas.

Fibra: un tipo de prebiótico útil en el tratamiento del estreñimiento

Un tipo de fibra, llamada fibra soluble, ayuda a retener el agua, para aumentar y facilitar la evacuación y actúa aumentando la biomasa bacteriana, es decir, actúa como prebiótico.

Los prebióticos son sustancias no digeribles que ayudan a las bacterias beneficiosas presentes de forma natural en el intestino a desarrollarse, como los lactobacilos y las bifidobacterias.

Efectos de los simbióticos en el tratamiento del estreñimiento

Utilidad de los simbióticos en personas con estreñimiento

Algunos probióticos han demostrado resultados beneficiosos en los pacientes que presentan estreñimiento. Por ello, los convierte en una solución alternativa cada vez más utilizada.

Algunas revisiones de estudios publicados sobre la utilización de probióticos en el estreñimiento, permitió concluir que, en general:

  • Los probióticos reducen el tiempo de tránsito intestinal en 12 horas
  • Incrementan la frecuencia de las deposiciones un 30 %
  • Así como mejoran la consistencia de las heces, sin reportarse ningún evento adverso serio.

Los estudios demuestran que la toma de probióticos aumenta significativamente el número semanal de deposiciones.

Actualmente, el tratamiento para el estreñimiento se realiza con probióticos, prebióticos y simbióticos como Lactobacillus casei, Lactobacillus rhamnosus, Bifidobacterium breve, Lactobacillus acidophilus, Bifidobacterium infantis y Lactobacillus bulgaricus.

La eficacia de los probióticos puede reforzarse mediante la toma simultánea de prebióticos. Es decir, una buena opción sería la utilización de simbióticos.

Los resultados demuestran que los simbióticos tienen efectos positivos sobre los síntomas del estreñimiento infantil y del adulto. Y ello, sin ningún efecto secundario.

Referencias

• Dimidi, E., Christodoulides, S., Fragkos, K. C., Scott, S. M., & Whelan, K. (2014). The effect of probiotics on functional constipation in adults: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials–. The American journal of clinical nutrition, 100(4), 1075-1084.
• Dimidi, E., Scott, S. M., & Whelan, K. (2020). Probiotics and constipation: Mechanisms of action, evidence for effectiveness and utilisation by patients and healthcare professionals. Proceedings of the Nutrition Society, 79(1), 147-157.
• Naseer, M., Poola, S., Uraz, S., & Tahan, V. (2020). Therapeutic effects of prebiotics on constipation: A schematic review. Current Clinical Pharmacology, 15(3), 207-215.
• Ohkusa, T., Koido, S., Nishikawa, Y., & Sato, N. (2019). Gut microbiota and chronic constipation: a review and update. Frontiers in medicine, 19.
• Zhang, C., Jiang, J., Tian, F., Zhao, J., Zhang, H., Zhai, Q., & Chen, W. (2020). Meta-analysis of randomized controlled trials of the effects of probiotics on functional constipation in adults. Clinical Nutrition, 39(10), 2960-2969.
• Zhao, Y., & Yu, Y. B. (2016). Intestinal microbiota and chronic constipation. Springerplus, 5(1), 1-8.

Deja un comentario

Desde Microbiota y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.