Excesiva somnolencia diurna y trastornos del sueño

La excesiva somnolencia diurna (ESD) se define como aquella somnolencia que ocurre en momentos en los que el individuo debería estar despierto y alerta.

O, también, como la sensación subjetiva de sueño en una situación inapropiada que ocurre a diario durante al menos tres meses.

Las causas de la somnolencia diurna

Datos sobre el insomnio

En España, entre un 10 y un 15% de la población adulta padece insomnio crónico. Esto supone que unas 4.000.000 de personas en España, habitualmente, no duermen bien.

Si atendemos a las cifras de insomnio ocasional, podemos decir que, aproximadamente, un 30% de la población adulta española está afectada.

El insomnio se define como “la dificultad para iniciar o mantener el sueño, o la sensación de no haber tenido un sueño reparador durante al menos 1 mes, que provoca un malestar clínicamente significativo o un deterioro laboral, social o de otras áreas importantes de la actividad del individuo”.

Es importante señalar que, en la propia definición de insomnio, ya se hace referencia a “un malestar clínicamente significativo o un deterioro laboral o social”.

Esto quiere decir que aunque el insomnio sea un trastorno del sueño y, por tanto, se produzca durante la noche, las consecuencias clínicas del insomnio se manifiestan también durante el día.

Normalmente, se tiene la sensación de somnolencia que puede afectar al rendimiento escolar o laboral. Y, además, deteriorar las relaciones sociales y las actividades cotidianas de quien lo padece.

Mucha gente padece somnolencia diurna

Excesiva somnolencia diurna

Tras la definición del principio, hay que decir que la excesiva somnolencia diurna (ESD) no se trata de un trastorno en sí. Se trata de un síntoma que puede acompañar a distintos trastornos del sueño.

Se estima que entre un 10 y un 20% de la población está afectada de ESD. Pero su importancia radica en el deterioro de la calidad de vida de los pacientes.

Además, por un aumento de la siniestralidad, tanto en accidentes de tráfico como laborales. Las personas que sufren somnolencia diurna, además de la sensación de sueño en determinados momentos del día, pueden presentar irritabilidad, alteraciones de la memoria y dificultad para concentrarse.

Cómo se diagnostica la excesiva somnolencia diurna

Probablemente, lo más complicado de la ESD es el diagnóstico. La sensación de somnolencia es algo totalmente subjetivo.

A menudo los pacientes lo utilizan como sinónimo de cansancio o fatiga. Otras veces, el paciente lo describe como necesidad de dormir o sensación de sueño, sin dejar muy claro si realmente se trata de somnolencia o no.

Por eso, en el diagnóstico, se emplean métodos de evaluación subjetivos y objetivos. Entre los primeros, podemos nombrar varios autocuestionarios que utilizan escalas de puntuación. Nos referimos a la escala de somnolencia de Stanford, la de Karolinska o la de Epworth.

Entre los métodos objetivos se encuentran el test de latencias múltiples del sueño o el test de mantenimiento de la vigilancia.

 

 

Estos test deben realizarse en el laboratorio, con ambiente controlado. Pero esto, a veces, desvirtúa la situación del paciente en escenarios reales. También son utilizados como métodos de valoración de la ESD los test de conducta o reacción, la pupilografía o la prueba de duración del parpadeo.

Aún con toda esta batería de pruebas, el diagnóstico sigue siendo difícil:

  • Las pruebas subjetivas, como su nombre indica, están muy influenciadas por la forma de sentir del paciente. Y, además, por cómo entiende sus sensaciones
  • Mientras que las pruebas objetivas obvian este problema, pero son complicadas de hacer al tener que hacerse en laboratorio. Pero es que, además, al sacar al paciente de su entorno, pueden condicionar los resultados.

Parece que las pruebas de conducta son las más aceptadas por los especialistas, pero están todavía pendientes de validación.

Qué hacer para evitar la somnolencia diurna

Causas de la somnolencia diurna

Las causas de la somnolencia diurna hay que buscarlas entre las causas del insomnio, puesto que la primera es consecuencia del segundo.

Dentro de estas causas hay que mencionar las situaciones de más importancia como:

  • La apnea del sueño, que cursa con un importante grado de somnolencia diurna
  • El insomnio yatrogénico, que puede estar causado por un buen número de medicamentos
  • El insomnio relacionado con otras patologías. Pueden ser tanto psíquicas como la depresión o la ansiedad o como las enfermedades que cursan con dolor.
  • Y, por último, mencionaremos la causa de insomnio que puede parecer más banal, pero que, sin duda, es la más frecuente, lo que hace que adquiera una gran importancia. Nos referimos al insomnio por malos hábitos.

Factores que provocan tener somnolencia diurna

Relación entre malos hábitos y sueño insuficiente

Los malos hábitos relacionados con el sueño pueden llevar tanto a un sueño insuficiente, como a un sueño fragmentado.

En el primer caso, nos referimos a una privación del sueño, a menudo autoimpuesta. Esto es, personas que sabiendo que tienen que madrugar se acuestan tarde por priorizar las relaciones sociales. O, también, por un exceso de horas de ver la televisión o de trabajar.

Parece que socialmente está bien visto dormir poco y hacer muchas actividades a lo largo del día. Sin embargo, esto puede llevar a cronificar una falta de sueño que se manifiesta como somnolencia diurna.

El sueño fragmentado puede ocurrir por patologías, como la apnea del sueño. Pero, también, por estímulos externos como ruido o luz si la habitación no se tiene convenientemente aislada. También por otras circunstancias familiares, como los padres con un bebé, que no consiguen un sueño continuo al estar toda la noche pendientes del niño.

La fragmentación del sueño hace que no se complete el ciclo del sueño, en detrimento de las fases de sueño profundo y sueño REM. Esto rebaja considerablemente la calidad del sueño y, por tanto, su función de descanso.

Es muy habitual que en personas con el sueño fragmentado se produzca somnolencia diurna a pesar. Y esto, a pesar de que el número total de horas de sueño sea el adecuado.

Cómo se manifiesta la somnolencia diurna

Manifestaciones

Ante un paciente que se queja de cansancio, fatiga o falta de concentración hay que realizar una buena historia clínica. Con ello intentaremos descartar que detrás de esa queja no haya realmente un trastorno del sueño con aparición de somnolencia diurna.

En los niños puede manifestarse simplemente como disminución del rendimiento académico. Pero puede ser que el niño no sepa identificar realmente lo que le está pasando. Si se constata que efectivamente la cantidad o la calidad del sueño no son las adecuadas, lo siguiente es hacer un buen interrogatorio al paciente.

Con ello, intentar determinar si existen hábitos inadecuados como horarios irregulares, toma de alcohol o excitantes por la tarde-noche, ejercicio intenso poco tiempo antes de ir a dormir, uso de pantallas en las horas cercanas al sueño o condiciones inadecuadas de la habitación entre otros.

Si existen unas malas medidas higiénico-dietéticas, lo primero es instruir al paciente sobre las costumbres que debe seguir para conseguir una buena calidad del sueño, si no existe una buena respuesta, se pueden añadir sustancias como la melatonina que se encuentran en plantas medicinales, e induce y regula el sueño.

En caso de que se trate de un trastorno que no se solucione con estas medidas, el uso de hipnóticos y sobre todo, un diagnóstico correcto, que a menudo debe hacerse en las unidades de sueño, pueden ser necesarios para solventar el problema.

Referencias

https://www.elsevier.es/es-revista-neurologia-295-articulo-sindrome-fatiga-cronica-trastornos-del-S0213485316000104
https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1137-66272007000200010

One response to “Excesiva somnolencia diurna y trastornos del sueño

  1. Hola, , muy interesante el artículo. El porcentaje de personas que tiene trastornos de sueño es impresionante. Soy naturópata y he trabajado muchos años en herbolario y es espectacular. Además está súper normalizado.
    Aparte de todo lo que comentáis, que parece fácil pero se nos hace complicadísimo quitar esos hábitos como el ejercicio intenso a última hora (porque el resto del día nos lo pasamos trabajando o con los niños) o dejar el móvil tranquilito a una determinada hora del día, desde mi experiencia, trabajar esto con picobióticos específicos ayuda mucho.
    Al final es un grupo de muchas cosas. Lo más importante es que la persona quiera hacer es “sacrificio”.

    Muchas gracias

Deja un comentario

Desde Microbiota y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.