¿Todos los probióticos son iguales? Características y tipos

La microbiota humana es actualmente considerada un “órgano”, cuando nos referimos a aspectos funcionales. Se trata de un complejo ecosistema formado por conjuntos de bacterias, virus, hongos y demás microorganismos.

La diversidad y composición de la microbiota sufre cambios a lo largo de la vida, no siendo igual de unos individuos a otros. Podemos decir que es como una huella digital y no hay dos microbiotas iguales, aunque funcionalmente sean similares.

La población microbiana de unas zonas a otras del intestino, varían de forma significativa, encontrando mucha mayor cantidad de bacterias en el intestino grueso que en el intestino delgado u otras zonas del aparato digestivo. Son diferentes en la cantidad, pero también en su composición.

Para tener una idea cuantitativa del volumen que supone la microbiota, en las últimas investigaciones realizadas se estima que el número de bacterias que habitan en el ser humano es aproximadamente igual al número total de células del organismo, suponiendo en términos de peso, unos 200 0 300 gramos. En el ecosistema intestinal humano predominan dos filos principales, los Bacteroidetes y los Firmicutes. Los géneros bacterianos más abundantes en el intestino humano son las bifidobacterias y los lactobacilos.

Cuando entre las distintas especies de bacterias existe un equilibrio se mantiene un estado de salud que denominamos eubiosis. La alteración de las proporciones de bacterias, así como, de su estructura y diversidad, es decir, alteraciones en la cantidad y calidad de la microbiota conduce a la disbiosis intestinal que habitualmente se acompaña de un estado de inflamación y de aumento de la permeabilidad intestinal, pudiendo provocar enfermedad o agravar un estado patológico previo.

¿Qué tipos de probióticos existen?

La definición de probiótico es “microorganismos vivos que cuando son administrados en cantidad adecuada ejercen un efecto beneficioso sobre la salud del huésped”. El espectro de los productos y preparaciones que pueden considerarse como probióticos es muy amplio y abarca desde; probióticos con efecto clínico, alimentos especiales con probióticos (nutrición enteral con probióticos), alimentos probióticos (leches fermentadas con estudios que demuestran un beneficio sobre la salud), fórmulas infantiles (leches en polvo) incluso probióticos de administración no oral (vaginales). Para ser considerado probiótico es necesario que se hayan realizado estudios clínicos que efectivamente demuestren los beneficios concretos sobre la salud de las cepas concretas. Los alimentos fermentados (yogur, etc.) que contienen organismos vivos en muchas ocasiones no cumplirían el concepto de probióticos si no se han estudiado específicamente sus efectos y/o no se conoce la cantidad que contienen.

No se debe olvidar que las propiedades y el efecto de los probióticos son cepa-dependientes, es decir que bacterias similares de la misma especie y género pueden no presentar los mismos efectos. Cada cepa probiótica tiene unas características diferentes. Un probiótico tiene que especificar perfectamente, cuáles son las cepas que contiene y que éstas, sean identificadas con su código alfanumérico. En sentido general, podemos decir que unas cepas probióticas no son mejores que otras, sino que hay cepas más o menos adecuadas a cada situación o a cada objetivo.

Tampoco se puede decir que un probiótico multicepa sea mejor que un probiótico monocepa, se necesita tener estudios por separado de cada cepa y del conjunto de cepas que conforman el probiótico ya que, en algunas ocasiones incluso, puede ser contraproducente y no se obtiene mejores resultados por mezclar mayor número de cepas.
Los prebióticos son ingredientes alimentarios que producen una estimulación selectiva del crecimiento y/o actividad de microorganismos en la microbiota intestinal que confiere beneficios para la salud del hospedador. Los prebióticos más utilizados son: fructooligosacáridos (FOS), los galactooligosacáridos (GOS), la inulina, la lactulosa y, por supuesto, los oligosacáridos de la leche materna.

tipos de probióticos y características

Prebióticos

Los prebióticos son fermentados y se obtienen los ácidos grasos de cadena corta que inhiben el crecimiento de las bacterias potencialmente patógenas y se utilizan como nutrientes por los enterocitos. Además, tanto los oligosacáridos como los ácidos grasos de cadena corta incrementan la presión osmótica intraluminal, induciendo la secreción de agua que aumenta el volumen de las heces e incrementa el peristaltismo. Para que un alimento pueda considerarse prebiótico debe cumplir una serie de características, como:
• no ser hidrolizado en el tracto gastrointestinal
• no absorberse en el intestino delgado y ser resistente a la acidez gástrica y a la hidrólisis por enzimas digestivas.
• ser fermentado por bacterias beneficiosas de la microbiota intestinal;
• ser capaz de inducir efectos fisiológicos beneficiosos para la salud.

Simbióticos

Se denomina simbiótico al producto que combina al menos un probiótico y un prebiótico. Es interesante señalar que la combinación de probiótico y prebiótico en un mismo producto puede tener un efecto sinérgico y conferir beneficios mayores que los que ejerce cada uno de los componentes del simbiótico por separado.
En estos últimos años se han introducido nuevos conceptos como: posbiótico que se trata de sustancias producidas por los probióticos que ejercen efectos metabólicos y/o inmunomoduladores en el huésped. Son factores solubles generados del metabolismo de los probióticos y liberados al medio extracelular, y que tendrían actividad beneficiosa sobre la salud.
Los psicobióticos son microorganismos que, en cantidades adecuadas, producen un beneficio sobre la salud mental del hospedador.

Características que debe presentar un probiótico

Un probiótico debe cumplir una serie de características:
• Ser seguro es decir no ser tóxico ni patógeno. No presentar efectos adversos
• Mantenerse vivo: resistente a las técnicas de almacenamiento como la liofilización
• Llegar al lugar de destino y permanecer vivo, es decir, que sea resistente a la destrucción por secreciones gástricas/biliares y que pueda adherirse al epitelio intestinal y en algunos casos colonizar por cortos periodos de tiempo.
• Permanecer estable durante la vida útil del producto
• Contener un número adecuado de microorganismos viables para lograr el efecto beneficioso demostrado
• Nomenclatura específica
• Estudios controlados de eficacia en seres humanos
• Efecto beneficioso para el que ha demostrado evidencia

Beneficios de los probióticos

De manera general, los probióticos se utilizan para restaurar el equilibrio en la microbiota intestinal. Este equilibrio puede romperse por numerosos factores. Existe un amplio consenso con respecto a los beneficios generales que pueden aportar los probióticos:

todos los probióticos son iguales

Beneficios inmunológicos

  • Activar los macrófagos locales
  • Modular los perfiles de las citoquinas
  • Inducir la respuesta de tolerancia a los antígenos alimentarios

Beneficios no inmunológicos

  • Digerir los alimentos y competir con los patógenos por los nutrientes
  • Alterar el pH local para crear un ambiente local desfavorable para los patógenos
  • Producir bacteriocinas para inhibir a los patógenos
  • Estimular la producción epitelial de mucina
  • Modular la función de barrera intestinal
  • Competir por adherencia con los patógenos
  • Modificar las toxinas derivadas de los patógenos

De forma específica, determinadas cepas han demostrado numerosas aplicaciones clínicas en los ensayos realizados. Hay estudios clínicos que demuestran la efectividad de determinadas cepas probióticas en patologías tales como la enfermedad celiaca, la dermatitis atópica, la diarrea aguda tanto infecciosa como la causada por antibióticos, las infecciones urinarias, el estreñimiento o los cuadros provocados por trastornos del ánimo entre otros. La aplicación actual de simbióticos o probióticos está aumentando de forma significativa en distintas patologías.

Alimentos

Existen una serie de alimentos que contienen de forma natural probióticos generales que mejoran nuestra salud intestinal. Entre los alimentos probióticos podemos encontrar:

  • Kéfir: producto fermentado con levadura y bacterias que posee una cantidad elevada de probióticos.
  • Leche fermentada: productos especiales que generalmente contienen Lactobacillus agregados por la industria, siendo el Yakult el más famoso.
  • Kombucha: bebida fermentada hecha principalmente a partir del té negro
  • Productos orientales a base de soja, legumbres y hortalizas como Miso, Natto, Kimchi y Tempeh.
  • Chucrut:  preparación culinaria que se elabora a través de la fermentación de las hojas frescas del repollo o de la col.

Probióticos, beneficios

 

Suplementos

Pero existen numerosos suplementos probióticos que presentan aplicaciones específicas. En ellos, las cepas más comúnmente usadas como probióticos son:

  • Lactobacilos: L. acidophilus, L. bulgaricus, L. reuterii, L. plantarum, L. casei GG (LGG)
  • Bifidobacterias como Bifidobacterium breve, B. lonmgum, B. infantis, B. animalis.
  • Streptococcus salivarius spp. Thermophilus, usados normalmente en la obtención, junto con L. bulgaricus de los yogures de consumo diario.
  •  Saccharomyces boulardii, es un hongo con efectos probióticos probados
  • Otros probióticos como la Escherichia coli Nissle , Enterococcus faecium, etc.

Referencias
• Consulta de Expertos, F. A. O., & OMS, G. (2006). Probióticos en los alimentos. Propiedades saludables y nutricionales y directrices para la evaluación. https://www.fao.org/3/a0512s/a0512s.pdf
• Olveira, G., & González-Molero, I. (2016). Actualización de probióticos, prebióticos y simbióticos en nutrición clínica. Endocrinología y Nutrición, 63(9), 482-494.
• Tormo Carnicé, R. (2006). Probióticos. Concepto y mecanismos de acción. An. pediatr.(2003, Ed. impr.), 30-41.
• Swanson, KS, Gibson, GR, Hutkins, R., Reimer, RA, Reid, G., Verbeke, K., … y Sanders, ME (2020). Declaración de consenso de la Asociación Científica Internacional de Probióticos y Prebióticos (ISAPP) sobre la definición y el alcance de los simbióticos. Nature Reviews Gastroenterology & Hepatology , 17 (11), 687-701.

One response to “¿Todos los probióticos son iguales? Características y tipos

Deja un comentario

Desde Microbiota y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.