¿Qué requisitos tiene que cumplir un buen probiótico?

Según la definición de la OMS, probiótico o los probióticos son aquellos microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren un beneficio a la salud del huésped.

¿Cuál es el mejor probiótico? - HeelProbiotics - HeelEspaña

Historia del estudio del probiótico

Desde la antigüedad, el hombre ha utilizado bacterias para fermentar alimentos y que así éstos se conservaran mejor. La leche fermentada (yogurt) era un alimento muy popular en algunas poblaciones. Y es que se constató una superior esperanza de vida.

Este hecho animó a investigar sobre las causas y se aisló la bacteria responsable de la producción del yogurt. Es el lactobacilo que convertía la lactosa de la leche en ácido láctico. Y, a su vez, creaba unas condiciones en el intestino que dificultaban la colonización de bacterias patógenas.

Después de estas primeras investigaciones se han aislado múltiples bacterias que han demostrado un efecto beneficioso para la salud.

A partir de los años 80 del pasado siglo, se comenzaron a utilizar técnicas de secuenciación genómica para la identificación de bacterias. Actualmente, estas técnicas, que en un principio fueron lentas y caras, hoy son totalmente asequibles. Esto permite la filiación exacta de la cepa bacteriana.

¿Cómo se identifica un probiótico?

Este hecho es muy importante y ha supuesto una auténtica revolución en el conocimiento y uso de los probióticos. Y es que se permite hacer estudios in vitro o in vivo y establecer cuáles son exactamente las acciones de estas bacterias en el organismo humano. Los efectos saludables demostrados para una cepa microbiana específica no son extrapolables a otras cepas de la misma especie.

Una cepa probiótica se identifica por tanto, por su género, especie, y una designación alfanumérica. Ponemos un  ejemplo: Lactobacillus casei CECT 9104. Los probióticos mejor estudiados y más utilizadas hasta la fecha pertenecen a los géneros Lactobacilos y Bifidobacterias.

Cuáles son los beneficios de un probiótico - HeelProbiotics - HeelEspaña

Beneficios de los probióticos

Los probióticos pueden ayudar a restaurar y mantener el equilibrio de la microbiota intestinal.

Además, existe evidencia de su efecto positivo en distintas alteraciones tanto digestivas como extradigestivas (dermatitis atópica, celiaquía). Y, también, tienen un papel fundamental para el sistema inmune.

Se ha demostrado que los probióticos presentan beneficios tales como activación de los macrófagos locales, modulación de las citoquinas, digestión de nutrientes, aumento de barrera intestinal, etc.

Nuestro medio ambiente y nuestros alimentos se han vuelto mucho más higiénicos. Y, aunque esto representa un gran avance en muchos sentidos, también existen expertos que dicen que una exposición insuficiente a las bacterias beneficiosas en nuestro medio ambiente y en nuestra dieta, puede influir negativamente sobre el desarrollo normal de la microbiota y del sistema inmune, por lo que puede ser necesario reestablecer ese equilibrio con la administración de probióticos, que pueden formar parte de la composición de alimentos o de complementos dietéticos.

Requisitos que debe cumplir un probiótico

Pero para que una bacteria sea considerada como probiótico y, por tanto, entender que actúa beneficiosamente en el organismo, debe cumplir una serie de requisitos:

No ser patógeno ni tóxico

Las bacterias empleadas como probióticos deben carecer de factores de virulencia. Además deben tener la capacidad de producir metabolitos que puedan alterar la salud del hospedador. En la práctica, los probióticos utilizados son fundamentalmente lactobacilos y bifidobacterias, ya que no incluyen cepas patógenas y han sido reconocidos como organismos GRAS (Generally Recognized As Safe) y QPS (Qualified Presumption of Safety) por la Food and Drug Administration (FDA) y la European Food Safety Authority (EFSA).

 

Permanecer estable durante toda la vida útil del producto

Hasta hace unos años, la mayoría de los probióticos debían conservarse en frigorífico para garantizar la vida de estos microorganismos. Actualmente, disponemos de probióticos que han sido sometidos a liofilización, lo que aumenta su resistencia a los cambios de temperatura.

Estos probióticos pueden conservarse perfectamente a temperatura ambiente. Con ello se garantiza que el aporte de unidades formadoras de colonias al paciente es el necesario para conseguir un beneficio en la salud, durante toda la vida útil del producto.

Cuáles son las características de un probiótico - HeelProbiotics - HeelEspaña

Contener un número adecuado de microorganismos

Para poder ejercer el efecto deseado, debe existir una cantidad adecuada de microorganismos. Esta cantidad suele ser del orden de cien a mil millones de unidades formadoras de colonias (UFC) por dosis.

Esta cantidad debe estar garantizada para conseguir este efecto. Pero, a partir de aquí, no existe una relación dosis efecto.

Es decir, no por doblar el número de bacterias se consigue el doble de efecto. Y es que, una vez que las UFC son suficientes para lograr el establecimiento de esa bacteria a nivel intestinal, ya se consigue el efecto deseado.

No ser destruido por secreciones gástricas ni sales biliares

Las bacterias utilizadas como probióticos deben tener tolerancia a las condiciones del aparato digestivo. Es aquí donde ejercen su acción y se mantienen viables y funcionalmente activos en el tracto gastrointestinal.

Para ello deben ser resistentes a la destrucción por las secreciones gástricas y la bilis. También deben poseer la capacidad de adherirse al epitelio intestinal. Pero también la capacidad de colonizar el tracto gastrointestinal, aunque sea por periodos cortos de tiempo.

Tener una nomenclatura que especifique género, especie y cepa

Ya hemos mencionado anteriormente la necesidad de que las cepas estén totalmente identificadas a nivel de género, especie y cepa. Esto es debido a que los efectos beneficiosos demostrados en una cepa no son extrapolables y no se pueden atribuir a ninguna otra cepa, incluso de la misma especie.

Es también necesario que la cepa se encuentre depositada en colecciones de cultivo. El código alfanumérico que se encuentra al final de la denominación de la cepa hace referencia a la colección en la que está depositada y a su número de registro.

Tener evidencia científica de la acción de cada cepa en seres humanos

Las cepas utilizadas como probióticos deben haber demostrado sus efectos beneficiosos en humanos. Ya sean con estudios in vitro o con estudios clínicos a doble ciego, aleatorizados y controlados frente a placebo cuando sea posible.

Contener sustancias de vehículo o relleno que no afecten a la viabilidad de la cepa

Para que las cepas microbianas lleguen desde el laboratorio al paciente deben soportar el almacenamiento y el transporte. Por ello requieren una serie de sustancias de vehículo o relleno que permitan el envasado y su facilidad de uso.

Esas sustancias de vehículo deben testarse para asegurar que no van a condicionar la supervivencia de las cepas contenidas en el producto final.

Así mismo, si las cepas probióticas van acompañadas de prebióticos o de otras sustancias como vitaminas o minerales, también debe asegurarse que no interfieren en la viabilidad de las cepas.

Conclusión

Cumpliendo todas estas condiciones se puede asegurar que, tras su administración oral, estas cepas probióticas consiguen llegar hasta el intestino y favorecer el equilibrio de la microbiota. Y, por tanto, tener un efecto positivo en la salud del paciente.

Referencias

https://www.worldgastroenterology.org/UserFiles/file/guidelines/probiotics-and-prebiotics-spanish-2017.pdf

http://www.gutmicrobiotaforhealth.com/es/probioticos/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *