Resistencia antibiótica ante infecciones del tracto urinario

En España, la Escherichia coli (E.coli) es el uropatógeno más frecuente que causa el 75-95 % de los episodios de cistitis aguda no complicada.

En los últimos años se ha detectado una progresiva disminución en la sensibilidad de este microorganismo a los antibióticos utilizados. Existen una serie de factores que influyen sobre el desarrollo de resistencia antibiótica.

Por qué hay resistencia antibiótica para tratar las cistitis

Infecciones del tracto urinario

Las infecciones del tracto urinario (ITU) son uno de los principales motivos de consulta en atención primaria. No hay que olvidar que el 80% de las infecciones del tracto urinario son cistitis.

Generalmente se trata de ITUs no complicadas. Una ITU se considera no complicada cuando se presenta en individuos cuyos mecanismos de defensa se encuentran intactos y presentan una estructura del tracto urinario normal.

Aproximadamente el 50% de las mujeres presentarán al menos un episodio de ITU en su vida. De estas mujeres afectadas, un tercio de ellas presentarán recurrencias.

Denominamos infección del tracto urinario recurrente (ITU-R) a la aparición de 2 o más infecciones urinarias en 6 meses o de 3 o más infecciones en un año.

La recurrencia puede es provocada por reinfección o por recaída o recidiva, siendo la más frecuente la reinfección, cuyo tratamiento será el mismo que el de una infección aislada.

¿Qué microorganismos producen la cistitis?

Los microorganismos que se aíslan en orina varían según las circunstancias del paciente y sus enfermedades de base. En las causas de las ITUs influyen una serie de factores:

  • Defectos anatómicos del tracto urinario
  • Reflujo vesicoureteral
  • Diabetes
  • Sistema inmune debilitado
  • Cálculos renales
  • Mujeres que usan diafragmas o espermicidas para el control de la natalidad
  • Lesiones del Sistema nervioso (parálisis corporal)
  • Trasplante renal
  • Menopausia

Los microorganismos implicados en las ITU de personas con factores de riesgo son diferentes a los microorganismos que causan ITUs en la población sana. La exposición a antibióticos y el antecedente de hospitalización también van a condicionar diferencias en el perfil etiológico.

La mayoría de las ITUs en las mujeres se generan por vía ascendente. Habitualmente están producidas por microorganismos procedentes de la zona del colon (enterobacterias, especialmente, E. Coli).

Más del 95% de las infecciones urinarias son monomicrobianas (un solo microorganismo), y en un 5% de los casos la infección es polimicrobiana.

En España, la Escherichia coli (E.coli) es el uropatógeno más frecuente que causa el 75-95 % de los episodios de cistitis aguda no complicada.

Cómo evitar la resistencia antibiótica en las cistitis

¿Por qué se produce la resistencia antibiótica?

En los últimos años se ha detectado una progresiva disminución en la sensibilidad de este microorganismo a los antibióticos utilizados.

Existen una serie de factores que influyen sobre el desarrollo de resistencia antibiótica, entre estos factores podemos encontrar factores que se deben a la virulencia del patógeno (E. coli) y factores del receptor (persona que sufre la infección).

Entre los factores de virulencia encontramos la presencia de unas estructuras alargadas denominadas pili o fimbrias de varios tipos (tipo 1, P y S), la capacidad de formar biopelículas y la liberación de toxinas (hemolisinas, factor citotóxico necrotizante) por parte de la bacteria. Estos factores de virulencia les permiten adherirse y colonizar la uretra y migrar a la vejiga.

Por qué hay resistencia antibiótica en las infecciones urinarias

Por otro lado, entre los factores del receptor para el desarrollo de resistencia destacan:

  • La edad avanzada
  • Alteración del pH vaginal
  • Incontinencia urinaria
  • Menopausia
  • Tratamiento antimicrobiano previo
  • Sondaje vesical
  • Infección urinaria complicada
  • E ITU de repetición.

 

¿Es necesaria la realización de urocultivo en la cistitis?

Actualmente no se recomienda la realización sistemática de urocultivo en mujeres con cistitis aguda no complicada, ya que la etiología y el patrón de sensibilidad a antibióticos de los uropatógenos más frecuentes es conocido.

Actualmente se recomienda utilizar un tratamiento antibiótico empírico, basado en la sintomatología atendiendo al patrón de sensibilidad local de la E. coli.

En el caso de una ITU complicada, los gérmenes causales pueden presentar con mayor frecuencia una resistencia antibiótica, por lo que será necesario realizar un urocultivo y antibiograma de los uropatógenos.

También será necesario realizar un urocultivo en aquellos pacientes con infecciones no complicadas con una sintomatología más grave o en infecciones urinarias recurrentes o en pacientes que presenten factores de riesgo. No es necesario realizar un urocultivo de control tras el tratamiento en pacientes asintomáticos.

No existe un número de episodios de cistitis a partir del cual se deba realizar un tratamiento de tipo preventivo.

Es necesario individualizar cada caso, ya que la aparición de 3 o más episodios de ITUs debe hacer valorar la utilización de un tratamiento preventivo.

Existen diferentes formas de tratamiento frente a infecciones urinarias de repetición. De forma habitual se utiliza la terapia antibiótica continua, la terapia antibiótica ocasional y el tratamiento intermitente. Los tres tipos de tratamiento son efectivos en las recurrencias no complicadas.

Factores de la resistencia antibiótica en cistitis

¿Qué hacer para evitar que se produzca la resistencia antibiótica en el tratamiento?

Dado que la E. coli es la bacteria más frecuente como agente causal de ITU, además de ser la más frecuentemente aislada en los urocultivos, deberemos utilizar antibióticos en los que la resistencia bacteriana no sea superior al 20% para utilizarlos de forma empírica: fosfomicina-trometanol, nitrofurantoína y cefalosporinas de tercera generación.

En otros antibióticos como cefuroxima y amoxicilina-clavulánico se ha observado un significativo aumento de la resistencia en las cepas.

Además de la antibioterapia es recomendable la utilización de medidas higiénico-dietéticas.

Otros tratamientos

Otros posibles tratamientos coadyuvantes a la antibioterapia y a las recomendaciones generales son:

  • El uso de probióticos con cepas intestinales y vaginales. Consiguen restablecer la microbiota vaginal normal y requilibran la microbiota intestinal. Por tanto, tendrán un papel en la prevención de ITU recurrentes.
  • Arándono rojo. Contiene proantocianidinas que impiden la fijación de las fimbrias de la E.coli en el urotelio que tapiza la vejiga y la uretra.
  • Manosa que inhibe la fijación de fímbrias de tipo 1 que están presentes en el 80% de las E. coli

Algunas cepas probióticas como L. acidophilus GLA-14 y L. rhamnosus HN001 demuestran que la combinación de ambos lactobacilos fue sinérgica contra E. coli, demostrando que la asociación de dos cepas probióticas puede ser útil para tratar infecciones vaginales bacterianas.

Además, se demostró que ambas cepas probióticas colonizan la vagina, aspecto importante a la hora de prevenir las infecciones urinarias, ya que la vagina se presenta como un cortafuegos para el crecimiento y la migración de cepas patógenas como la E. coli.

Por tanto, la utilización de probióticos en la prevención de las infecciones urinarias muestra datos positivos, sobre todo en la prevención de infecciones recurrentes.

Referencias

• Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica. (2017). Sumario [XXI Congreso de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC)]. Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, 35(Esp. Congreso. 1), 1-2.
• Betrán, A., Lavilla, M. J., Cebollada, R., Calderón, J. M., & Torres, L. (2020). Resistencia antibiótica de Escherichia coli en infecciones urinarias nosocomiales y adquiridas en la comunidad del Sector Sanitario de Huesca 2016-2018. Revista Clínica de Medicina de Familia, 13(3), 198-202.
• Grin, P. M., Kowalewska, P. M., Alhazzan, W., & Fox-Robichaud, A. E. (2013). Lactobacillus for preventing recurrent urinary tract infections in women: meta-analysis. Can J Urol, 20(1), 6607-6614.
• Scharf, B., Schmidt, T. J., Rabbani, S., Stork, C., Dobrindt, U., Sendker, J., … & Hensel, A. (2020). Antiadhesive natural products against uropathogenic E. coli: What can we learn from cranberry extract?. Journal of Ethnopharmacology, 257, 112889.
• Paineau D, Carcano D, Leyer G. Effects of seven potential probiotic strains on specific immune responses in healthy adults: a double-blind, randomized, controlled trial. FEMS Immunol Med Microbiol. 2008;53(1):107-113.
• Bertuccini L, Russo R, Iosi F, Superti F. Effects of Lactobacillus rhamnosus and Lactobacillus acidophilus on bacterial vaginal pathogens. Intl J Immunopathology Pharmacology. 2017;30(2):163-167.

Deja un comentario

Desde Microbiota y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.