Gayuba, solución natural contra infecciones urinarias

La gayuba, o Arctostaphylos uva ursi, es una planta conocida desde la antigüedad por sus propiedades farmacológicas. La parte utilizada de la planta por sus propiedades medicinales son principalmente las hojas.

Además, por sus propiedades antisépticas y antiinflamatorias, es el principio activo que tiene un papel más interesante en el tratamiento de la cistitis.

Beneficios de la gayuba para tratar las cistitis

Infecciones del tracto urinario

Las infecciones del tracto urinario (ITUs) son la segunda causa de consulta por patología infecciosa en atención primaria, después de las infecciones respiratorias.

Más del 50% de las mujeres presentará al menos un episodio de ITU en su vida.

Aproximadamente un tercio de las mujeres afectas de ITU presentarán recurrencias. Es decir, 2 o más infecciones en 6 meses o 3 o más infecciones en un año.

Dentro de las ITUs, la más frecuente en la mujer es la cistitis (aproximadamente 80%). El término cistitis hace referencia a la inflamación de la vejiga urinaria, habitualmente de causa infecciosa.

Cursa con síntomas como sensación repentina de tener que orinar urgentemente, dolor-escozor al orinar, incontinencia y dolor en la zona del pubis. Puede haber fiebre, pero no es frecuente. En ocasiones, hay cambios en el color y el olor de la orina. Puede volverse más oscura y con un olor más fuerte.

La mayoría de las ITUs se generan por vía ascendente. Habitualmente están producidas por microorganismos procedentes de la zona del colon. Suelen ser enterobacterias, especialmente la E. coli. Estos gérmenes suelen estar presentes en la zona perineal.

En la mujer sana el mecanismo defensivo fundamental frente a las cistitis es la protección vaginal que se debe a la presencia de lactobacilos. Su función defensiva se basa principalmente en su capacidad de rebajar el pH en la zona por la producción de ácido láctico. Pero, también, producen sustancias antimicrobianas como agua oxigenada (H2O2).

Estas inhiben el crecimiento de los patógenos y surfactantes que impiden la adherencia bacteriana. Además, la microbiota vaginal aumenta la capacidad de estimular las defensas del huésped. Lo hace a través de la estimulación de citoquinas, macrófagos y leucocitos.

Infección de orina: tratamiento con gayuba

Tratamiento de las cistitis no complicadas

Un alto porcentaje de los casos de cistitis en la mujer se pueden clasificar como cistitis no complicadas.

La cistitis no complicada se define como una infección bacteriana aguda aislada o recurrente del tracto urinario inferior, limitada a mujeres no embarazadas. No está asociada a anomalías anatómicas o funcionales subyacentes del tracto urinario ni a comorbilidades crónicas.

Las cistitis no complicadas no siempre requieren tratamiento antibiótico. Por eso es importante recomendar a la mujer las medidas higiénico dietéticas adecuadas. Pero, además, conocer otras opciones que, en algunos casos, constituirán de manera única el tratamiento. Mientras que, en otros muchos casos, actuarán como coadyuvantes.

Dentro de estas opciones, hay que mencionar la fitoterapia, existen varias plantas que son útiles en casos de infecciones del tracto urinario.

Podemos citar el ortosifón, el solidago, el arándono rojo americano, o el brezo entre otras, pero en esta ocasión nos centraremos en la gayuba.

Porqué usar gayuba en las infecciones urinarias

La gayuba

La gayuba, o Arctostaphylos uva ursi, es una planta de la familia de las ericáceas, como la azalea, el madroño o el brezo.

Según las distintas zonas geográficas, recibe los nombres de alcantarilla, arenilla, belluga, gayubilla, aguavilla, bujarrola, uvaduz, uva del oso o su denominación más utilizada: gayuba.

Se trata de un arbusto de hoja perenne y de poca altura que se extiende de forma rastrera. Florece en primavera con pequeñas flores rosadas en forma de campanilla.

Estas dan lugar, posteriormente, a unas bayas rojas que son muy apreciadas como alimento por los animales salvajes, como el oso, de donde deriva una de sus denominaciones. Esas bayas no son comestibles por el humano.

 

 

Es un matorral propio de las zonas rocosas mediterráneas y es especialmente abundante en el Sistema Ibérico, aunque se puede encontrar también en otras zonas del norte de Europa. De hecho, la mayor parte de la gayuba que se comercializa proviene de España y Yugoslavia.

Es una planta conocida desde la antigüedad por sus propiedades farmacológicas. Aparece en tratados de Medicina del siglo XIII pero probablemente ya había sido utilizada previamente.

El uso tradicional de esta planta tiene que ver con distintas afecciones urológicas y prostáticas. La ESCOP (European Scientific Cooperative on Phytotherapy) ha aprobado su uso en infecciones leves de las vías urinarias como cistitis.

La parte utilizada de la planta por sus propiedades medicinales son principalmente las hojas. Entre sus principios activos cabe destacar la abundancia de taninos gálicos, los heterósidos hidroquinónicos como la arbutina, el arbutósido y metil arbutósido, los pigmentos flavónicos derivados del quercetol y triterpenos pentacíclicos como el ácido ursólico o el uraol.

Utiliza gayuba para las infecciones de orina

Cistitis y tratamiento con gayuba

La arbutina es la que se utiliza para titular la planta. Se ha establecido que debe contener al menos un 7% de este glucósido. Además, por sus propiedades antisépticas y antiinflamatorias, es el principio activo que tiene un papel más interesante en el tratamiento de la cistitis.

Este compuesto, al ser administrado por vía oral, es hidrolizado por la microbiota intestinal, de manera que se libera hidroquinona. La hidroquinona pasa a sangre y llega hasta el hígado, donde se conjuga con derivados glucurónicos y con ésteres de sulfato. Se elimina en estas formas químicas a través de la orina y allí es donde ejerce sus acciones.

La hidroquinona es especialmente activa frente a estafilococos, pero tiene un efecto bactericida frente a otros microorganismos causantes habituales de infecciones urinarias. Para que la hidroquinona actúe de manera óptima debe hacerlo en un ambiente alcalino, por lo que se recomienda durante su administración seguir una dieta alcalinizante, rica en vegetales.

El arbutósido, junto con los flavonoides, le confieren a la gayuba un efecto diurético suave. Por tanto, también es de utilidad en las infecciones de las vías bajas inferiores pues contribuye al arrastre de las bacterias presentes en la vejiga. La recomendación es incrementar la ingesta de agua para favorecer este efecto.

Los taninos tienen una acción astringente que es la responsable de la mayoría de los posibles efectos digestivos adversos que pueden ocurrir tras la ingesta de dosis elevadas de gayuba.

Derivado de sus principios activos, el uso de la gayuba o uva ursi es como coadyuvante en las infecciones de vías urinarias como cistitis, pielonefritis, prostatitis e incluso litiasis por su ligero efecto diurético. Por vía tópica, es útil para promover la cicatrización en heridas y úlceras, tanto cutáneas como en mucosa oral.

Las dosis altas de gayuba pueden producir síntomas digestivos como nauseas y vómitos. No está indicado en pacientes con insuficiencia renal o insuficiencia hepática. No está recomendado en embarazo ni en madres lactantes. Tampoco en niños puesto que no se han establecido los posibles efectos adversos en edades tempranas.

Referencias

http://www.medizzine.com/plantas2/gayuba.php
Torres, A. H. (2008). Gayuba (” Arctostaphylos uva-ursi”),” La planta eficaz para combatir infecciones de orina”. Rehalda: Revista del Centro de Estudios de la Comunidad de Albarracín, (7), 61-66.

Deja un comentario

Desde Microbiota y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.