Evidencia de los lactobacilos vaginales en la prevención de las ITUs

Las infecciones urinarias (ITU) son más frecuentes en mujeres ya que las bacterias llegan con más facilidad, provocando la infección. Más del 50% de las mujeres han sufrido alguna vez una infección urinaria y, en un 20%, es recurrente. Estos datos sugieren buscar tratamientos alternativos y de prevención para evitar las recidivas. En este sentido, empieza a tener aceptación el uso de lactobacilos vaginales como alternativa a la terpaia antibiótica convencional.

¿Qué provoca las infecciones urinarias?

Existen numerosos microorganismos, muchos de los cuales provienen del intestino, que pueden infectar las vías urinarias. Uno de ellos es la E. Coli. Es responsable de un 80% de las infecciones agudas y que, tras su salida del recto, contaminan la región perianal.

A partir de aquí pueden acceder a la uretra y desde allí a la vejiga urinaria. Dado que la distancia entre orificio uretral y la zona perianal es grande, la vagina sería una zona intermedia en la que puede colonizar. De esta forma, se aumentan las probabilidades de acceder posteriormente a la uretra.

Ahora bien. Los microorganismos intestinales son muy sensibles a la acidez vaginal. Esto impedirá su asentamiento si la vagina está colonizada por lactobacilos.

Lactobacilos vaginales. ¿Cuáles son?

Actualmente con las técnicas de identificación de microorganismos, basadas en el análisis de secuenciación de ARN, se ha podido comprobar que los lactobacilos predominantes en vagina son:

  • Lactobacillus crispatus
  • El L. iners
  • L. jensenii
  • Además de L. gasseri

También son frecuentes L. salivarius y L. vaginalis. Por último aparecen con alguna frecuencia lactobacilos ambientales y colonizadores del aparato digestivo como L. rhamnosus, L. casei y L. plantarum.

¿Cómo actúan los lactobacilos presentes en la vagina?

La acción de estos lactobacilos en la mucosa vaginal se basa en tres mecanismos:

  1. Interferencia con la colonización de organismos patógenos en la mucosa vaginal. La colonización depende del reconocimiento específico entre moléculas superficiales del microorganismo (adhesinas) y del hospedador (receptores). Además de la adaptación a las condiciones del ambiente e, incluyendo, la utilización eficaz de los nutrientes disponibles. La colonización por patógenos solo ocurrirá cuando disminuya la microbiota autóctona. Por ejemplo, tras un tratamiento con antibióticos.
  2. Producción de compuestos antimicrobianos. Los compuestos antimicrobianos sintetizados por los lactobacilos vaginales son fundamentalmente tres. Los ácidos orgánicos, el agua oxigenada y las bacteriocinas. La producción de ácido es el principal mecanismo de protección de la mucosa vaginal. Hace que el pH de la misma sea de 4 – 4,5 y da lugar a unas condiciones que resultan tóxicas para la mayoría de los patógenos. El agua oxigenada es un antiséptico. Su producción es típica en dichos lactobacilos, que aguantan concentraciones relativamente elevadas de la misma a diferencia de lo que ocurre con otras bacterias patógenas. Las bacteriocinas son péptidos (proteínas pequeñas) que matan a las bacterias porque abren poros en sus membranas que hacen que las células se vacíen. Además, inhiben la formación de la pared que las envuelve. Se puede decir que este modo de acción es semejante al de las penicilinas.
  3. Coagregación con los patógenos potenciales. Esta cualidad es muy evidente en algunos lactobacilos de la vagina respecto a diversos patógenos que comparten su hábitat. Es el caso de la Candida albicans. Los lactobacilos se adhieren a la Candida, lo que hace que:
    • Por un lado, se bloquee la unión del patógeno a la mucosa.
    • Y, por otro, la vecindad de ambos microorganismos aumenta la efectividad de los compuestos antimicrobianos producidos por el propio lactobacilo.

Toma de lactobacilos vaginales por vía oral

Dado que el recto actúa como un reservorio para los lactobacilos presentes en la vagina, sugiere que la utilización por vía oral de cepas probióticas es una ruta de administración efectiva. Basándose en este principio, existen datos que señalan que la toma continuada de dosis adecuadas de algunas cepas probióticas, se sigue de un mayor aislamiento en la vagina de estos microorganismos a partir de una semana de tratamiento.

Además, existen estudios semejantes en mujeres asintomáticas. Estos estudios revelan que las mujeres que habían tomado probióticos presentaban un incremento significativo del grado de colonización por lactobacilos. Además, revelaba la reducción de la colonización por patógenos.

Evidencia de los probióticos con lactobacilos vaginales en la prevención de la infección urinaria recurrente

Los probióticos también pueden contribuir a la prevención de las recidivas. Y es que consiguen mantener el equilibrio en la composición de la microbiota autóctona.

La evidencia científica del efecto saludable de los probióticos en las infecciones urinarias muestra datos que permiten recomendarlos como adyuvantes. Es decir, tras el tratamiento antibiótico, en las pacientes con clínica. El uso de lactobacilos para la prevención de la ITU y restablecer la ecología vaginal está ganando aceptación como una alternativa a la terapia antibiótica convencional 1,2,3.

La aplicación vaginal de L. crispatus reduce el número de cistitis recurrentes en las mujeres premenopáusicas 3.

  • Protegen a la vagina frente a la colonización por uropatógenos.
  • Interfieren en la adherencia de éstos al epitelio vaginal. Bloquean sus receptores por mecanismos de exclusión o desplazamiento.
  • E inhiben la multiplicación de estos uropatógenos mediante la producción y excreción de H2O2, ácido láctico y bacteriocinas.

Según distintos estudios y diferentes cepas utilizadas, se consigue una reducción de la cistitis del 50-73% 1.

¿Qué demuestran los estudios?

  • La administración de los lactobacilos que son habitantes naturales de la vagina, pueden ser beneficiosos para prevenir las infecciones urinarias recurrentes en las mujeres 4
  • La administración de lactobacilos tras el tratamiento antibiótico de una infección urinaria, disminuye el número de recidivas 5
  • Los probióticos han resultado ser seguros y efectivos en el tratamiento preventivo de las infecciones urinarias en mujeres adultas 6

La vía oral de administración de los probióticos vaginales (lactobacilos) requiere una duración al menos 15 – 30 días. Es debido a que tendrán que realizar la colonización de la mucosa vaginal de forma indirecta a través de su salida por el tubo digestivo. En el caso de una infección activa, la administración se iniciaría tras el tratamiento antibiótico.

Lactobacilos vaginales: ¿qué beneficios aportan? - HeelProbiotics - HeelEspaña
Cuidado de la flora vaginal – HeelProbiotics – HeelEspaña

Bibliografia

1.Andreu A. Patogenia de las infecciones urinarias. Pigran C. Infección del tracto urinario. Ed. Ergon;

2.Pigrau C. Infecciones urinarias recurrentes: factores predisponentes y estrategias de prevención. En: Pigrau C, ed. Infección del tracto urinario. Ed. Ergon, 2013: 85104.

3. Grabe M. Guidelines on urological infections. Eur Assoc Urol. 2014

4.Falagas, M. E., Betsi, G. I., Tokas, T., & Athanasiou, S. (2006). Probiotics for prevention of recurrent urinary tract infections in women. Drugs, 66(9), 1253-1261

5.Stapleton A, Au-Yeung M, Hooton T,3 Fredricks D, Roberts P. Randomized, Placebo-Controlled Phase 2 Trial of a lactobacillus crispatus Probiotic Given Intravaginally for Prevention of Recurrent Urinary Tract Infection. Clin Infect Dis. 2011 May 15; 52(10): 1212–1217.

6.Grin, P. M., Kowalewska, P. M., Alhazzan, W., & Fox-Robichaud, A. E. (2013). Lactobacillus for preventing recurrent urinary tract infections in women: meta-analysis. Can J Urol, 20(1), 6607-6614

4 responses to “Evidencia de los lactobacilos vaginales en la prevención de las ITUs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *