Faringitis crónica e inflamación de la mucosa permanente

La faringitis crónica es una enfermedad del tracto respiratorio superior caracterizado por inflamación de la mucosa faríngea. Es una enfermedad frecuente en las consultas de otorrinolaringología. Los pacientes que presentan faringitis crónica sufren una mala calidad de vida.

Causas de la faringitis crónica

Conocer más sobre la faringitis crónica

En la faringitis crónica puede verse afectadas diferentes zonas anatómicas de la faringe como la nasofaringe, la laringe, y la orofaringe, ya que el proceso inflamatorio, puede afectar a todas estas estructuras.

La faringitis de forma general es una infección común de las vías respiratorias superiores que generalmente desaparece después de unos días, pero si los síntomas persisten o reaparece de nuevo estamos ante una faringitis crónica.

Se trata de un estado inflamatorio crónico de la faringe caracterizado por hipertrofia de la mucosa, glándulas seromucosas, folículos linfoides subepiteliales e incluso la capa muscular de la faringe.

La faringitis crónica se caracteriza por dolor de garganta persistente.

Faringitis aguda versus faringitis crónica

La faringitis crónica se diferencia de la faringitis aguda en que su duración es superior a dos semanas y no responde a los tratamientos de la faringitis aguda.

La faringitis aguda es más frecuente que la faringitis crónica. El tratamiento consiste en tratar los síntomas y, por lo general, desaparece en 10 días.

En comparación, la faringitis crónica persiste durante mucho más tiempo, a menudo durante varias semanas. Hay muchas causas diferentes, y el tratamiento consiste en abordar el problema subyacente.

La mayoría de los casos de faringitis aguda son virales (más del 70%), pero algunos son bacterianos. Los antibióticos solo son útiles en el caso de infección bacteriana, pero, aun así, no siempre el tratamiento con antibióticos es necesario para todos los pacientes. Sin embargo, la faringitis crónica puede ser causada por varios factores diferentes a la infección.

Métodos para aliviar la faringitis crónica

¿Cuáles son los síntomas de la faringitis crónica?

La faringitis crónica se clasifica según los cambios en la mucosa en:

  • Catarral (simple)
  • Atrófica
  • Hipertrófica (hiperplásica, granulosa)

Estas formas a veces se combinan, por ejemplo, pueden aparecer cambios atróficos en la mucosa junto con hiperplasia del tejido linfoide.

Los síntomas de la faringitis crónica incluyen:

  • Dolor o picazón en la garganta
  • Ronquera
  • Sensación de cosquilleo en la garganta
  • Tener la sensación de cuerpo extraño en la garganta. El paciente tiene un deseo constante de aclarar la garganta
  • Dificultad para tragar
  • Secreciones densas e incoloras
  • Sensación de sequedad en la garganta
  • Voz cansada

 

 

Si existe un factor infeccioso causante del dolor de garganta, también puede aparecer:

  • Fiebre
  • Tos
  • Dolores de cabeza
  • Náuseas y vómitos
  • Ganglios inflamados en el cuello
  • Estornudos

Otros signos tras la exploración

Además, se pueden observar una serie de signos en la exploración de la mucosa faríngea:

  • Congestión de la pared posterior de la faringe, los pilares pueden estar engrosados.
  • Aumento de la secreción de moco.
  • La pared posterior de la faringe puede presentar nódulos rojizos en caso de faringitis granular.
  • Las pilares laterales de la faringe pueden estar aumentados de tamaño y la úvula puede estar alargada e hipertrofiada.

Aliviar la faringitis crónica con esprays

¿Qué puede provocar una faringitis crónica?

En la faringitis crónica existe inflamación crónica y una debilidad constitucional de la mucosa faríngea. La faringitis crónica tiene muchas posibles causas subyacentes, pudiendo ser causada por factores como:

  • Agentes irritantes. Existen numerosos agentes, tanto físicos como químicos, que pueden causar una irritación en la faringe. El caso más obvio es el humo del tabaco. El humo contiene partículas finas de materia sólida, gaseosa y líquida transportadas por el aire, que incluye productos químicos nocivos. El humo puede generarse al quemar tabaco, madera, hierba, carbón, plástico, gases de escape industriales o casi cualquier otro material combustible o actividad que involucre la combustión de carbono. La exposición prolongada o frecuente al humo puede causar faringitis persistente.
  • Infección. Infecciones persistentes en las estructuras circundantes de la faringe, como los senos paranasales, las amígdalas, la nariz, etc., incluida la sepsis dental pueden causar faringitis crónica.
  • Alergias o reacciones alérgicas. La faringitis crónica se puede desarrollar tras una constante exposición a ciertos alérgenos, que desencadenan una respuesta inflamatoria y acaban dañando la mucosa faríngea de forma crónica. Un caso claro de esta proceso es la rinitis alérgica
    En la rinitis alérgica, el cuerpo responde frente a un alérgeno liberando sustancias como la histamina. Esto provoca que la mucosa de los senos paranasales, los ojos y las fosas nasales se inflamen. La congestión nasal, los estornudos, el goteo posnasal y el picor en la garganta son síntomas comunes de la rinitis alérgica. El goteo posnasal es producido porque las glándulas mucosas de la nariz y la garganta producen cantidades excesivas de moco espeso, lo que puede hacer que la faringe se hinche y se irrite.
    Existe una entidad que se denomina esofagitis eosinofílica, en la que existe un trastorno del esófago de carácter alérgico, provocando irritación e incluso en ocasiones, provoca su estrechamiento. Esta irritación puede deberse a alergias alimentarias o ambientales. No es posible diagnosticar la esofagitis eosinofílica mediante pruebas de alergia estándar y es difícil identificar qué alimentos están causando el problema, ya que las reacciones alérgicas a menudo se retrasan en este trastorno.

Otros factores

  • Reflujo ácido. La existencia de un reflujo gastroesofágico que llegue a la parte superior de la faringe, o el consumo excesivo de alcohol y picante, pueden causar daños en la mucosa de la faringe.
  • Respiración bucal. Se trata de la exposición de la faringe al aire que no ha sido filtrado, calentado y humidificado. Se produce como resultado de pólipos nasales, rinitis, hipertrofia de cornetes, adenoides, tumores.
  • Alteraciones endocrinas. Aquí se engloban ciertas alteraciones hormonales existentes durante la menopausia o en personas con diabetes, hipotiroidismo, etc., que pueden producir la aparición de la faringitis crónica.
  • Cáncer de garganta. Es una causa bastante rara de dolor de garganta crónico. El cáncer de garganta generalmente afecta a la laringe o la faringe, y el dolor de garganta es uno de sus síntomas.

Cómo tratar la faringitis crónica

¿Cómo podemos aliviar la faringitis crónica o el dolor de garganta crónico?

Debido a la amplia variedad de factores que pueden provocar la aparición de la faringitis crónica, el tratamiento para esta enfermedad será distinto en función del agente causal que se identifique. Existen algunas recomendaciones generales para aliviar los síntomas de la faringitis crónica:

  • Utilizar soluciones salinas para desinfectar la faringe realizando gargarismos
  • Buena hidratación
  • Evitar el tabaco y la exposición a todas las sustancias que puedan provocar irritación como alérgenos, humo, productos químicos, etc. Evitar el aire acondicionado y el ambiente seco.
  • Empleo de mucolíticos para favorecer la expectoración y el carraspeo.
  • Utilización de productos a nivel local o espray con sustancias naturales para reducir los síntomas de la garganta, por ejemplo, productos que contengan própolis, malva, zanthoxylum, aloe, plántago, viola, etc.
  • Evitar tomar bebidas muy calientes o frías.

Tratamiento subyacente

Junto a estas recomendaciones generales se debe instaurar el tratamiento de la causa subyacente:

  • Rehabilitación fonatoria, en los casos en los que la faringitis sea causa de un mal uso vocal.
  • En caso de infección: se utilizarán antibióticos. Si el trastorno reaparece con frecuencia o es particularmente grave, se puede considerar la amigdalectomía.
  • La rinitis alérgica a menudo se trata con aerosoles nasales, aerosoles salinos y medicamentos para la alergia.
  • El reflujo gastroesofágico se puede tratar con cambios en el estilo de vida para eliminar los desencadenantes. Hablamos del estrés y el exceso de peso, cambios en la dieta y medicamentos como los inhibidores de la bomba de protones.
  • En el caso de neoplasia de la garganta se utilizará el tratamiento correspondiente al tipo de tumor diagnosticado.
Referencias

• Renner, B., Mueller, C. A., & Shephard, A. (2012). Environmental and non-infectious factors in the etiology of pharyngitis (sore throat). Inflammation Research, 61(10), 1041-1052.
• Medscape. “Allergic Rhinitis”. 14 November 2017. https://emedicine.medscape.com/article/134825-overview
• Wolford, R. W. (2020). goyal A, Belgam Syed SY, Schaefer TJ. pharyngitis. [Updated 2020 Mar 30]. Statpearls [Internet]. Treasure Island (Fl): Statpearls publishing.
• C Murray, R., & K Chennupati, S. (2012). Chronic streptococcal and non-streptococcal pharyngitis. Infectious Disorders-Drug Targets (Formerly Current Drug Targets-Infectious Disorders), 12(4), 281-285.

Deja un comentario

Desde Microbiota y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.