Desgaste emocional y trastornos del estado de ánimo en opositores

La falta de tiempo para cumplir las tareas y la presión constante de estudiar son factores son muy comunes en personas que preparan una oposición.

El desgaste emocional que se produce en ellos es muy común y, además, presentan unos niveles muy elevados de estrés.

Oposiciones y desgaste emocional

Qué nos provoca estrés y ansiedad

A lo largo de nuestra vida nos enfrentamos a diversas situaciones y acontecimientos que ponen a prueba nuestro equilibrio físico y mental y que pueden provocarnos, entre otras reacciones, estrés y ansiedad. Es muy frecuente este tipo de reacciones en el ámbito académico.

El estrés es reconocido como un fenómeno natural en los estudiantes y que se puede acentuar cuando llegan las pruebas de evaluación como exámenes, selectividad, oposiciones, etc.

El estrés es un proceso por el cuál un determinado estímulo o suceso se percibe como amenazante generando diferentes respuestas fisiológicas, emocionales y conductuales. De modo que, dicha respuesta no es perjudicial, sino más bien oportuna.

La interpretación que hacemos de los sucesos es subjetiva, de manera que dos personas pueden entender la misma situación de manera diferente.

Cuando la situación estresante (laboral, social, etc.) es excesiva frente a los recursos de afrontamiento que se poseen, se van a desarrollar una serie de reacciones emocionales negativas (desagradables), de las cuáles las más importantes son: la ansiedad, la ira y la depresión.

La mayor parte de los cambios biológicos que se producen en el organismo cuando está sometido a una reacción de estrés no son perceptibles para el ser humano.

Pero si el estimulo estresante continúa y se cronifica, los mecanismos adaptativos del estrés permanecerían activados más tiempo de lo normal provocando daño en los diferentes órganos y sistemas, produciendo un mayor riesgo de presentación de distintas enfermedades: enfermedades infecciosas, procesos inflamatorios localizados o sistémicos, enfermedades cardiovasculares o enfermedades inmunes.

A nivel psicológico muchos síntomas producidos por el estrés pueden ser fácilmente identificados. La reacción más frecuente cuando nos encontramos sometidos a una reacción de estrés es la ansiedad.

Cómo evitar el desgaste emocional que provocan los exámenes

El desgaste emocional de los opositores

Los eventos estresantes o estresores más reconocidos son los exámenes, la redacción de trabajos, la sobrecarga, la falta de tiempo para cumplir las tareas y la presión constante de estudiar.

Todos estos factores son muy comunes en personas que preparan una oposición o que están estudiando una carrera universitaria y presentan unos niveles muy elevados de estrés con relación a la población general, pudiendo existir una mayor probabilidad de desgaste emocional y de padecimiento de morbilidades psicológicas.

A nivel fisiológico se ha encontrado que las personas con altos niveles de estrés presentan cifras elevadas de presión arterial sistólica y diastólica, así como un aumento de la frecuencia cardiaca, en comparación con personas con menor grado de estrés, en comparación con personas sin estrés.

Igualmente, los altos niveles de estrés se asocian con menor rendimiento académico y menor competencia percibida en esta población.

El desgaste emocional que padecen los opositores

¿Qué problemas podemos encontrar en una persona que prepara oposiciones?

Entre los trastornos que pueden presentar las personas que preparan oposiciones, lo que provoca el síndrome del opositor, encontramos:

  • Ansiedad. La ansiedad es un estado de agitación, inquietud o cambio importante del estado de ánimo. La ansiedad puede mostrarse como una sensación intensa de nerviosismo que se acompaña de síntomas a nivel físico como aumento de la tensión muscular, dolores musculares, palpitaciones, sensación de presión o ahogo sobre el pecho, etc.
    A nivel cognitivo puede aparecer preocupación, pensamientos negativos, fracaso, etc.
  • Unos niveles bajos de ansiedad pueden ayudar a aumentar la motivación y mejorar el rendimiento; sin embargo, un exceso de ansiedad provoca justo lo contrario, interfiriendo gravemente sobre el rendimiento de la persona. En ocasiones la ansiedad se manifiesta como irritabilidad.
  • Alteración del estado de ánimo. Muchas personas se sienten tristes, apáticas, sin ilusión, con falta de alegría y energía, etc., es decir, con un bajo estado de ánimo y no disfruta con las cosas que anteriormente le gustaba. Es frecuente la irritabilidad y la labilidad emocional. La persona experimenta cambios constantes en el estado de ánimo, encontrándose a veces muy motivado y capaz de todo, y en otras ocasiones con la sensación de que se encuentra totalmente agotado, sin energía y abocado al fracaso.
  • Somatizaciones. Pueden llegar a aparecer síntomas físicos como: cansancio generalizado, dolores o punzadas en la cabeza, tics, problemas estomacales, caída del cabello, dermatitis, problemas digestivos, problemas de sueño, dolor en el pecho, etc.
  • Insomnio. La persona que estudia una posición presenta trastornos del sueño en forma sobre todo de conciliación y despertares precoces, impidiendo un adecuado descanso, provocando un menor rendimiento en el estudio.

 

 

Y también hallamos…

  • Fatiga mental. Es frecuente encontrar cierto grado de cansancio mental debido a la alta actividad mental y los problemas para desconectar.
  • Culpabilidad. Este sentimiento resulta especialmente característico para el estudiante de oposiciones. Siente culpa de forma frecuente, cuando no está estudiando, incluso cuando se encuentra descansando. Este sentimiento de culpa impide que pueda desconectar y descansar.
  • Dificultades de atención y concentración. La persona que presenta estrés por la oposición o los exámenes observa que a pesar de las horas que emplea en estudiar, los resultados no resaltan el esfuerzo realizado sobre todo por problemas en la capacidad de concentración.
  • Incapacidad para tolerar la incertidumbre y altos niveles de autoexigencia. El opositor tiene la sensación de que nunca estudia lo suficiente, incluso cumpliendo con su programa y con sus objetivos a diario.
  • Problemas de autoestima. La pérdida de autoestima, la inseguridad y la sensación de minusvalía van apareciendo conforme la persona (estudiante, opositor) se va implicando en el proceso, favoreciendo los pensamientos negativos acerca del examen. La persona duda sobre uno mismo y sobre la elección de opositar
  • Aislamiento y soledad. Debido a la intensa rutina de estudio, el contacto social se ve considerablemente reducido. Además de esto, la persona va perdiendo el interés por las relaciones sociales y deja de disfrutar de ellas, lo que provoca aún más aislamiento. Al no poder desconectar del estudio el opositor renuncia a sus actividades de ocio y tiempo libre. La persona tiene la sensación de estar harta y presenta dificultades de socialización con otras personas. Es frecuente el fenómeno de ausencia, la persona parece no estar presente en la relación social.

Qué hacer ante el desgaste emocional de las oposiciones

¿Qué hacer frente al estrés y el desgaste emocional?

Ante una situación de estrés, se debe afrontar a través de numerosas medidas, entre las que destacan:

  • Estrategias de adaptación a las situaciones de estrés prestando mucha atención a las señales corporales.
  • Terapias cognitivo-conductuales para provocar una restructuración de pensamientos negativos y combatir las creencias negativas de la persona sobre la eficacia personal.
  • Relajación y gestión del tiempo. Las técnicas de relajación y aprender a gestionar mejor el tiempo. La mala utilización del tiempo es unos de los factores causantes de estrés. Para luchar contra el mal uso del tiempo se debe alentar a la persona a la dedicación de más tiempo a intereses, aficiones, familia y amigos.
  • Practica de ejercicio físico puede ayudar a reducir el estrés. El ejercicio físico habitual permite descargar tensiones y canalizar la agresividad y mejora el funcionamiento cardiovascular y la circulación. Pero, también, disminuye el colesterol y los triglicéridos, evita problemas de insomnio, aumenta la tasa metabólica y reduce el peso corporal.
  • Alimentación adecuada. Es necesario reponer los nutrientes y otras sustancias que ayudan a producir dopamina y serotonina. Algunos ejemplos son la vitamina del grupo B sobre todo la Vitamina B6, magnesio, triptófano, etc. También es imprescindible el calcio, la vitamina C, los ácidos grasos omega 3 y alimentos ricos en antioxidantes. Además, hay que tener presente que el cuerpo necesita más recursos energéticos. Por eso, cuando estamos estresados, nos apetecen más alimentos procesados con grasas hidrogenadas y un exceso de azúcar o sal, alimentos que desequilibran el sistema nervioso.
Referencias

• Lemos, M. A., Henao-Pérez, M., & López-Medina, D. C. (2018). Stress and mental health in medical students: relation with coping and extracurricular activities. Archivos de medicina, 14(2), 3.
• Vindel, A. C. (2010). Ansiedad, estrés, emociones negativas y salud. Atrapados por el estrés.
• Romera, J. A., & de la Fuente, J. (2021). Relationships between test anxiety, self-regulation and strategies for coping with stress, in professional examination candidates. Anales de Psicología/Annals of Psychology, 37(2), 276-286.
• Pérez Grandamarina, D. (2020). Estrés académico y regulación emocional en estudiantes universitarios (Doctoral dissertation, Universidad Argentina de la Empresa).

Deja un comentario

Desde Microbiota y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.