Cuidados de la piel en invierno

La piel, al estar en contacto con el exterior, está sometida a los cambios de temperatura y de humedad. Y el invierno, debido a las condiciones adversas que provoca el frío, puede producir cambios en la hidratación de la piel. Por ello es necesario mantener unos cuidados de la piel en invierno para que se mantenga sana.

No olvides los cuidados de la piel en invierno

La piel y sus funciones

La piel constituye una de las principales estructuras de contacto con el exterior. La riqueza en terminaciones nerviosas de la dermis le permite detectar diferentes estímulos relacionados con el dolor, el tacto, la presión o la temperatura. Y, después, enviar esta información hasta el sistema nervioso central.

El papel de la piel como órgano sensorial es fundamental.

Pero, además, la piel tiene también un papel protector frente a traumatismos gracias, fundamentalmente, al tejido celular subcutáneo. Pero también frente a otras posibles agresiones externas como la penetración de sustancias químicas, virus o bacterias.

Y por si esto no fuera complicado, la piel constituye una barrera, pero dinámica, es decir: mientras que debe impedir el paso de sustancias o microorganismos patógenos, tiene a su vez que permitir la penetración de otras sustancias, lo que es fundamental para cualquier tratamiento tópico, parches transdérmicos, etc.

Sí, difícil papel el de la piel. Difícil y, por supuesto, importante. Y la única manera de poder realizar todas estas funciones, es manteniendo el contacto con el exterior. Esto hace que la piel se vea sometida a los cambios de temperatura y de humedad, así como a la posible acción negativa de irritantes, polución o microorganismos.

¿Cuáles son los mejores cuidados de la piel en invierno?

La piel y las condiciones climatológicas en invierno

Nos centraremos en esta ocasión en los daños que puede sufrir la piel por efecto de las condiciones climatológicas propias del invierno.

Durante el invierno debemos soportar bajas temperaturas que, a menudo, sobre todo en el interior de la península, se asocian con un bajo grado de humedad. Estas condiciones adversas pueden producir cambios en la hidratación de la piel así como en la capa lipídica de ésta.

Las partes más afectadas son las regiones expuestas. Hablamos de las manos, mejillas y cuello. Pero no tenemos que olvidarnos de los labios, que pueden sufrir deshidratación y agrietamiento durante la época invernal.

Aunque en todos los casos, el frío afecta a la piel, hay pacientes especialmente sensibles:

  • Entre los niños y los jóvenes es más frecuente la urticaria por frío. Se trata de la aparición de habones, con picor intenso, que ocurren tras la exposición al frío intenso o el contacto con agua muy fría.
  • En los ancianos es muy frecuente la xerosis invernal. Es la extrema sequedad de la piel que se produce como consecuencia del ambiente frío y seco. La xerosis invernal cursa con picor y aparición de grietas en la piel que podrían sobreinfectarse. Hay que tener especial cuidado de que esto no ocurra en diabéticos y en pacientes inmunodeprimidos. También pueden estar presentes lesiones eccematosas descamativas. El frío, acompañado de una baja humedad relativa del aire, dificulta el recambio celular en la piel, además de alterar la proporción de lípidos que conforman la capa más externa. Estas dos circunstancias son las que hacen que la piel se vuelva más vulnerable y con menos capacidad de protección. Si a esto se le añade el uso de jabones inapropiados o el contacto con irritantes, la aparición de las zonas de xerosis, sobre todo en manos, es muy probable. El uso de los geles hidroalcohólicos puede condicionar una mayor sequedad en la piel. Por ello es conveniente que, después de su aplicación, se usen cremas hidratantes que contrarresten la posible agresión.
    Aunque hemos hecho la relación entre xerosis invernal y ancianos, porque es el grupo de población en el que es más probable, hay que decir que no es exclusivo de esta franja de edad. Se puede dar también en personas más jóvenes con tendencia a la piel seca.

¿Y los pacientes con dermatitis atópica?

Los pacientes atópicos tienen una piel más seca de lo normal por aumento de la pérdida de agua transepidérmica y un defecto en la función de barrera de la piel.

El frío y la sequedad pueden agravar el cuadro y favorecer la aparición de brotes de dermatitis.

Las personas que sufren de dermatitis atópica saben que deben cuidar su piel de manera especial todos los días con emolientes. Pero, en algunas épocas del año o bajo algunas circunstancias, los cuidados deben extremarse para impedir la aparición de lesiones.

No olvidar los cuidados de la piel en invierno

Los mejores cuidados de la piel en invierno

Veamos a continuación cuáles son los cuidados de la piel en invierno. Y cuáles son los más recomendados para mantener la hidratación y la protección de la piel durante los meses fríos:

  • Realmente, si tuviéramos que elegir sólo uno de los consejos que vamos a mencionar, sin ninguna duda, el elegido sería este: hidratación de la piel. La hidratación debe hacerse con emolientes y cremas adecuados. Además de algunos conocidos principios activos como la urea o la lanolina, hay que mencionar otros como la ectoína. Esta ha demostrado tener un efecto protector y reparador de la piel, y por supuesto hidratante. También podemos mencionar el cardiospermum, un extracto vegetal que presenta un efecto antiinflamatorio y antipruriginoso. La hidratación debe hacerse a diario, utilizando un emoliente después de la ducha y aportando una hidratación extra en cara y manos con cremas adecuadas.
    No hay que olvidarse de los labios, que también son muy propensos a presentar sequedad; deben tratarse con productos específicos e hidratarlos con frecuencia.
  • Si la hidratación externa es importante, no lo es menos la interna. Es por ello que la recomendación de ingerir 1.5-2 litros de agua diarios debe hacerse también en invierno. Por supuesto, que con el frío parece que nos apetece menos beber agua, pero las infusiones o los caldos pueden ser una buena solución.
  • Acompañando a las recomendaciones de ingesta de agua, deben ir también las recomendaciones dietéticas. Es importante el consumo de frutas y hortalizas. Van a proporcionar antioxidantes que son necesarios para la reparación de la piel.
  • Debe huirse del consumo de alcohol que produce deshidratación. Y también del tabaco, que aumenta los fenómenos oxidativos, lo que se manifiesta en una peor calidad de la piel.
  • En cuanto a la temperatura y el ambiente, hay que procurar no sufrir cambios bruscos de temperatura. Por eso la calefacción no debe estar muy alta dentro de la casa para impedir que la salida a la calle conlleve una importante diferencia. Pero es que, además, la calefacción reseca aún más el ambiente de las estancias.

Porqué seguir cuidados de la piel en invierno

  • También hay que evitar las temperaturas extremas en la ducha. Por lo tanto lo ideal es la ducha con agua tibia, ni muy caliente, ni muy fría.
  • Cuidado con los jabones. Deben tener un pH similar al de la piel, es decir 5.5. Cuanto menos perfume o colorantes contengan, menos lesivos serán para la piel.
  • El lavado excesivo de las manos puede ayudar a que aparezca xerosis. Actualmente, por la pandemia de coronavirus, debemos seguir las recomendaciones de lavado frecuente de manos. Por ello, la hidratación después de cada lavado se hace fundamental.
  • Por último, hay que recordar que el sol también existe en invierno. Hay que tener mucho cuidado sobre todo en zonas con nieve, pues ésta puede llegar a reflejar hasta un 80% de las radiaciones solares; el uso de cremas solares es una buena forma de proteger la piel es estas circunstancias.

Durante todo el invierno, el agua, un buen emoliente y una crema hidratante para manos y cara y como no, unos guantes para los días más fríos, pueden ayudar a mantener la piel en condiciones óptimas en espera de que llegue la próxima primavera.

Referencias
https://www.tucanaldesalud.es/es/voz-especialista/urticaria-frio-cuales-sintomas
https://grupopedrojaen.com/blog/xerosis-invernal-cuidados-de-la-piel-en-invierno

 

Deja un comentario

Desde Microbiota y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.