7 consejos para tratar la piel atópica en bebés

Piel atópica en bebés: Cuidados - HeelProbiotics - HeelEspaña

Cuidar la piel atópica en bebés resulta importante y urgente debido a la necesidad de controlar el picor y, con ello, mejorar la calidad de vida del paciente. La dermatitis atópica (DA) es una enfermedad crónica de la piel, caracterizada principalmente por:

  • La existencia de picor intenso (purito)
  • Aparición de lesiones de enrojecimiento e inflamación (eczema)
  • Sequedad
Consejos para la piel atópica en bebés - HeelProbiotics - HeelEspaña
Medidas para evitar brotes de dermatitis atópica en los bebés – HeelProbiotics – HeelEspaña

Esto provoca la aparición de lesiones de rascado y un empeoramiento de las lesiones. Inevitablemente, conlleva unos síntomas específicos, como una mayor irritación de la piel, la aparición de heridas y sobreinfección. Se trata de una enfermedad que cursa con brotes.

Prevalencia de la dermatitis atópica

La prevalencia de la dermatitis atópica varía de unas zonas geográficas a otras. En general en España pueden encontrarse síntomas de la dermatitis atópica, en algún momento, entre un 6 y un 15%. En adultos, está alrededor del 6-7% y pudiendo llegar en niños hasta el 15%. No existen diferencias significativas en relación con el sexo.

El inicio de la enfermedad se produce fundamentalmente en el primer año de vida. El 80% se produce durante los primeros cinco años de vida.

¿Por qué se produce la dermatitis atópica?

La DA tiene una base genética hereditaria en la que se combinan distintas alteraciones inmunológicas en la piel que condicionan una disfunción de la barrera cutánea.

La dermatitis atópica es la manifestación cutánea de la atopía. Es decir, la predisposición de ciertas personas a sufrir de enfermedades como asma y rinitis alérgicas. En la aparición de atopia intervienen mecanismos inmunológicos, genéticos, ambientales, factores externos como algunos alimentos – aunque muy debatido –, la existencia de alérgenos o microorganismos. Incluso, podemos hablar de otros factores como sequedad ambiental, disminución de la temperatura, etc., que podrían actuar como estímulos desencadenantes.

Es relativamente frecuente su desaparición de manera espontánea a los pocos años. En los adultos puede presentarse como un cuadro eccematoso de aparición alrededor de los 20 años. O bien, puede ser una continuación de una dermatitis iniciada en la infancia – a pesar de que se resuelve hasta en el 50% de los casos al llegar a la adolescencia – y supone un importante problema socio-sanitario.

Características principales de la DA

La atopia se caracteriza por la existencia de una triada clásica: asma, rinoconjuntivitis y dermatitis, aunque en realidad sus manifestaciones pueden ser muy variadas. Es decir, serían individuos que presentan una hiperreactividad, en este caso cutánea, frente a diversos factores ambientales que son inocuos para individuos no atópicos. Existen una serie de factores extrínsecos que pueden desencadenar o agravar un episodio de dermatitis atópica. Estos son:

  • Infecciones
  • Dieta
  • Irritantes y alérgenos de contacto
  • Alérgenos (sobretodo aéreos)
  • Alimentos
  • Factores hormonales
  • Estrés
  • Clima (temperatura y humedad)

¿Qué síntomas aparecen en la dermatitis atópica?

Los síntomas más frecuentes de la dermatitis atópica, que suele cursar con brotes, son los siguientes:

  • Piel seca y picor intenso.
  • La piel puede estar enrojecida, caliente y muy inflamada.
  • Erosiones o pequeñas vesículas en la piel que liberan líquido con el rascado.

Las lesiones de DA suele empezar durante el primer año de vida. Algunos niños desarrollan lesiones con enrojecimiento. Suelen ser como placas inflamadas y abultadas. Muchas veces, con erosiones, pérdida de líquido y costras. Es muy raro que se aprecien las vesículas características del eccema. El prurito (picor) es un síntoma constante.

Localizaciones frecuentes de las lesiones de la dermatitis atópica

La localización más habitual es en la cara, respetando las zonas alrededor de los ojos, la nariz y la boca. Son también frecuentes en el cuero cabelludo, las orejas, el dorso de las manos y las zonas de extensión de las extremidades.

En la edad infantil, las lesiones características se observan, sobre todo, en las flexuras. En especial, en los codos y las rodillas. Es más fácil ver las vesículas, pero el intenso picor hace que enseguida se transformen en erosiones, con pérdida de líquido (exudación) y formación de costras.

A veces, con el tiempo, se desarrolla de forma crónica el engrosamiento de la piel (liquenificación).

Las lesiones por rascado son frecuentes y se pueden producir pequeñas heridas que, además de sangrar, pueden infectarse. Esto dificulta sensiblemente la mejoría de la lesión. Es especialmente importante en bebés y en niños pequeños.

Los cambios de temperatura y nuestra higiene influyen mucho en la salud de nuestra piel.

Consejos y recomendaciones en niños con piel atópica

Es importante tomar ciertas medidas para evitar brotes y poder identificar los posibles factores que desencadenan las lesiones en la piel atópica en bebés.

  1. La higiene es fundamental para mantener una piel saludable. Por ejemplo: se debe evitar el agua demasiado caliente ya que puede aumentar la inflamación. Se debe secar sin raspar o frotar utilizando toallas suaves de algodón para evitar irritar la piel. Es mejor la ducha que el baño.
  2. Utilizar y aplicar cremas hidratantes o emolientes tras la ducha. Usar protectores solares sobre todo en piel sensible.
  3. Evitar ir con mucha ropa, ya que, el sudor puede empeorar los síntomas.
  4. Se recomienda elegir prendas de algodón y evitar los sintéticos y las lanas que tienden a provocar reacciones alérgicas en la piel. No utilizar detergentes muy agresivos ni suavizantes.
  5. Utilizar geles hidratantes especiales para el baño con un pH adecuado. Utilizar compuestos hipoalergénicos y sin perfume.
  6. Mantener una temperatura adecuada y un ambiente húmedo en las habitaciones, así evitaremos el exceso de sequedad. Evitar la calefacción demasiado alta.
  7. Evitar ciertos alimentos en la dieta. Su médico le aconsejará que alimentación es la más adecuada y que alimentos debe de evitar.

¿Existe alguna recomendación en la dieta para bebes y niños?

Los niños con antecedentes familiares de atopia presentan riesgo de padecer este tipo de patologías. Por ejemplo, si un progenitor padece atopia, la posibilidad de que su bebé se vea afectado es del 20 al 40%. Si ambos están afectados, entonces aumentará del 60 al 80%.

La mejor fuente de protección es la leche materna. Los bebés que se alimentan de leche materna tienden a tener un mejor desarrollo del sistema inmunitario. De hecho, los bebes que no se alimentan de leche materna pueden recibir suplementos de probióticos y prebióticos que pueden ayudar a reducir la probabilidad de que los bebés padezcan eccemas y alergias.

El tratamiento de una piel atópica en bebés no solo se basa en cuidarla externamente, también tiene mucho que ver con tener una buena alimentación. Aunque está en debate evitar algunos alimentos, algunos expertos aseguran que si se lleva una dieta rica en ácidos grasos omega 3 (pescado azul, y algas) y en vitamina A (zanahoria, calabaza, sandía o melón), los síntomas de los pacientes pueden mejorar. Por tanto, la dieta puede resultar muy efectiva en algunos casos.

Se deben evitar alimentos como las fresas o el marisco que pueden desencadenar el picor por su alto contenido en histamina

Al igual que en los bebés, los niños afectos de DA se pueden beneficiar de la utilización en el tratamiento con suplementos con probióticos específicos. Y es que consiguen mejorar los síntomas de estos niños, disminuyendo la intensidad, la extensión del ezcema y reducen el consumo de corticoides tópicos ¹.

¿Existe algún producto natural tópico con utilidad en el manejo de la piel atópica en bebés?

Actualmente, existe algún producto dirigido a restaurar la barrera cutánea y, por tanto, a disminuir los brotes y mejorar la calidad de vida del niño. Sobre todo, un tratamiento a la hora de controlar el picor de la piel atópica en bebés. Es el caso de una crema formulada con ingredientes naturales útil en la dermatitis atópica que actúa frente al picor, inflamación, pérdida de agua, alteración de la función de barrera de la piel y tendencia a las infecciones cutáneas. Las sustancias principales contenidas en esta crema son ectoína, crema lamelar y extracto de corteza de avellano. Todas, de origen natural.

Su principal componente es la ectoína, proteína que presenta diversas propiedades:

  • Tiene una alta capacidad de hidratación
  • Protege la piel de las agresiones externas (UV, etc)
  • Es capaz de reparar los daños de las células de la piel

Esta exclusiva combinación de sustancias tiene propiedades antiinflamatorias y antipruriginosas y reduce la sequedad de la piel. En un estudio reciente, se ha demostrado que se puede recomendar para su uso en todas las partes del cuerpo, tanto en niños como en adultos. Su uso, como tratamiento regular, puede reducir la necesidad de corticosteroides tópicos ².

Bibliografia:
1. Navarro-López, V., Ramírez-Boscá, A., Ramón-Vidal, D., Ruzafa-Costas, B., Genovés-Martínez, S., Chenoll-Cuadros, E., … & Codoñer-Cortés, F. M. (2018). Effect of Oral Administration of a Mixture of Probiotic Strains on SCORAD Index and Use of Topical Steroids in Young Patients With Moderate Atopic Dermatitis: A Randomized Clinical Trial. JAMA dermatology, 154(1), 37-43.
2. Wilkowska, A., Grubska-Suchanek, E., & Nowicki, R. (2015). Evaluation of safety and efficacy of Dermaveel in treatment of atopic dermatitis. Alergologia Polska-Polish Journal of Allergology, 2(4), 128-133.

Más información en www.dermaveel.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *