Colesterol LDL fuera de control en pacientes con riesgo cardiovascular

Más de 15 millones de españoles tienen elevado el colesterol LDL y no están haciendo nada para rebajarlo.

El mal control del colesterol LDL se debe a distintas causas, sin embargo todas tienen mucho que ver con la ausencia de síntomas de la hipercolesterolemia.

Evitar el colesterol LDL alto

Colesterol

El colesterol es una sustancia imprescindible para el funcionamiento del organismo. Todas las hormonas esteroideas (estrógenos, andrógenos, cortisol, etc) se sintetizan a partir del colesterol. Además, forma parte de las membranas celulares.

El colesterol es una sustancia de naturaleza grasa. Por ello, y para transportarse por la sangre que es un medio líquido, debe hacerlo vehiculizada por lipoproteínas. De estas, existen varios tipos:

  • Los quilomicrones que transportan tanto colesterol como triglicéridos
  • Las lipoproteínas de muy baja densidad o VLDL por sus siglas en inglés
  • Aquellas de baja densidad o LDL
  • Y las de alta densidad o HDL.

Colesterol “bueno” y colesterol “malo”

Se utiliza a menudo la denominación de “colesterol bueno” y “colesterol malo”. Y, desde luego, nada más alejado de la realidad.

El colesterol no es en sí, ni “bueno” ni “malo”,  es una sustancia imprescindible para el organismo.

Lo que sí hay que tener en cuenta es que según el colesterol sea transportado por las HDL, las LDL o las VLDL, el comportamiento es diferente:

  • Las HDL transportan el colesterol de los tejidos periféricos al hígado, para ser metabolizado.
  • Las LDL tienden al almacenaje en tejidos periféricos. Concretamente se depositan en las paredes de las arterias formando acúmulos de colesterol que constituyen las placas de ateroma.

Podríamos decir por tanto que el colesterol unido a HDL tiene un papel protector desde el punto de vista cardiovascular. Esto se debe a que impide su acumulación en las arterias. Por su parte, el colesterol unido a LDL, y también a VLDL aunque en menor medida, es responsable de la enfermedad coronaria y de la ateromatosis.

Evita el colesterol LDL alto

Cifra total de colesterol en sangre

Por lo tanto, la cifra de colesterol total en sangre no es un indicador del estado de salud del individuo. Es mucho más orientativo el concepto de índice aterogénico, que se calcula con la siguiente fórmula:

Índice aterogénico =Colesterol total/ HDL Colesterol

  • Si el valor resultante es inferior a 3.5, se trata de un riesgo bajo de padecer ateromatosis. Por tanto se está poco predispuesto a presentar enfermedad cardiovascular.
  • Entre 3.5 y 4.5 el riesgo es moderado y se necesita iniciar un control de las cifras de colesterol.
  • Superior a 4.5, el riesgo de padecer enfermedad cardiovascular por placa de ateroma es muy elevado.

Riesgo cardiovascular asociado al colesterol LDL

Otro concepto importante es el del riesgo cardiovascular (RCV). Este hace referencia a la probabilidad que tiene un individuo de padecer una enfermedad cardiovascular grave como infarto agudo de miocardio o accidente cerebrovascular.

Para calcular este, no solo se tienen en cuenta las cifras de colesterol, sino que intervienen el sexo, el hábito tabáquico, la edad y la presión arterial sistólica.

Ahora bien, la cifra de LDL colesterol supone hasta un 42% de la carga de mortalidad por enfermedad cardiovascular. Por lo tanto, puede decirse que es un factor determinante en este sentido.

El resultado de las cifras de riesgo cardiovascular determina la cantidad de LDL colesterol que puede ser aceptable en un individuo:

  • Si el paciente tiene un riesgo cardiovascular bajo, las cifras de LDL colesterol deben ser inferiores a 116 mg/dl.
  • Si el RCV es moderado o alto, estas cifras deben ser más ajustadas, de manera que no pueden exceder los 100 mg/dl en el primer caso y los 70 en el segundo.

Cifras altas en la población española

Según la Sociedad Española del Corazón (SEC) solo un 36% de los pacientes españoles con cifras altas de LDL-col están controlados.

Lo podemos decir de otra manera: más de 15 millones de españoles tienen una elevación del LDL-col y no están haciendo nada para rebajarlo.El mal control del colesterol LDL se debe a distintas causas.

Sin embargo todas tienen mucho que ver con la ausencia de síntomas de la hipercolesterolemia. El paciente se “acostumbra” a tener las cifras elevadas y a poder seguir con su vida normal y tiende a relativizar el riesgo real de sufrir un accidente vascular.

Quizás al principio del diagnóstico, el paciente sigue bien las recomendaciones dietéticas y consigue una adherencia adecuada al tratamiento, pero pasado un tiempo comienza la relajación de las costumbres y el abandono del tratamiento farmacológico.

No parece suficiente la información a la que en teoría todos tenemos acceso fácil y que nos dice que más de un 30% de las muertes actualmente en España son por causa vascular, siendo la primera causa de muerte en nuestra población.

Con ejercicio: evita el colesterol LDL alto

No hay excusa para bajar el colesterol LDL

Un argumento que el paciente utiliza a menudo para no seguir las recomendaciones sobre la hipercolesterolemia es la típica frase: “Es que no puedo hacer nada, porque el colesterol lo fabrico yo, así que da igual lo que coma”. Esta frase tiene una pequeña parte de razón y una gran parte de excusa.

Por supuesto que la mayor parte del colesterol que hay en el organismo es endógeno. De hecho, un 80% del colesterol en sangre corresponde al colesterol producido en el hígado y solo un 20% tiene que ver con la alimentación.

Pero esto no quiere decir que no merezca la pena controlar ese 20% aportado por los alimentos, pues ya está ayudando a rebajar la cifra total de colesterol.

La dieta rica en frutas y verduras y en pescado azul contribuye a mantener la cifra de lípidos en sangre en los márgenes adecuados. También algunos complementos alimenticios a base de omega-3, bergamota o arroz de levadura roja entre otros.

Existe evidencia científica de la acción positiva de algunas bacterias probióticas en el metabolismo de los lípidos, como Bifidobacterium lactis B420 o Bifidobacterium longum BB536.

Además, se debe practicar ejercicio físico para disminuir el almacenamiento de energía en forma de grasa y por supuesto hay que actuar sobre los otros factores que tienen que ver con el riesgo cardiovascular, es decir la hipertensión arterial y el tabaquismo y seguir las indicaciones del médico en cuanto al tratamiento farmacológico indicado en cada caso.

Las consecuencias de un mal control de las cifras de LDL colesterol pueden ser muy graves. ¿Merece la pena jugarse la vida? Suponemos que todo el mundo ha respondido que no.

Referencias

https://www.fesemi.org/informacion-pacientes/conozca-mejor-su-enfermedad/hipercolesterolemia
https://www.imim.cat/ofertadeserveis/software-public/regicor/?1
Grupo de trabajo de la Guía de Práctica Clínica sobre el manejo de los lípidos como factor de riesgo cardiovascular. Guía de Práctica Clínica sobre el manejo de los lípidos como factor de riesgo cardiovascular. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. OSTEBA; 2017. Guías de Práctica Clínica en el SNS.

Deja un comentario

Desde Microbiota y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.