Microbiota intestinal y Covid-19 | Evidencias e Implicaciones

La cepa de coronavirus SARS-CoV-2 debilita todo el tracto respiratorio. Pero el sistema inmune y digestivo están afectados también. Es por ello que no parece descabellado pensar en la relación entre microbiota intestinal y la Covid-19.

Cuál es la relación entre microbiota intestinal y la Covid-19

Enfermedad Covid-19

La enfermedad por coronavirus 2019 o COVID-19 es una enfermedad pandémica causada por el coronavirus SARS-Cov-2. Esta enfermedad tiene una tasa de transmisión muy elevada con manifestaciones clínicas variables en intensidad y pueden llegar a ser muy graves en personas mayores e inmunodeprimidos.

La COVID-19 afecta fundamentalmente al sistema respiratorio. Sin embargo, existe un vínculo entre el aparato respiratorio, el tracto digestivo y el sistema inmunitario. Por ello, resulta interesante examinar el papel de la microbiota intestinal y la Covid-19 en estos enfermos.

Los coronavirus son virus ARN con una superficie llena de espigas proteicas que le da una apariencia de corona. Este virus se ancla al receptor ACE-2 (enzima conversión angiotensina 2) para su entrada en la célula.

Existen receptores ACE-2 en el pulmón, riñón y el tracto gastrointestinal. En dichos lugares se sabe que existe el coronavirus. La evidencia científica sugiere que el ARN viral es detectado en las secreciones respiratorias y las heces de algunos pacientes después de la aparición de la enfermedad durante un tiempo.

Por qué puede existir relación entre una disbiosis en la microbiota intestinal y la Covid-19

Algunos pacientes que padecen la enfermedad COVID-19 presentan diarrea. Esto indica la posible implicación del llamado eje pulmón-intestino con la posible participación de la microbiota intestinal. Significa que metabolitos microbianos pueden afectar el pulmón a través de la sangre. Y, por su parte, enfermedades infecciosas del pulmón pueden afectar la microbiota intestinal.

Se ha sugerido el papel importante que juega la microbiota intestinal en la patogenia de la sepsis y, también, de la aparición del síndrome de distrés respiratorio agudo en enfermos con COVID 19.

Síntomas de la Covid-19

Los síntomas de la COVID-19 frecuentemente identificados son:

  • Fiebre en el 98%
  • Tos seca 76%
  • Fatiga y mialgias 44%
  • Síntomas digestivos 50% (Diarrea 20%)
  • Disnea 50%

Disbiosis y enfermedades: relación entre microbiota intestinal y la Covid-19

Síntomas digestivos

Según estudios recientes, la mitad de los pacientes que son positivos en las pruebas de coronavirus también presentan síntomas digestivos como falta de apetito y diarrea. Y, en una menor medida, vómito o dolor abdominal.

Además, en casi el 50% de pacientes con síntomas digestivos, se detectaba el virus en las heces.

La investigación de la enfermedad COVID-19 ha dado como resultado datos muy interesantes y es que las personas con enfermedad grave presentaban empeoramiento de los síntomas digestivos. La diarrea como síntoma aparecía en distintos estudios en un porcentaje variable pero era alrededor del 20%.

Los síntomas digestivos predicen un peor resultado en general de los pacientes con COVID-19. Eso sí, existen discrepancias en relación a esta afirmación.

Disbiosis intestinal

El material genético del virus se detectó en las heces de los pacientes. Esto indica que podría multiplicarse en nuestro sistema digestivo.

Existe la posibilidad que personas asintomáticas eliminen partículas del virus en las heces que podrían provocar infecciones en otras personas. Pero, actualmente, no ha quedado demostrada la posible transmisión fecal-oral.

Establecer la relación entre la microbiota intestinal y la Covid-19

Algunos pacientes que fallecieron a causa de la enfermedad presentaban una disbiosis intestinal. Estos presentaban una composición alterada de la microbiota intestinal. Contaban con menos bacterias beneficiosas, entre ellas Lactobacillus y Bifidobacterium. Aunque es bien sabido que las personas mayores pueden tener una microbiota intestinal desequilibrada.

Relación: microbiota intestinal y la Covid-19

Nuestra microbiota intestinal no ejerce directamente una protección contra la COVID-19. Pero sí existen evidencias científicas claras de la relación entre la microbiota intestinal y el sistema inmunitario.

Una microbiota sana y equilibrada favorece la modulación de la respuesta inmunitaria, evitando las respuestas tanto exageradas como deficientes del sistema inmunitario.

En base a esta modulación, la presencia de un microbioma intestinal sano podría prevenir las sobrerreacciones inmunitarias frente a la COVID-19. Varios estudios han demostrado que las infecciones de vías respiratorias están asociadas con un cambio en la composición de la microbiota del intestino (gripe)

Tomando como referencia las manifestaciones gastrointestinales de la infección por COVID-19 y el papel de la microbiota intestinal en la respuesta inmunitaria de nuestro organismo a las infecciones virales, se puede pensar que la existencia de un microbioma intestinal sano podría contribuir a prevenir las reacciones inmunitarias proinflamatorias en los pulmones y demás órganos vitales infectados por COVID-19.

La pérdida de la diversidad de bacterias intestinales puede conducir a disbiosis. Y, que luego, puede estar asociada con muchas enfermedades. De hecho, las personas mayores tienen una microbiota intestinal menos diversa. Y, también, microorganismos beneficiosos como el bifidobacterium pierden preponderancia.

Es interesante anotar que un desequilibrio general de la microbiota intestinal (disbiosis) está implicado en pacientes inmunodeprimidos, con otras patologías, además de los ancianos.

 

¿Cómo cuidar nuestra microbiota intestinal frente al coronavirus?

La dieta tiene un papel muy importante en el mantenimiento de una microbiota sana. Una dieta rica en fibra con una abundante proporción de alimentos vegetales favorece el mantenimiento de la salud intestinal repercutiendo indirectamente sobre la salud pulmonar.

La fibra dietética procedente de fruta, verduras, semillas, etc. tiene una acción sobre la producción de ácidos de grasos de cadena corta (AGCC) que disminuyen la inflamación. Además de la fibra, muchos probióticos mejoran o alivian las condiciones de la enfermedad pulmonar.

Protección: relación entre la microbiota intestinal y la Covid-19

¿Y los probióticos?

Algunos probióticos modulan el sistema inmune. Los estudios de modelos de ratones han demostrado que la introducción de bacterias probióticas como Lactobacillus rhamnosus, Bifidobacterium lactis y Bifidobacterium breve pueden disminuir la respuesta inflamatoria. Estos probióticos presentan efectos antioxidantes y refuerzan la barrera intestinal.

Muchos autores sugieren la posibilidad de utilizar los probióticos para intentar prevenir infecciones bacterianas secundarias y mejoran la respuesta inmunitaria.

Al igual que los probióticos, los prebióticos (fibra fermentable) también podría mejorar la defensa inmunitaria frente a las infecciones virales. Y es así tal y como ha revelado un estudio con ratones sometidos a una dieta rica en fibra soluble. Evidenció que causó una disminución de la carga viral en los pulmones y una mayor tasa de supervivencia.

Algunos prebióticos como fructo-oligosacáridos (Fos), galactosacáridos (Gos) aumentan los niveles de butirato. Consigue reducir así la inflamación y mejorando las condiciones de algunas enfermedades pulmonares.

Resumiendo

Mejorar la microbiota intestinal mediante una dieta adecuada y con suplementos (probióticos y prebióticos) que se sabe que mejoran la inmunidad pueden ser utilizados para prevenir el impacto de esta enfermedad y, sobre todo, en personas mayores.

Esta estrategia puede mejorar y acelerar la recuperación en pacientes. Pero también puede proporcionar ayuda a los cuidadores que están luchando contra esta enfermedad.

Referencias
1. Wang, C., Horby, P. W., Hayden, F. G., & Gao, G. F. (2020). A novel coronavirus outbreak of global health concern. The Lancet, 395(10223), 470-473.
2. Xia, S., Yan, L., Xu, W., Agrawal, A. S., Algaissi, A., Tseng, C. T. K., … & Jiang, S. (2019). A pan-coronavirus fusion inhibitor targeting the HR1 domain of human coronavirus spike. Science advances, 5(4), eaav4580.
3. Jin, Y., Yang, H., Ji, W., Wu, W., Chen, S., Zhang, W., & Duan, G. (2020). Virology, epidemiology, pathogenesis, and control of COVID-19. Viruses, 12(4), 372.
4. Zhou, P., Yang, X. L., Wang, X. G., Hu, B., Zhang, L., Zhang, W., … & Chen, H. D. (2020). A pneumonia outbreak associated with a new coronavirus of probable bat origin. nature, 579(7798), 270-273.
5. Cheung, K. S., Hung, I. F., Chan, P. P., Lung, K. C., Tso, E., Liu, R., … & Yip, C. C. (2020). Gastrointestinal manifestations of SARS-CoV-2 infection and virus load in fecal samples from the Hong Kong cohort and systematic review and meta-analysis. Gastroenterology.
6. Dumas, A., Bernard, L., Poquet, Y., Lugo‐Villarino, G., & Neyrolles, O. (2018). The role of the lung microbiota and the gut–lung axis in respiratory infectious diseases. Cellular microbiology, 20(12), e12966.
7. Keely, S., Talley, N. J., & Hansbro, P. M. (2012). Pulmonary-intestinal cross-talk in mucosal inflammatory disease. Mucosal immunology, 5(1), 7-18.
8. Dickson, R. P. (2016). The microbiome and critical illness. The Lancet Respiratory Medicine, 4(1), 59-72.
9. Dhar, D., & Mohanty, A. (2020). Gut microbiota and Covid-19-possible link and implications. Virus Research, 198018.
10. Nagpal, R., Mainali, R., Ahmadi, S., Wang, S., Singh, R., Kavanagh, K., … & Yadav, H. (2018). Gut microbiome and aging: Physiological and mechanistic insights. Nutrition and healthy aging, 4(4), 267-285.
11. Negi, S., Das, D. K., Pahari, S., Nadeem, S., & Agrewala, J. N. (2019). Potential role of gut microbiota in induction and regulation of innate immune memory. Frontiers in immunology, 10.
12. West, C. E., Dzidic, M., Prescott, S. L., & Jenmalm, M. C. (2017). Bugging allergy; role of pre-, pro-and synbiotics in allergy prevention. Allergology International, 66(4), 529-538.
13. Feleszko, W., Jaworska, J., Rha, R. D., Steinhausen, S., Avagyan, A., Jaudszus, A., … & Hamelmann, E. (2007). Probiotic‐induced suppression of allergic sensitization and airway inflammation is associated with an increase of T regulatory‐dependent mechanisms in a murine model of asthma. Clinical & Experimental Allergy, 37(4), 498-505.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *