Insuficiencia venosa y retención de líquidos en verano

La retención de líquidos en verano suele ser una situación frecuente. Se puede corregir con un estilo de vida saludable, en el que la alimentación tiene un papel destacado dado que en muchas ocasiones es síntoma de una enfermedad venosa.

Evita la retención de líquidos en verano

Edema o retención de líquidos en verano

Aproximadamente el 60% de nuestro cuerpo tiene como componente principal el agua. Cuando aparece hinchazón en las piernas y en otras zonas del organismo se dice, de forma coloquial, que existe una retención de líquidos denominado edema.

El edema es un signo que aparece en muchas enfermedades. Se manifiesta como una hinchazón de los tejidos blandos debida a la acumulación de líquido en el compartimento intersticial.

El agua se encuentra distribuida en diferentes compartimentos:

  • Por un lado está el líquido intracelular. Este se encuentra en el interior de las células
  • Y, por otro lado, el líquido extracelular, que está fuera de las células. A su vez se divide en el líquido intersticial, que baña las células. Y en el líquido intravascular (plasma) formando parte de la sangre.

El organismo presenta sistemas de regulación que mantienen el equilibrio de los niveles de agua y electrolitos en los diferentes compartimentos. Pero, cuando este equilibrio desaparece, se puede producir lo que llamamos retención de líquidos.

Si el paso de agua es abundante del compartimento intravascular al intersticial aparece el edema. Por tanto, existe edema cuando hay un aumento anormal del volumen de líquido intersticial.

Ese paso de líquidos puede responder a factores físicos o químicos. Desde un incremento de la presión intravascular en la circulación de retorno, hasta un incremento de permeabilidad de la pared vascular o un descenso en los niveles de moléculas que mantienen el líquido intravascular (proteínas).

Síntomas de la retención de líquidos en verano

¿Qué síntomas aparecen en la retención de líquidos o edema?

Algunos de los síntomas que producen los edemas y, en concreto, la retención de líquidos en verano pueden ser:

  • Dolor e hinchazón en la parte del cuerpo afectada. Puede provocar dificultades o dolor para realizar actividades cotidianas.
  • En el edema, al presionar con el dedo, deja una huella o fóvea que puede desaparecer de forma lenta. La aparición de edema es muy frecuente en épocas de verano con las altas temperaturas. La acumulación de líquido es más evidente en las zonas acras y en zonas del organismo donde los tejidos son más blandos como son los tobillos, los párpados y la zona sacra.
  • Los edemas pueden producir dolor en las articulaciones y dificultar la movilidad en brazos, piernas, muñecas y dedos.
  • Generalmente, los edemas también vienen acompañados de una reducción en la cantidad de orina expulsada.
  • En el edema pulmonar es frecuente la asociación con disnea.
  • La piel que cubre la hinchazón puede estar estirada o brillante. Los edemas pueden tener una distribución local (tobillo o pierna), regional (toda una extremidad) o general.

Por qué el embarazo provoca retención de líquidos en verano

¿Qué puede causar la retención de líquidos?

Son varias las causas que pueden provocar edema:

  • Problemas de la circulación. Muchas de las causas de los edemas tienen que ver con hábitos que dificultan la correcta circulación:
    • El aumento de presión dentro de los vasos: Insuficiencia venosa crónica, flebitis, trombosis, por ejemplo, en la trombosis y flebitis de las venas, y en la insuficiencia cardiaca.
    • La disminución de las proteínas plasmáticas (presión oncótica). Al disminuir la cantidad de proteínas o partículas osmóticas que retienen agua en el compartimento intravascular. La hipoproteinemia puede deberse a una mala alimentación, a una enfermedad hepática, o a una enfermedad renal.
    • La alteración en la permeabilidad de la pared de los vasos. Si se lesionan, por una inflamación, quemaduras, alergias o isquemia se favorece la aparición de edema.
  • Obstrucción o enfermedades de los vasos linfáticos, que son los encargados de recoger el remanente de líquido que pasa al espacio intersticial debido a infecciones, inflamaciones, etc.
  • Alteraciones hormonales como, por ejemplo: hipertiroidismo, hipotiroidismo, síndrome premenstrual o menopausia.
  • Embarazo. Durante el embarazo la combinación de hormonas liberadas para retener líquido suele hacer que se presente edema. Y, sobre todo, en los tobillos.
  • Medicamentos como la cortisona, los agentes vasodilatadores, la píldora anticonceptiva o los analgésicos como el ácido acetilsalicílico.
  • Sedentarismo o inactividad física. Pasar gran parte del tiempo sentado o de pie sin moverse.
  • Diabetes.
  • Enfermedades neurológicas.
  • Las enfermedades tumorales.
  • Enfermedades pulmonares como la EPOC, el asma, la bronquitis crónica y el enfisema pulmonar.
  • La combinación de varias enfermedades concomitantes.

El edema generalizado se debe con mayor frecuencia a insuficiencia cardíaca, seguido de insuficiencia hepática, nefropatías (en especial, síndrome nefrótico). La insuficiencia cardiaca es la causa más común de edema generalizado y un frecuente motivo de consulta en urgencias.

El edema localizado en miembros inferiores acompañado de otros síntomas y sin dolor se debe con mayor frecuencia a trastorno venoso (insuficiencia venosa crónica).

Los edemas inflamatorios se pueden diferenciar de los demás por sus características acompañantes como el calor y la rubefacción.

Prevención del edema y la retención de líquidos en verano

¿Cómo se diagnostica el edema?

El edema puede estar causado por enfermedades que requieren un tratamiento específico. Por lo tanto, en un principio, el diagnóstico comienza con la realización de una anamnesis. Es el momento en el que el médico realiza algunas preguntas para conocer cuándo aparecieron los edemas, si se intensifican en determinadas condiciones, la evolución, etc.

Se debe acompañar de una exploración física en la que se atiende a las alteraciones que puedan existir en las venas como por ejemplo, varices. Después, se realiza un análisis de sangre y de orina. En este caso interesan, sobre todo, los niveles de proteínas y electrolitos. En otras ocasiones será necesario realizar otros exámenes. Entre estos destacan las ecografías, exámenes radiológicos, análisis especiales de sangre, pruebas cardíacas, etc.

Huye de la retención de líquidos en verano

¿Cómo eliminar la retención de líquidos?

El tratamiento adecuado del edema debe consistir en tratar la causa que lo produce. En la mayoría de los casos, la dieta y el ejercicio son fundamentales como tratamiento a largo plazo, especialmente cuando la causa que ha provocado el edema son trastornos circulatorios de las venas. Algunas recomendaciones pueden ser útiles para los pacientes:

  • Poner los miembros inferiores en alto
  • Utilización de medias elásticas de compresión. Ejercen presión sobre los vasos sanguíneos mejorando el retorno venoso
  • Realización de masajes de efecto drenante
  • Instaurar una alimentación equilibrada. Alimentos ricos en potasio y pobres en sodio. Este equilibrio es el que regula los niveles de agua en el organismo. Encontramos alimentos como el calabacín, los champiñones, las patatas y las legumbres o frutas como el plátano, la piña o el albaricoque son ricos en potasio. Disminuir la ingesta de sal evitando alimentos saldos, precocinados, congelados, ahumados, conservas, quesos y embutidos.
  • Mantenimiento de un peso saludable.
  • Evitar la ingesta de alcohol, cafeína y tabaco
  • Hidratación adecuada. Beber 1,5 litros de agua al día. La infusiones pueden también ayudar a la hidratación
  • Realización de ejercicio de forma regular y moderada.

¿Y con tratamiento farmacológico?

En personas con insuficiencia venosa crónica se utilizan fármacos que tengan acción venotónica. Algunos presentan principios activos naturales como la vitis vinífera (vid roja), el rusco o el castaño de indias. También son útiles los geles o crema a base de productos venotónicos como los mencionados anteriormente.

Los fármacos diuréticos también se utilizan en el tratamiento del edema (insuficiencia cardiaca). El uso razonable de estos fármacos puede movilizar líquido intersticial del edema sin reducir de forma significativa el volumen plasmático.

Referencias
• Espinal, P. A., Mejía, I. B., & Lapaix, M. (2012). FORMAS DE PRESENTACIÓN CLÍNICA DE LA INSUFICIENCIA VENOSA CRÓNICA DE MIEMBROS INFERIORES EN PACIENTES DEL HOSPITAL DR. LUIS EDUARDO AYBAR. Revista Médica Dominicana, 73(1).
• Trapani, G. Retención de agua Consejos efectivos para drenar el exceso de líquidos. https://blog.iafstore.com/es/retencion-de-agua-consejos-efectivos-para-drenar-el-exceso-de-liquidos-a704
• Flores-Villegas B, Flores- Lazcano I, Lazcano-Mendoza ML. Edema. Enfoque clínico. Med Int Mex. 2014;30(1):51-55.
• Schaefer, E., Peil, H., Ambrosetti, L., & Petrini, O. (2003). Oedema protective properties of the red vine leaf extract AS 195 (Folia vitis viniferae) in the treatment of chronic venous insufficiency. Arzneimittelforschung, 53(04), 243-246.
• Azhdari, M., Zilaee, M., Karandish, M., Hosseini, SA, Mansoori, A., Zendehdel, M. y Khodarahpour, S. (2020). El extracto de hoja de vid roja (AS 195) puede mejorar algunos signos y síntomas de insuficiencia venosa crónica, una revisión sistemática. Investigación en fitoterapia , 34 (10), 2577-2585.

Deja un comentario

Desde Microbiota y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.