Influencia de los arándanos rojos en la prevención de ITUs recurrentes

Las infecciones del tracto urinario (ITUs) son la segunda causa de consulta por patología infecciosa en atención primaria. Está solo por detrás de las infecciones respiratorias. Más del 50% de las mujeres presentarán al menos un episodio de ITU en su vida. Aproximadamente un tercio de las mujeres afectas de ITU presentarán recurrencias. Es decir, 2 ó más infecciones en 6 meses, o 3 ó más infecciones en un año. Generalmente se trata de ITUs no complicadas y la más frecuente en la mujer es la cistitis (aproximadamente 80%). Estas cifras indican la importancia de conocer diferentes tratamientos. Y saber si los arándanos rojos nos pueden ayudar a prevenir estas infecciones.

Cistitis: cuestión de mujeres

El hecho de que las ITUs sean más frecuentes en mujeres que en hombres viene determinado por una razón meramente anatómica. Está relacionada con la longitud de la uretra y con su proximidad al orificio anal. La región perineal femenina se localiza bajo el suelo pélvico. Está atravesada por el ano, la vagina y el orificio de salida de la uretra.

El aparato urinario está libre de microorganismos en casi todo su recorrido, excepto en su tramo más externo, la uretra. Es aquí donde pueden vivir bacterias de la piel y lactobacilos, provenientes en su mayoría de la vagina. Éstas actúan como microbiota saprófita, manteniendo un ambiente apropiado que impide el desarrollo de otros microorganismos.

En ocasiones, se produce la colonización por otras bacterias patógenas, generalmente enterobacterias. Ingresan en la uretra y pueden, desde allí, ascender hasta la vejiga, produciendo la infección.

Arándanos rojos: evidencia en la prevención de las infecciones urinarias

Existe una sólida evidencia sobre el uso de las proantocianidinas provenientes de los arándanos rojos americano o de otros frutos como la semilla de uva, en la prevención de las infecciones urinarias. Las proantocianidinas tienen la capacidad de inhibir la adherencia bacteriana al epitelio urotelial, especialmente de la E. Coli, lo que dificulta la colonización por parte de esta bacteria patógena de la mucosa vesical.

¿Cómo actúan las proantocianidinas de los arándanos rojos?

En realidad, aunque se hable en general de arándanos rojos, hay que referirse al arándano rojo americano (Vaccinium macrocarpon). Esta especie de arándano es la que presenta una mayor concentración de proantocianidina (PAC) tipo A, que es realmente la sustancia que tiene el efecto positivo en cistitis. Esta sustancia actúa contra los órganos que la E. Coli utiliza como anclajes en la pared de la vejiga (fimbrias), impidiendo su adhesión. De este modo la bacteria es arrastrada por la orina y eliminada, impidiendo el desarrollo de la cistitis. Junto con la toma de extracto de arándano rojo americano, se recomienda una buena hidratación. Esto aumentará la cantidad de orina que se elimina y, por tanto, potenciará el mecanismo de arrastre de las bacterias al exterior.

Microbiota intestinal equilibrada: controla la Escherichia Coli:

Pero hay que tener en cuenta que la mayoría de las ITUs en la mujer están producidas por microorganismos procedentes del colon. En España, Escherichia coli (E.coli) es el uropatógeno más frecuente en mujeres de 18 a 65 años. Provoca casi el 80% de las infecciones ambulatorias y el 50% de las producidas en el ambiente hospitalario. Es seguido, a gran distancia, por:

  • Staphylococcus saprophyticus (4,4%), más aislado en mujeres menores de 30 años de edad.
  • Proteus mirabilis (4,3%), más aislado en mujeres mayores de 50 años de edad
  • Enterococcus faecalis (3,2%)
  • Klebsiella pneumoniae (2,3%).

El crecimiento de las poblaciones de estas bacterias está, de alguna manera, controlado por las bacterias de la microbiota intestinal.

Las bacterias residentes en el colon compiten con las bacterias patógenas por el hábitat y el alimento, dificultando su proliferación, pero además, las bacterias intestinales son capaces de sintetizar bacteriocinas que inhiben el crecimiento de las bacterias no apropiadas. De esta manera, una microbiota intestinal equilibrada sirve de control al crecimiento de las enterobacterias patógenas. Por tanto, al disminuir el número de microorganismos potencialmente productores de infecciones del tracto urinario, también disminuye la probabilidad de aparición de esta patología.

Tratamiento y prevención de las cistitis

Partiendo de estas premisas, se ha visto la utilidad de emplear probióticos en la prevención y el tratamiento de las infecciones urinarias no complicadas en la mujer. La utilización de los probióticos para la prevención de recurrencias en infecciones urinarias pasa por la necesidad de conseguir un equilibrio de la microbiota intestinal. Se necesita controlar el sobrecrecimiento de bacterias patógenas.

El tratamiento conjunto de probióticos intestinales que controlen el sobrecrecimiento de enterobacterias patógenas y de proantocianidinas que actúen sobre la adherencia bacteriana al urotelio, puede ser una interesante estrategia en el tratamiento y prevención de las cistitis recidivantes en la mujer.

Arándanos rojos para la cistitis - HeelProbiotics - HeelEspaña
¿Para qué sirve el arándano rojo? – HeelProbiotics – HeelEspaña

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *