Diabetes gestacional – Aumentan los casos un 70%

La diabetes gestacional afecta, aproximadamente, al 4 -6% de las mujeres embarazadas y, generalmente, comienza en la segunda mitad del embarazo. El aumento de aparición de diabetes gestacional en la última década, en algunas zonas, ha sido muy elevado, llegando al 70%. ¿Por qué?

¿Qué es la diabetes gestacional?

El organismo obtiene de los alimentos que comemos la glucosa necesaria y la utiliza como fuente de energía.
El organismo produce, a través del páncreas, la insulina siendo la hormona que favorece la entrada de glucosa en el interior de las células, dónde se utiliza como fuente de energía.

Revisiones: diabetes gestacional - HeelEspaña

Cuando el organismo produce poca cantidad de insulina o ésta no se une de forma adecuada a los receptores celulares facilitando la entrada de glucosa, aumentan los niveles séricos de glucosa de forma importante (hiperglucemia). La falta de control de esta situación provocará la presencia continua de niveles elevados de glucosa y la posible aparición a largo plazo de alteraciones renales, cardiacas, vasculares, nerviosas, retinianas, etc.

La diabetes gestacional se manifiesta durante la gestación o embarazo. Los niveles elevados de glucosa afectan al embarazo y por tanto, a la salud de la madre y del bebé.

Afecta aproximadamente al 4 -6% de las mujeres embarazadas y generalmente comienza en la segunda mitad del embarazo.

El aumento de aparición de diabetes gestacional en la última década en algunas zonas ha sido muy elevado llegando al 70%. Este aumento se relaciona con un aumento de la edad y con la existencia de sobrepeso en la madre.

Los niveles de azúcar se normalizan tras el parto, pero el riesgo de padecer diabetes tipo 2 y sobrepeso es mayor en las pacientes que han sufrido diabetes gestacional, hasta el 30% de las mujeres embarazadas que la han sufrido pueden llegar a ser diabéticas en el futuro.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas suelen pasar inadvertidos, pudiendo existir el riesgo de no tratar a la paciente y que afecte al feto. Es difícil de identificar la enfermedad por los síntomas, ya que las pacientes presentan manifestaciones leves como nauseas, vómitos, aumento de la micción, pérdida de peso, visión borrosa, fatiga, aumento de la sed, etc.

En ausencia de síntomas claros, la diabetes gestacional se diagnostica por medio de pruebas rutinarias realizadas en sangre. Cuando los niveles de glucosa basal en sangre son >125 mg/dl en dos ocasiones o si presenta unos niveles de glucosa al azar >200 mg/dl y síntomas de diabetes, la mujer presenta diabetes gestacional.

Pruebas para detectar la diabetes gestacional - HeelEspaña

Test de O`Sullivan

El test o prueba de O`Sullivan consiste en la determinación de la glucemia plasmática una hora después de la administración de 50gr de glucosa por vía oral.

Esta prueba se realiza de forma sistemática a todas las mujeres embarazadas entre la semana 24 y 28 de embarazo.

Se considera positivo el test si la glucemia es igual o superior a 140mg/dl y se deberá realizar una curva de tolerancia oral a la glucosa (sobrecarga oral de glucosa –SOG- con 75 o 100 gramos de glucosa, según tipo) para confirmar el diagnóstico de diabetes gestacional. El test de O`Sullivan tiene una sensibilidad del 80%.

En el caso que los resultados no sean concluyentes, hablamos entonces de intolerancia a los hidratos de carbono. Por ello, la prueba de sobrecarga oral deberá repetirse a las tres o cuatro semanas, además de establecer un control dietético para la paciente.

Factores

Existen una serie de factores que pueden explicar la aparición de diabetes gestacional o, al menos, es más frecuente en:

  • Mujeres mayores de 35 años.
  • Las mujeres con antecedentes familiares de diabetes tipo 2.
  • Mujeres obesas.
  • Aquellas mujeres con antecedentes de anomalías en el parto (feto muerto, macrosomía en el feto).
  • Y las mujeres con glucosa en orina.

¿Por qué se produce la diabetes gestacional?

Diabetes gestacional - Aumentan los casos un 70%: mujer embarazada ginecologo medico hospital heelespana - HeelEspaña

La principal causa de diabetes gestacional se debe a la resistencia a la insulina producida en el organismo materno.

Las hormonas placentarias (estrógenos, cortisol y lactógeno placentario) bloquean la acción de la insulina de la madre para aumentar los niveles de azúcar disponible en su sangre y que sirva de reserva para el bebé. Esto provoca la resistencia a la insulina.

Si la madre no tiene suficiente insulina para contrarrestar el efecto de las hormonas placentarias, tenemos como resultado la aparición de diabetes gestacional. En la mayoría de los casos tiene las mismas características que una diabetes tipo II.

Complicaciones de la diabetes gestacional

Insulina: tratamiento de la diabetes gestacional - HeelEspaña

La falta de control de la glucemia puede tener graves consecuencias para la madre y el bebé. En la mayoría de casos, suele conseguirse un control de los niveles a través de la dieta y la utilización de insulina, si fuese necesario. Si no llegara a ser posible, entonces existe una mayor probabilidad de sufrir anomalías como:

  1. La preeclampsia. Tensión arterial elevada, problemas renales.
  2. Un adelanto del parto o complicaciones obstétricas (distocias) durante el mismo, con un mayor riesgo de mortalidad.

Se hace, por tanto, necesario un riguroso seguimiento de la madre durante el parto ya que los niveles elevados de azúcar durante el embarazo, provoca macrosomía (bebés de tamaño más grande de lo normal), que durante el parto puede provocar distocias y la consiguiente intervención por cesárea.

Recientemente un grupo de investigadores españoles han publicado como las alteraciones metabólicas provocadas por la diabetes gestacional afectan a la funcionalidad de las células madre de membrana amniótica, células de origen fetal y con una importante función inmunológica, y que dichas alteraciones se relacionan con alteraciones metabólicas del bebé, indicando una mayor predisposición a desarrollar enfermedades en el futuro como resistencia a la insulina, diabetes tipo 2, obesidad y aterosclerosis.

Prevención y tratamiento de la diabetes gestacional

Los hábitos de vida más saludables como son la práctica de ejercicio y un control de la dieta pueden retrasar o prevenir la diabetes gestacional, estos datos han sido confirmados por la Federación internacional de diabetes (IDF) y por la Sociedad española de diabetes que insisten en la importancia de mantener un estilo de vida saludable.

Diabetes gestacional: diata sana - HeelEspaña

En el control de la dieta es especialmente importante:

  • Repartir los alimentos en 5-6 comidas diarias. La comida de mediodía y la cena deben ser las principales debido a un mayor gasto calórico durante las horas centrales del día. Y evitar, así, la hipoglucemia por la noche.
  • Debe ser una dieta rica en frutas y verduras. Con presencia regular de carnes y pescados blancos.
  • Alimentos cocinados a la plancha , vapor, cocidos, evitando los fritos y las salsas.
  • Tratar de suprimir los azúcares, refrescos y bebidas con azúcar.
  • Incluir alimentos ricos en calcio pero desnatados.
  • El ejercicio será muy importante para prevenir la diabetes gestacional. La práctica de al menos 30 minutos de actividad moderada durante todos los días es aconsejable.
  • Aunque no se aconseja la pérdida de peso durante el embarazo, si es conveniente controlarlo o recomendar una bajada de peso adicional antes de quedarse embarazada.

Tratamiento

El tratamiento de la diabetes gestacional consiste fundamentalmente en el control de la dieta y las medidas anteriormente descritas. La paciente, si fuera necesario, puede comprobar su glucemia en su hogar por autoanálisis y controlar y anotar sus valores.

En algunos casos la dieta y el resto de medidas no son suficientes y no se logra controlar la glucemia y es necesario recurrir a los medicamentos.

xAunque algunos expertos defienden la inocuidad de emplear ciertos antidiabéticos orales, Metformina y Glibenclamida concretamente, la inmensa mayoría se inclina por tratar exclusivamente con insulina.

Se consiguen controles adecuados con pautas de insulina poco agresivas siendo extraño tener que utilizar terapias más agresivas.

No es aconsejable la pérdida de peso durante el embarazo, incluso en mujeres obesas. Esto se debe a la posible aparición de cuadros de cetoacidosis que suelen dañar al feto.

Se hace necesario un riguroso seguimiento de la madre durante el parto. Y es que los niveles elevados de forma continua de glucosa durante el embarazo pueden producir macrosomía. Es decir, bebés de tamaño más grande de lo normal. Y esto, durante el parto, puede provocar distocias y la consiguiente intervención por cesárea. En el periodo de puerperio se debe vigilar los niveles de glucemia. En la mayoría de las situaciones se normaliza pero se debe confirmar con nuevas analíticas.

Referencias
1. Gortazar, L., Flores‐Le Roux, J. A., Benaiges, D., Sarsanedas, E., Payà, A., Mañé, L., … & Goday, A. (2019). Trends in prevalence of gestational diabetes and perinatal outcomes in Catalonia, Spain, 2006 to 2015: the Diagestcat Study. Diabetes/metabolism research and reviews, e3151
2. Treatment & Perspective . Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association). https://www.diabetes.org/diabetes/gestational-diabetes/how-to-treat-gestational-diabetes
3. Berger, H., Gagnon, R., & Sermer, M. (2016). Diabetes in pregnancy. Journal of obstetrics and gynaecology Canada, 38(7), 667-679.
4. Celeste Durnwald, MD. Gestational diabetes mellitus: Gestational diabetes mellitus: Glycemic control and maternal prognosis. https://www.uptodate.com/contents/gestational-diabetes-mellitus-glycemic-control-and-maternal prognosis?search=diabetes%20gestacioanl&source=search_result&selectedTitle=2~150&usage_type=default&display_rank=2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *