¿Cómo tratar las arañas vasculares?

Las telangiectasias o arañas vasculares son pequeños vasos sanguíneos que se transparentan a través de la piel. Miden entre 1 y 4 mm de diámetro y son de color rojo-azulado.

La denominación de arañas vasculares hace referencia a su forma. Suelen tener un punto central desde el que irradian pequeños vasos.

Si se ejerce presión en el centro de la lesión, esta desaparece al quedar las venillas vacías, por interrupción del flujo de sangre.

Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero son muy comunes en los miembros inferiores y también en la cara. También pueden estar presentes en mucosas o en la esclerótica.

Generalmente, son lesiones que no comportan problemas importantes de salud, excepto si nos referimos a entidades como la Telangiectasia Hemorrágica Hereditaria.

Esta es una enfermedad de carácter genético que se caracteriza por la aparición de malformaciones arteriovenosas que se acompañan de hemorragias en aparato digestivo, pulmones, ojo, etc.

Qué provoca las arañas vasculares

Factores que provocan arañas vasculares

Los factores que condicionan la aparición de las arañas vasculares son principalmente:

  • La edad (aumenta su frecuencia con el envejecimiento).
  • Determinadas condiciones hormonales (el embarazo es a menudo el momento de aparición de estas lesiones).
  • El uso de anticonceptivos orales (por su acción hormonal y circulatoria).
  • La obesidad.
  • Los antecedentes familiares.
  • Y el sexo (son más frecuentes en las mujeres que en los hombres).

En cuanto a su prevalencia, es difícil de determinar porque casi todos los estudios epidemiológicos se refieren a la aparición en conjunto de varices y telangiectasias. Pero parece que más del 40% de las mujeres mayores de 50 años pueden presentar arañas vasculares en alguna parte de su cuerpo.

A veces pueden producir picor o sensación de escozor, pero generalmente no presentan síntomas y son más un problema estético que de salud.

Las arañas vasculares no son solo un problema estético

¿Cuándo pueden ser un problema médico?

Sí que hay que considerarlas un problema médico cuando aparecen en el contexto de una enfermedad venosa crónica.

Coexisten entonces con venas varicosas o con varices y el paciente experimenta, sobre todo en miembros inferiores, dolor, sensación de pesadez, calambres o escozor.

En fases avanzadas puede haber cambios en la pigmentación de la piel y aparición de úlceras varicosas.

Dado que, en muchas ocasiones, la etiología es desconocida, es difícil la prevención.

Aunque sí existen algunas medidas generales que pueden ser de utilidad, sobre todo las referidas a evitar o enlentecer la enfermedad venosa crónica, que como ya se ha dicho anteriormente, coexiste a menudo con las telangiectasias.

Qué es efectivo para eliminar las arañas vasculares

Medidas preventivas para evitar las arañas vasculares

Entre las medidas preventivas podemos mencionar:

  • Realizar ejercicio físico. Caminar, correr o nadar son los ideales en este caso, ya que el ejercicio mejora la circulación en los miembros inferiores, lo que disminuye la estasis venosa.
  • Controlar el peso. El sobrepeso y la obesidad influyen negativamente en la circulación de retorno. Por ello se favorece la aparición de telangiectasias y venas varicosas. Para el control del peso hay que establecer una dieta adecuada y un programa de ejercicio físico adaptado a las características del paciente.
  • No usar ropa ajustada: para no dificultar el retorno venoso. Hay que poner especial atención a medias, calcetines y pantalones; también hay que tener en cuenta el calzado del paciente, pues los zapatos de punta estrecha y tacón alto modifican la postura y pueden dificultar el retorno sanguíneo.
  • Evitar el alcohol y el tabaco. Ambos actúan negativamente en el funcionamiento normal del aparato circulatorio. Y, por tanto, favorecen la aparición de telangiectasias o arañas vasculares.
  • Tratamiento de la enfermedad venosa crónica sí existe. Por supuesto, si ya han aparecido otros signos o síntomas de enfermedad venosa, hay que intentar mejorar la circulación de retorno en los miembros inferiores. Los tratamientos con vid roja (vitis vinífera) han demostrado mejorar los síntomas como pesadez de piernas, dolor o calambres. Y, además, retardar la aparición de venas varicosas y otras lesiones asociadas.

¿Cuál es el mejor tratamiento para las arañas vasculares?

Tratamiento de la enfermedad venosa crónica

Si las medidas preventivas han fallado o no se han establecido a tiempo, se puede plantear el tratamiento de las arañas vasculares.

Si estamos ante un caso de telangiectasias sin otros síntomas o enfermedades asociadas, la decisión es del paciente. Porque realmente se trata, como ya se ha indicado anteriormente, más de un problema estético que médico.

Por el contrario, si las telangiectasias aparecen en el contexto de una enfermedad venosa crónica, el tratamiento irá encaminado a resolver la insuficiencia venosa y dependiendo del grado de esta, se planteará la opción más apropiada.

 

 

Algunos tratamientos

Mencionaremos a continuación los tratamientos posibles en el caso de las arañas vasculares. Pero sin entrar en el tratamiento conjunto en el caso de la insuficiencia venosa crónica:

  • Escleroterapia. Consiste en la introducción de un agente químico en la luz del vaso afectado, mediante inyección. La sustancia introducida produce un daño en el endotelio. Se promueve, así, la fibrosis de la zona, de manera que el vaso se ocluye y la sangre ya no puede circular por él, dirigiéndose hacia las otras venas del entorno. La venilla colapsada ya no contiene sangre y, por tanto, ya no se visualiza a través de la piel.
  • Escleroterapia térmica. El objetivo es el mismo que el de la escleroterapia química clásica. Pero en este caso, el daño al endotelio se realiza mediante láser. El láser consigue “quemar” el vaso, de manera que la sangre no puede circular por esta vía y se redirige hacia los vasos sanos adyacentes. Se utilizan para esta técnica los láseres de luz pulsada, de pulso corto y de pulso largo.
  • Microcirugía. Se trata de la extirpación del vaso. Es una técnica válida para las telangiectasias más grandes. En las pequeñas hay que valorar su utilidad. Y es que la técnica deja siempre una pequeña cicatriz que a veces puede ser más antiestética que la propia telangiectasia.

Ninguna de estas técnicas se considera de elección. Y es que depende del caso concreto que se opte por una u otra de las mencionadas.

No son habituales los efectos adversos provocados por estas técnicas, pero podrían aparecer hiperpigmentación de la piel, nuevas telangiectasias en la zona tratada en forma de entramado, alergia al agente utilizado en el caso de la escleroterapia química e incluso dolor o molestias en la zona.

Con frecuencia, las arañas vasculares pueden volver a aparecer. Pero, sobre todo, si ya existe una insuficiencia venosa de base.

Por ello, en todos los casos, hay que atender a las medidas preventivas aun cuando las telangiectasias hayan desaparecido tras el tratamiento elegido.

Referencias

Wienert, V., Simon, H. P., & Böhler, U. (2006). Angioarchitecture of spider veins. Phlebologie, 35(01), 24-29.
Sandean, D. P., & Winters, R. (2020). Spider Veins.

Deja un comentario

Desde Microbiota y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.