Cómo influye el sistema inmune en el desarrollo de la psoriasis

La psoriasis es una enfermedad cutánea inflamatoria crónica caracterizada por placas eritematosas, debidas a una hiperproliferación y diferenciación anómala de los queratinocitos.

Es una enfermedad común afectando al 2 ó 3 % de la población mundial.

La psoriasis es una enfermedad muy compleja ocasionada por la combinación de factores genéticos predisponentes, mecanismos inmunológicos y factores medioambientales desencadenantes. ¿Puede, entonces, haber relación entre psoriasis y sistema inmune?

Por qué se da relación entre psoriasis y sistema inmune

Manifestaciones clínicas de la psoriasis

Aunque afecta primariamente la piel y las uñas puede producir afectación sistémica. Las manifestaciones clínicas a nivel físico y psicológico de la enfermedad son importantes. De hecho es una patología muy incapacitante.

En la piel se manifiesta por la presencia de placas eritematosas bien definidas, escamosas y con bordes irregulares. La localización preferente de las lesiones son los codos, las rodillas, el cuero cabelludo y el tronco. Pero pueden también aparecer en las extremidades.

Psoriasis: características

La psoriasis puede padecer a cualquier edad, aunque el pico mayor de incidencia se sitúa alrededor de los 20 años. Es más frecuente en hombres que en mujeres, aunque esta frecuencia es variable según la edad.

Es decir, a partir de los 40 años va aumentando la incidencia en las mujeres a medida que aumenta la edad. Es claramente más frecuente en mujeres que en hombres cuando la edad supera los 60 años.

La psoriasis cursa con la aparición de placas erito-escamosas con cierto grado de inflamación e hiperqueratosis. El síntoma principal es el prurito. Se trata de una enfermedad que cursa en brotes de duración variable.

Existen diferentes tipos clínicos de psoriasis. La psoriasis en placa siendo es el tipo más frecuente. Pero también se da psoriasis en gotas, psoriasis de pliegues, pustulosa, ungueal o eritrodérmica.

Influencia psoriasis y sistema inmune

Factores desencadenantes de la psoriasis

Existen una serie de factores que pueden iniciar o desencadenar la aparición de psoriasis en individuos predispuestos geneticamente. Estos factores son:

  • Traumatismos (fenómeno de Koebner)
  • Infecciones respiratorias altas por estreptococo, VIH, etc.
  • Hipocalcemia
  • Estrés
  • Fármacos como el litio, los betabloqueadores, los antipalúdicos, el interferón-α y los esteroides.

A la psoriasis se la considera una enfermedad con base genética e inmunomediada, donde influyen factores ambientales y psicosomáticos.

Posible relación entre psoriasis y sistema inmune

La psoriasis tiene una base genética y el carácter familiar de la psoriasis es conocido. La frecuencia de psoriasis en niños, si uno de los padres es psoriásico, sería del 30 %, y del 60% si los dos padres están afectados.

Se han identificado 9 localizaciones de genes (loci) con una alta predisposición a la psoriasis, a los que se les denominan genes de susceptibilidad (PSORS). El más importante es el PSORS1 (ubicado en el brazo corto del cromosoma 6), que coincide con la región del sistema principal de histocompatibilidad (HLA).

La asociación con los HLA de clase I: B13, B17, B37, Cw6 y de clase II DR7 respaldan la existencia de un modelo de herencia de locis múltiples en esta enfermedad. Entre ellos, cabe destacar el papel del gen del antígeno HLA-C y fundamentalmente su alelo HLACw6. Este alelo está presente en el 50 % de los enfermos de psoriasis y los individuos que lo expresan tienen un riesgo 10-20 veces mayor de desarrollar psoriasis que los que no lo poseen.

No se ha encontrado un grupo HLA específico que supere el 70 % de prevalencia en la psoriasis, por tanto, se plantea que existe una “heterogeneidad genética”. Otros genes asociados con la psoriasis son los que codifican la citocinas TNF-α, IL-12, IL-23, IL4/IL-13, etc.

Causas y relación entre psoriasis y sistema inmune

Qué influye en el cuadro inflamatorio de la psoriasis

En el cuadro inflamatorio de la psoriasis intervienen, tanto elementos de la respuesta inmune innata, como de la respuesta adaptativa. Entre los primeros se encuentran las células dendríticas presentadoras de antígenos, los queratinocitos, los neutrófilos, macrófagos y las células NK. Entre los segundos, los linfocitos T helper 1 (Th1; CD4+), T citotóxicos (CD8+), Th 17 y células T reguladoras.

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria mediada por células T, que afecta a individuos con predisposición genética y en la que se produce una hiperplasia de la epidermis debida a la infiltración por células inmunes. Anteriormente se consideraba que la psoriasis tenía un defecto primario en los queratinocitos (proliferación y falta de diferenciación).

Papel de las células dendríticas

¿Existe relación entre psoriasis y sistema inmune?

En la psoriasis existe también un papel importante de las células dendríticas de la dermis y la epidermis. Estas células producen citocinas, que promueven el desarrollo de células T, Th1 y Th17, que secretan mediadores que contribuyen a los cambios vasculares y epidérmicos presentes en la psoriasis.

Se ha demostrado que algunas células dendríticas intervienen en la regulación de otras citocinas, en el desarrollo del proceso inflamatorio y en la estimulación de la producción de quimocinas reguladoras de las células T y de las interacciones de las células dendríticas en la piel.

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria (Th1) en la que existen niveles elevados de IFN-ү, el TNF-α y la IL-12.
Por otra parte, las citocinas del patrón Th2 (IL-4, IL-5, IL-10) parecen ejercer un efecto protector.
Actualmente se considera que existe un papel preponderante de la población de linfocitos Th 17, lo que se conoce como el eje IL-23/ Th17.

Las células Th17 producen las citocinas proinflamatorias IL-17A, IL-17F, IL-22 e IL-26, que activan los queratinocitos, estimulando la hiperproliferación y producción de citocinas proinflamatorias.
De este modo se amplifica la respuesta inflamatoria que conduce a las manifestaciones clínicas de la enfermedad.

Otros hallazgos sobre la psoriasis

Otro hallazgo que refuerza el papel de la IL-23 en la patogenia de la psoriasis es el tratamiento exitoso de esta entidad con productos que reducen los niveles de IL-23, como la ciclosporina A, la terapia ultravioleta y los agentes biológicos.

En la psoriasis existen, además, defectos de la función y de la proliferación de las células T reguladoras. Estas células se caracterizan por su habilidad de suprimir la activación y proliferación de las células T efectoras Th1 (CD4+) y T citotóxicos (CD8+) contribuyendo a la inflamación.

Solución: conocer la relación entre psoriasis y sistema inmune

Relación: microbiota intestinal, psoriasis y sistema inmune

Algunos autores han descrito recientemente la translocación de ADN bacteriano en muestras de sangre de pacientes con psoriasis, lo que sugiere la presencia de ADN bacteriano en sangre procedente de la luz intestinal. Muchos autores también han propuesto una relación entre la alteración en la función de barrera intestinal y la dermatitis atópica.

Hemos comentado cómo en la psoriasis determinadas células del sistema inmunitario (linfocitos Th17) desempeñan probablemente un papel fundamental. Por otro lado, se sabe que la microbiota podría intervenir en el control de la maduración y actividad de dichas células.

Por tanto estaría implicada indirectamente en el desarrollo de la psoriasis, al igual que en la Dermatitis Atópica, obesidad o en algunas enfermedades inflamatorias del intestino. Y es que dichas afecciones comparte ciertas características con las de la psoriasis. Hablamos de la forma de respuesta del sistema inmunitario y el tipo de moléculas inflamatorias producidas.

Microbiota intestinal y psoriasis

Con respecto a la microbiota intestinal, se han encontrado niveles disminuidos de Bacteroides y Proteobacterias y aumentados de Faecalibacterium, Actinobacteria y Firmicutes. Al igual que en el caso de la dermatitis atópica, se ha sugerido que pueda existir una disfunción de la barrera intestinal. Esto conlleva el paso de bacterias y productos tóxicos a la circulación sistémica y desencadenamiento de respuesta inmunológica.

Más recientemente un grupo de investigadores encontró en pacientes con psoriasis una disminución en el género Bacteroides y un aumento de Akkermansia spp. En comparación con el grupo sano.

Estos cambios en el entorno intestinal sugieren que los probióticos pueden tener un papel como suplementos nutricionales potenciales para el tratamiento de la dermatitis atópica y la psoriasis. Son necesarios todavía realizar más estudios en el campo de la psoriasis para obtener una evidencia más concluyente.

Referencias
• Ramón, D., Navarro-López, V., Ramírez-Boscà, A., Pérez-Orquín, J. M., Chenoll, E., Codoñer, F. M., & Genovés, S. The relationship between the gut microbiome and skin disorders: in search of new probiotics for dermatology. 2018
• Mak, R. K. H., Hundhausen, C., & Nestle, F. O. (2009). Progress in understanding the immunopathogenesis of psoriasis. Actas dermo-sifiliograficas, 100, 2-13.
• Lew W, Bowcock AM, Krueger JG. Psoriasis vulgaris: cutaneous lymphoid tissue supports T-cell activation and “Type 1” inflammatory gene expression. Trends Immunol. 2004 Jun;25(6):295-305.
• Ramírez-Boscá, A., Navarro-López, V., Martínez-Andrés, A., Such, J., Francés, R., de la Parte, J. H., & Asín-Llorca, M. (2015). Identification of bacterial DNA in the peripheral blood of patients with active psoriasis. JAMA dermatology, 151(6), 670-671.
• Czarnowicki, T., Gonzalez, J., Shemer, A., Malajian, D., Xu, H., Zheng, X., … & Krueger, J. G. (2015). Severe atopic dermatitis is characterized by selective expansion of circulating TH2/TC2 and TH22/TC22, but not TH17/TC17, cells within the skin-homing T-cell population. Journal of Allergy and Clinical Immunology, 136(1), 104-115.
• Song H, Yoo Y, Hwang J, Na YC, Kim HS (2016) Faecalibacterium prausnitzii subspecies-level dysbiosis in the human gut microbiome underlying atopic dermatitis. J Allergy Clin Immunol
137:852–860
• Navarro-López V, Ramírez-Boscá A, Ramón-Vidal D, Ruzafa-Costas B, Genovés-Martínez S, Chenoll-Cuadros E et al (2018) Effect of oral administration of a mixture of probiotic strains on SCORAD index and use of topical steroids in young patients with moderate atopic dermatitis: a randomized clinical trial. JAMA Dermatol 154:37–43
• Di Cesare, A., Di Meglio, P., & Nestle, F. O. (2009). The IL-23/Th17 axis in the immunopathogenesis of psoriasis. Journal of Investigative Dermatology, 129(6), 1339-1350.
• Codoñer FM, Ramírez-Bosca A, Climent E, Climent E, Carrión- Gutiérrez M, Guerrero M, et al. Gut microbial composition in patients with psoriasis. Sci Rep 2018; 8: 3812.
• Tan, L., Zhao, S., Zhu, W., Wu, L., Li, J., Shen, M., … & Peng, C. (2018). The Akkermansia muciniphila is a gut microbiota signature in psoriasis. Experimental Dermatology, 27(2), 144-149.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *