Aloe Vera y Própolis | Beneficios frente a las afecciones de garganta

Si la mucosa faríngea sufre daño, el paciente manifiesta sentir dolor de garganta, picor, escozor, tos, habitualmente seca, y dificultades para la deglución. Para mejorar los síntomas, existen soluciones naturales con principios activos como el aloe vera y el própolis.

¿Por qué es recomendable tomar aloe vera y el própolis para la garganta?

Faringe

Se denomina garganta a la parte anterior del cuello. Anatómicamente corresponde con la faringe.

La faringe es un conducto que se encuentra por detrás de la cavidad oral y de las fosas nasales. Tiene la peculiaridad de que pertenece tanto al aparato digestivo como al respiratorio, puesto que es un tramo común a ambos.

Justo a continuación de la faringe, ambos aparatos se dividen, pues desemboca en dos conductos distintos:

  • El esófago, perteneciente al aparato digestivo, que queda situado por detrás.
  • La laringe, que forma parte del respiratorio y que se sitúa por delante del esófago.

La faringe está revestida por mucosa. Esta mucosa protege a las estructuras más internas del paso de aire más o menos frío, más o menos húmedo, según las condiciones ambientales. De los alimentos. También de las partículas suspendidas en el aire. O de los microorganismos.

Inflamación de la faringe

La mucosa faríngea, como todas las mucosas del organismo, es rica en vasos sanguíneos. Alberga en su estructura a múltiples células del sistema inmune. Además, en la cavidad faríngea, se encuentran las amígdalas, que son unos acúmulos de tejido linfático con un papel defensivo.

Cuando la mucosa faríngea se inflama, es cuando se habla de faringitis. Si la causa de la faringitis es infecciosa, tanto si es de origen vírico como si es bacteriano, lo habitual es que se trate de una faringoamigdalitis. Es decir, la inflamación/infección afecta tanto a la faringe como a las amígdalas.

Existen, además, otras causas de faringitis más allá de las infecciosas:

  • Irritación por contaminación medioambiental.
  • Faringitis del fumador.
  • La faringitis por sobreuso.
  • E, incluso, faringitis por reflujo gastroesofágico.

En cualquier caso, sea la causa que sea, la mucosa faríngea sufre una daño que se manifiesta en el paciente como dolor de garganta, picor, escozor, tos habitualmente seca y dificultades para la deglución.

Uso para infecciones de garganta del aloe vera y el própolis

Tratamiento para la inflamación de la faringe

En cada caso, se debe establecer el tratamiento correspondiente a la causa: corregir el reflujo gastroesofágico, dejar de fumar, evitar los ambientes cargados, antibióticos en caso de infecciones bacterianas o tratamiento sintomático para las víricas.

Pero además del tratamiento específico, pueden emplearse determinadas sustancias que consigan una mejoría de los síntomas. Y que, además, ayuden a proteger y a reparar la mucosa de la faringe.

Tratamiento con aloe vera y el própolis

Dentro de las soluciones naturales, existen distintos principios activos que pueden ser de utilidad. En este caso hablaremos de dos de ellos, muy empleados y conocidos: el aloe vera y el própolis o propóleo.

Aloe vera

Conoce los beneficios del aloe vera y el própolis para las afecciones de garganta

El aloe es una planta originaria de África, emparentada botánicamente con el ajo, la cebolla o los espárragos, de la que existen unas 300 especies diferentes. Cuatro de estas especies son las más empleadas por sus propiedades farmacológicas:

  • El aloe perryi Baker.
  • Aloe ferox.
  • También el aloe arborescens.
  • Y, la más utilizada con diferencia, el aloe barbadensis Miller o también llamada aloe vera o sábila.

El aloe vera ha sido utilizado durante siglos por sus propiedades medicinales. Actualmente se emplea en distintas afecciones del aparato digestivo, como estreñimiento o gastritis. También en afecciones dermatológicas, sobre todo como cicatrizante. Y, además, en algunas afecciones del aparato respiratorio como veremos más adelante.

El aloe vera es una planta de hojas grandes, carnosas, que vive habitualmente en climas secos, por lo que tiene una gran capacidad para almacenar agua. El almacenaje de líquido se hace sobre todo en los mucílagos que se encuentran en el interior de la hoja. Estos mucílagos o gel de aloe se pueden utilizar en aplicación tópica y son los principales responsables de su efecto cicatrizante y humectante.

En conjunto, el aloe presenta propiedades antisépticas, antivirales, antibacterianas, laxantes, antiinflamatorias e inmunoestimulantes, así como antioxidantes.

En su composición química, además de los mucílagos, se encuentran:

  • Compuestos fenólicos y polisacáridos.
  • Vitaminas B1, B2, B3, C, A y E.
  • Minerales como calcio, fósforo, potasio, hierro, sodio, magnesio, manganeso, cobre, cromo o zinc.
  • Aminoácidos y enzimas.

Afecciones del aparato respiratorio

Cuando se aplica de manera tópica en la mucosa faríngea, por medio de sprays, se consigue un efecto hidratante de la mucosa, que puede contribuir a disminuir la sensación de irritación, picor y tos seca.

También tiene un efecto protector frente a las agresiones externas, tanto en forma de contaminación ambiental como humo de tabaco o el aire frío y seco. Además, su efecto antiinfeccioso e inmunoestimulante, es de utilidad en los casos en los que la faringitis o faringoamigdalitis tengan una etiología infecciosa.

Própolis

Usos del aloe vera y el própolis para aliviar la inflamación de garganta

En cuanto al propóleo o própolis, se trata de un producto fabricado por las abejas, concretamente por la apis mellífica o abeja melífera. Se trata de una sustancia gomosa y resinosa que segrega la corteza o las yemas de algunas plantas y que la abeja es capaz de procesar y transformar.

Las abejas utilizan esta sustancia para cerrar y sellar la colmena, de ahí su nombre “pro polis”, que proviene del griego y que significa “delante de la ciudad”. Es decir, se encuentra en la puerta de entrada de la ciudad de las abejas: la colmena.

Pero esta sustancia no solo es un cemento o un yeso que cierre los huecos de la colmena, sino que, gracias a sus propiedades antiinfecciosas, impide la colonización de la colmena por parte de hongos o parásitos.

El color y la composición del propóleo o própolis es variable según la especie vegetal de la que provenga y puede variar del amarillo claro a un castaño oscuro casi negro. En cuanto a la composición, a pesar de su variabilidad, se puede decir, de manera general, que contiene:

  • Resinas y bálsamos en un 40-80%.
  • Ceras en un porcentaje del 12 al 50%.
  • Y aceites esenciales entre un 4 y un 15%.
  • También contiene 32 aminoácidos distintos.
  • Vitaminas B1 y PP-.
  • Minerales como calcio, potasio, sodio, magnesio, hierro, aluminio o fósforo entre otros.
  • Más de 50 compuestos fenólicos, que son los que presentan mayor interés desde el punto de vista farmacológico, como ácidos benzóicos y cinámicos.

Se conocen las propiedades del própolis y se ha descrito su actividad antimicrobiana, antiinflamatoria, antioxidante e inmunoestimulante.

Propiedades antibacterianas

Respecto a las propiedades antibacterianas, son múltiples los estudios publicados que lo avalan. Se sabe que el propóleo tiene un marcado efecto bacteriostático para bacterias Gram positivas, mientras que para las Gram negativas, este efecto es mucho menos marcado.

También tiene un efecto bactericida, pero en concentraciones mayores que para la acción bacteriostática. También presenta actividad antifúngica y antiviral.

 

Actividad antiinfalmatoria

En cuanto a la actividad antiinflamatoria, se han publicado trabajos que indican buenos resultados en el uso de extractos de propóleo en el tratamiento de los síntomas de faringitis. La actividad antiinflamatoria parece estar mediada por su efecto regulador de prostaglandinas y leucotrienos.

Actividad antioxidante

La actividad antioxidante del própolis viene determinada por su contenido en flavonoides y su actividad inmunoestimulante por la activación de los macrófagos.

Presentaciones del própolis

Actualmente existen en el mercado múltiples presentaciones y combinaciones de estos y otros principios activos de origen natural.

En el caso de los síntomas de la faringitis, la aplicación local de estos productos, es una manera rápida de combatir y aliviar la irritación y la sensación de picor o escozor faríngeos.

Las presentaciones en forma de spray son cómodas y consiguen que estas sustancias actúen de manera directa a nivel de la mucosa faríngea.

Referencias

VEGA, Antonio, et al. El Aloe vera (Aloe barbadensis Miller) como componente de alimentos funcionales. Revista chilena de nutrición, 2005, vol. 32, no 3, p. 208-214.

https://www.nasdap.ejgv.euskadi.eus/r50-7393/es/contenidos/boletin_revista/sustrai_85/es_agripes/adjuntos/85_56-61_c.pdf
https://scielo.conicyt.cl/pdf/ciagr/v35n1/art02.pdf
https://www.analesdepediatria.org/es-documento-consenso-sobre-el-diagnostico-articulo-S1695403311003845

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *