Paciente con tos persistente | Consejos para controlarla

La tos es un acto reflejo que consiste en la expulsión repentina y con fuerza del aire de los pulmones. Se trata, por tanto, de un mecanismo de defensa que trata de expulsar cualquier secreción o material que obstruya la vía respiratoria y el flujo de aire, es un mecanismo de protección. La tos es una causa frecuente de consulta médica. Podemos clasificar la tos, entre otras, en tos aguda y tos crónica o persistente.

Por qué se produce la tos persistente

Clasificación de la tos

Si atendemos a la expectoración que puede acompañar a la tos, podemos clasificarla en: tos productiva o con expectoración y tos seca o no productiva. Esta última, se debe a la irritación de alguna región del árbol respiratorio.

La expectoración está compuesta por una mezcla de mucosidad, partículas inhaladas y restos celulares. La expectoración puede ser de diferente tipo dependiendo de la causa que la origine, es decir podemos encontrar expectoración de color transparente, amarillenta, verdosa o con trazos de sangre.

La tos, si es intensa, puede producir dolor torácico, especialmente con la respiración, los movimientos, o con la tos repetitiva.

La persona que padece tos puede presentar una disminución de su calidad de vida afectando a su rendimiento laboral y alterando su descanso.

Si hacemos caso a la duración de la tos podemos clasificarla en: tos aguda y tos crónica o persistente. La primera tiene una duración inferior a 3 semanas y se habla de tos crónica cuando la tos dura más de 3 semanas.

Causas de tos aguda

Las causas que producen la tos son diferentes, si hablamos de tos aguda o de tos crónica. Las causas más comunes de tos aguda son:

  • Infección de las vías respiratorias altas, incluyendo bronquitis aguda pero el resfriado común es la principal causa de tos.
  • Reagudización de una enfermedad pulmonar obstructiva crónica
  • Neumonía
  • Tromboembolismo pulmonar
  • Insuficiencia cardiaca

Principales causas de la tos persistente

Causas de tos persistente

Las causas de tos persistente o crónica son:

  • Bronquitis crónica
  • Goteo postnasal. Es más frecuente por la noche provocando accesos de tos (drenaje de las secreciones de la nariz hacia la garganta o faringe). El goteo nasal posterior normalmente acompaña a enfermedades tales como: sinusitis, rinitis vasomotora, alérgica, poliposis nasal, rinitis infecciosa, etc.
  • Tos postinfecciosa. Irritación de la vía aérea de forma persistente después de una infección.
  • Reflujo gastroesofágico
  • Asma
  • Utilización de fármacos antihipertensivos como los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (IECA)
  • Neoplasias
  • Otros. Sujetos fumadores y/o con criterios de bronquitis crónica. Otras etiologías menos frecuentes son bronquiectasias, insuficiencia cardíaca, tumores bronquiales o enfermedades intersticiales, tuberculosis, infecciones fúngicas, tos psicógena, etc.
    Se debe pensar en Tos psicógena, sólo después de descartar el origen orgánico de la tos crónica. Este tipo de tos se da entre los niños y los adolescentes, aunque los adultos también pueden sufrirla. Requiere una evaluación psicológica para su diagnóstico.

Señales de alarma

En el paciente con tos, ciertos síntomas y características deben hacernos pensar en signos de alarma. Entre estos factores se incluyen los siguientes:

  • Disnea o dificultad al respirar
  • Esputos con sangre
  • Pérdida de peso
  • Fiebre muy alta y de larga duración
  • Enfermedades concomitante graves
  • Exposición a infecciones graves

Diagnóstico de tos persistente

Una historia médica completa y un examen físico pueden descubrir las causas de la tos crónica.

Dependiendo de la causa que origina la tos, se realizarán pruebas de diagnóstico por imagen como radiografías o tomografías, así como, pruebas muy específicas tales como estudios endoscópicos y pruebas de laboratorio.

Determinar la causa de la tos crónica es crucial para lograr un tratamiento eficaz. En muchos casos, hay más de una afección de fondo que puede estar causando la tos crónica.

Recomendaciones generales

Existen una serie de recomendaciones generales o consejos que se deben de implementar en los pacientes con tos crónica. Entre ellos podemos destacar:

  • Evitar el tabaco. Fumar es un factor muy importante de producción de tos crónica y de reagudización de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.
  • Controlar y valorar el tratamiento antihipertensivo con inhibidores de la ECA. Se deberá cambiar a otro medicamento que no produzca tos como efecto secundario.
  • Hidratación adecuada. La ingesta de líquidos de forma abundante ayuda a diluir la mucosidad en la garganta. Los líquidos calientes, como el caldo, el té o el jugo, pueden aliviar la irritación y, por tanto, la tos.
  • La utilización de bebidas con miel y limón pueden mejorar la tos. No se debe utilizar en niños muy pequeños (1 o 2 años).
  • La utilización de comprimidos o pastillas con sustancias naturales como viola, malva, raíz de regaliz, plántago, aloe vera, menta, eucalipto, etc. Puede ser útil, ya que muchos de ellos son expectorantes y emolientes, aliviando la tos y suavizando la garganta irritada.
  • Humidificar el aire usando dispositivos de vapor frío. O, también, tomar una ducha caliente pueden mejorar la expectoración y humedecer las vías respiratoria, por lo que puede calmar la tos.
  • Lavados nasales y gargarismos. Los lavados ayudan a diluir la mucosidad y disminuye el goteo, por lo que mejoran la tos. Los gargarismos ayudan a hidratar la mucosa orofaríngea y aliviar la irritación de la garganta.
  • Evitar aquellos agentes irritantes como polvo, pelo y caspa de animales, o el humo. Esta recomendación es muy útil en alérgicos y asmáticos.
  • Elevar la almohada de la cama en personas con reflujo para evitar que el reflujo durante la noche provoque la tos.

Por qué ir al médico con tos persistente

Tratamiento de la tos crónica

Se debe realizar un tratamiento etiológico de la tos, por tanto, existen numerosos medicamentos que se pueden utilizar para tratar la tos crónica. Los medicamentos utilizados pueden incluir los antihistamínicos, corticosteroides y descongestionantes. Estos medicamentos son el tratamiento estándar para las alergias y el goteo postnasal.

Los tratamientos más efectivos para la tos relacionada con el asma son los corticosteroides y los broncodilatadores, que reducen la inflamación y abren las vías respiratorias. La mayoría de estos medicamentos se utilizan por vía inhalatoria.

En el caso de infecciones de origen bacteriano se utilizarán los antibióticos. Y, por otro lado, los antifúngicos se utilizarán en caso de infecciones por hongos.

En el caso concreto de personas con reflujo gastroesofágico se emplean los inhibidores de la bomba de protones durante un periodo largo de tiempo, a veces será necesaria la utilización y valoración del tratamiento cuando haya pasado al menos 3 meses de tratamiento. Algunas personas necesitarán cirugía para resolver el problema.

Productos útiles

Como norma general, dado que la tos desempeña un papel importante en la limpieza de las vías respiratorias y en la eliminación de las flemas, no debe suprimirse. Pero, sobre todo, si hablamos de tos productiva. Existen una serie de productos que pueden ser útiles en el tratamiento de la tos crónica:

  • Antitusígenos (derivados opioides, dextrometorfano, etc.), reducen la necesidad de toser. Sólo se deben emplear en la tos seca y no deben utilizarse cuando la tos es productiva.
  • Expectorantes y mucolíticos. El objetivo es hacer más fluido el moco que obstruye las vías aéreas y facilitar la expulsión del moco. Los mucolíticos, se encargan de romper la estructura de la mucosidad y disminuir la viscosidad, facilitando la eliminación de las secreciones. Los expectorantes son aquellas sustancias que nos ayudan o facilitan la eliminación de la mucosidad o expectoración.

Los medicamentos para tratar la tos (antitusígenos y expectorantes) deben utilizarse solo cuando están indicados. Por ejemplo, un antitusígeno se deberá utilizar únicamente cuando la tos sea intensa y bajo recomendación médica.

Referencias
• Alonso Muñoz, J. E., Sánchez Barón, A., & Marín Trigo, J. M. (2002). Un paciente con tos crónica. Med. integral (Ed. impr), 106-109.
• Nieto Cabrera, M. L., & Diego Damiá, A. D. (2001). Un paciente con tos persistente. Med. integral (Ed. impr), 250-256.
• Seoane, M., Sanz, V., & Villa, J. R. (2018). Tos crónica en la adolescencia. Adolescere, 6(3), 6-13.
• Arredondo Bruce, A. E., & Trujillo Pérez, Y. (2019). Acercamiento a la tos crónica en adultos. Revista Médica Electrónica, 41(2), 445-453.

Deja un comentario

Desde Microbiota y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.