Tos alérgica. Causas y tratamiento

La tos es en principio un mecanismo de defensa, diseñado para eliminar cuerpos extraños o agentes patógenos que pueden dañar las vías respiratorias. Puede producirse por diversas causas y veremos que, entre otras, se produce por una causa alérgica. Lo que se conoce como tos alérgica.

¿Por qué se produce la tos?

Tos alérgica en verano - HeelEspaña
En verano también se produce la tos – HeelEspaña

El mecanismo neurológico de la tos es muy complejo. En muchos aspectos es similar al mecanismo del dolor. La tos se produce cuando existe una estimulación de las terminaciones neuronales que convergen en el centro de la tos. Estas terminaciones neuronales son de dos tipos: no mielinizadas y mielinizadas. Responden a estímulos irritantes/inflamatorios las primeras y a estímulos mecánicos las segundas.

En el centro de la tos, en el SNC, se puede producir una hiperexcitabilidad que genere tos y que puede responder a una hipersensibilidad periférica, central o secundaria. De esta forma, alteraciones en la mucosa respiratoria de vías altas, alteraciones del sistema nervioso central e incluso situaciones emocionales anómalas, pueden producir tos.

Casuas más frecuentes

En la mayoría de las ocasiones, la tos actúa para expulsar el agente causal, como ocurre ante la presencia de cuerpos extraños o de secreciones respiratorias aumentadas, por ejemplo.

La alergia causa distintos síntomas en nuestro organismo. Uno de ellos es la tos, producida al entrar en contacto con una sustancia alergénica.

En otras ocasiones, este mecanismo se hace ineficaz. Esto se produce en el caso de la tos psicógena o en la tos producida por determinados alérgenos. En estos casos, la tos, realmente no tiene nada que expulsar y se convierte en un síntoma tremendamente molesto e incluso debilitante para el paciente.

La tos puede deberse a múltiples causas:

  • Las más frecuente son las causas infecciosas, tanto infecciones de vías respiratorias altas como neumonía o bronquitis.
  • También puede estar causada por otras afecciones pulmonares como neoplasias o neumoconiosis.
  • Exposición a irritantes (como humo de tabaco o contaminación).
  • Goteo postnasal.
  • Afecciones cardíacas.
  • Reflujo gastroesofágico.
  • Iatrogenia.

Tos aguda, subaguda o crónica

Atendiendo a su duración, la tos puede clasificarse en:

  • Aguda. Con una duración menor de 4 semanas.
  • Subaguda. Cuando dura entre 4 y 8 semanas.
  • Y crónica. Con una duración superior a las 8 semanas.

La tos aguda y subaguda suele estar más relacionada con procesos infecciosos. Por su parte, la tos crónica suele tener como causa afecciones respiratorias no infecciosas o incluso afecciones extrarrespiratorias.

Las cinco afecciones de las vías aéreas superiores que pueden producir tos crónica son:

  • La rinitis alérgica.
  • La rinosinusitis crónica, sobre todo en el adulto.
  • La apnea del sueño.
  • Las alteraciones de las cuerdas vocales.
  • Reflujo gastroesofágico.
Tos alérgica: causas - HeelEspaña
Tratamiento de la tos alérgica – HeelEspaña

Por lo tanto sí se puede decir que existe una relación entre las alergias respiratorias y la tos. Aunque las alergias respiratorias se manifiesten generalmente por rinorrea, conjuntivitis, estornudos y en ocasiones asma y disnea; la aparición de tos no es infrecuente en estos pacientes.

Tos alérgica

La tos relacionada con los procesos alérgicos suele ser una tos persistente y seca. Aunque, en muchas ocasiones, la hipersecreción nasal y bronquial que presentan estos pacientes puede ser expulsada con la tos, produciendo cierto grado de expectoración.

La tos es un mecanismo para eliminar las mucosidades de los pulmones, por eso es preferible tratar de fluidificar esas mucosidades su antes que cortarla.

No se conoce muy bien cuál es el mecanismo por el que los pacientes alérgicos presentan tos. Seguramente tiene que ver, por un lado, con la hipersensibilidad que estos pacientes presentan en la mucosa respiratoria y, por otro lado, porque la secreción nasal aumentada y su drenaje postnasal hacia la faringe actúa como irritante local y desencadena el reflejo de la tos.

Síntomas de la tos alérgica

En ocasiones, el paciente no presenta síntomas claros de alergia y debuta simplemente con una tos crónica de causa desconocida de la que hay que hacer un diagnóstico diferencial. Esto es más frecuente en pacientes con alergia a los ácaros, al polvo o al pelo de gatos y perros que en los pacientes con alergia al polen. Si el paciente desconoce su alergia, no va a evitar el contacto con los alérgenos y en las ocasiones en las que se exponga al polvo o a los ácaros puede responder con tos alérgica.

Hay que mencionar la tos que se desencadena por el uso de los aparatos de aire acondicionado. No se trata de una alergia al aire acondicionado. En realidad lo que ocurre es que los filtros del aire acondicionado presentan unas condiciones de humedad y temperatura que son adecuadas para el crecimiento de ácaros moho. Si el paciente entra en contacto con filtros de aire no bien limpios, la presencia en estos de ácaros y mohos puede desencadenar el cuadro.

Es frecuente que la tos alérgica aparezca en varias ocasiones a lo largo del día, pero sobre todo por la noche, sobre todo en los pacientes en los que el desencadenante de la tos es el goteo postnasal, al acostarse, por la postura en decúbito, este goteo es más abundante y produce irritación estimulando el reflejo de la tos.

Tratamiento de la tos alérgica

El tratamiento de la tos alérgica debe hacerse desde su etiología, es decir, evitando la exposición a los alérgenos y empleando el tratamiento específico, generalmente a base de antihistamínicos. Algunas medidas como aumentar la ingesta de agua, pueden ser beneficiosas, ya que ayudan a mantener al paciente hidratado. Pero, sobre todo, a mantener hidratada la mucosa faríngea, disminuyendo su sensibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *